“SEÑOR, LOS MALDECIMOS EN TU NOMBRE”

| 2 noviembre, 2012

Cómo orar y cómo no orar por los que llevan el Mensaje.

Confieso que me sentí muy incómodo al escuchar la oración del hermano. ¿Nos corresponde maldecir a alguien? ¿Es lícito hacerlo en el nombre de Jesús? Quizás, hablar tanto de la “guerra espiritual” nos ha confundido en cuanto al verdadero objetivo: hacer discípulos a todas las naciones. Confieso que me duele cada vez que escucho a creyentes hablar de “esos musulmanes” como si fueran nuestros enemigos acérrimos. Confieso que me causa tristeza escuchar referencias a “esos macumberos” como si estuvieran más allá del poder redentor de Cristo y solo merecieran arder en el infierno.

La misión que Jesús nos dio enfrenta obstáculos todo el tiempo. Hay personas que se oponen violentamente al Evangelio. Se podría nombrar a un tal Saulo de Tarso a modo de ejemplo. Pero al orar por la misión y por aquellos que son enviados, ¿cuál será el contenido que Dios escucha y acepta? Porque dudo de que acepte esas oraciones combativas y descalificadoras. Jesús mismo reprendió a los discípulos que querían mandar que fuego del cielo consumiera a “esos samaritanos” (Lucas 9:52-55). Comparto algunas ideas:

  1. Orar por “hijos de paz”. Al enviar a los 70, Jesús les dice: “En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.” (Lucas 10:5-6). El hijo de paz es quien abre la puerta al mensajero para que pueda establecerse en el lugar y compartir el mensaje.
  2. Orar por las palabras. Al pedir oración, Pablo pide que los efesios oren por él “a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio” (Efesios 6:19). El mensajero necesita las palabras justas para cada pueblo al que le predica para que entiendan el Evangelio en el idioma de su corazón.
  3. Orar por dirección. El Espíritu Santo debe ser quien dirige y determina la misión, pues le pertenece. Hay que pedir sabiduría para saber dónde hay que predicar y dónde no hay que predicar (Hechos 16:6-10).
  4. Orar por “metodologías reproducibles”. Los mensajeros deben ser concientes de que serán modelos para la proclamación. Si usan métodos que no están al alcance de los que reciben el mensaje, entonces la reproducción del mensaje se cortará de inmediato. Pablo no trajo grandes recursos económicos, sino que buscó la forma de sostenerse que era adecuada para cada contexto (Hechos 20:34).
  5. Orar por los “otros”.  En 2ª Timoteo 2:2 Pablo demuestra el tamaño de su visión. Al encomendarle el Evangelio a Timoteo establece una cadena discipuladora: Pablo–Timoteo–Hombres fieles–Otros. Pablo está pensando en la cuarta generación, personas que quizás nunca conocerá, pero que serán alcanzadas por el mensaje.

Lo que no he incluido es protección. Es que Jesús nos ha prometido oposición y persecución (Juan 15:20). Pero allí también está la promesa de la efectividad de la Palabra compartida. ¡Gracias por orar por los mensajeros que Dios ha enviado al mundo!

 

 

Stanley Clark
Misionero en Uruguay, India y Nepal
Ministerio actual: Red Misiones Mundiales
Iglesia Evangélica Bautista

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 1 | LA ORACIÓN, entrega 1, Misiones

Comments (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Kar says:

    Es verdad que no debemos maldecir, tampoco juzgar, amar al prójimo. Además es verdad que las profecías dicen que habrá persecución,pero ante todo él nos guarda ´´El te librará del lazo del cazador,
    De la peste destructora.Con sus plumas te cubrirá,Y debajo de sus alas estarás seguro..´´ salmos 91 3,4.
    Bendiciones.

  2. miriam says:

    Jesus amo al hombre y no sus ideas o personalidad y a el vino a salvar, a pesar de sus ideas y personalidad. Se entiende? El vino a salvar lo que estaba perdido… como yo, como todos! No miró si creia en Mahoma o Buda o en nada, El murio por TODOS!!!!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.