LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

| 12 noviembre, 2012

Cuando hablamos de medios de comunicación, inmediatamente vienen a nuestra mente noticieros o programas que transmiten información. Hablar de los medios en sí, es hablar de los sitios desde donde surge o se transmite la información; es decir: radio, televisión, periódicos, revistas, e internet. Pero si bien estos son los llamados “medios”; todos, y reitero TODOS, responden a uno solo. El más viejo y quien originó todos los demás, el pensamiento compartido y transmitido “de boca en boca”. 

El “de boca en boca” siempre ha sido el medio que dio origen a todos los demás. Aún en esta era tan tecnológica y digital, el “boca en boca” solo cambia su forma pero la esencia sigue siendo la misma, compartir el pensamiento.

Es en este “de boca en boca” donde La Iglesia debe marcar la diferencia. A través de los siglos, el evangelio se ha transmitido “de boca en boca”. En las casas, los trabajos, las plazas, los bares, en la calle; en todo momento y todo lugar, el evangelio fue y es transmitido a través de nuestras palabras, las cuales reflejan nuestro corazón. Mt 12:34 ”…De la abundancia del corazón habla la boca”; Pr 23:7 ”pues como él piensa en su interior, así es él”, (TM).

Los medios MASIVOS de comunicación simplemente actúan como POTENCIADORES en este compartir ideas o pensamientos, razón por la cual su Influencia juega un rol muy importante a la hora de comunicar.
Actualmente, tanto el mensaje que transmiten estos medios como la manera en que lo hacen, es determinado por los intereses particulares del grupo empresario dueño de dicho medio; y es por esto que encontramos que una misma noticia transmitida por distintos canales, causa sensaciones muchas veces opuestas entre los mismos receptores.
La tristeza, el miedo, el dolor, la tragedia y demás, son los temas que predominan hoy en los noticieros, generando un clima de temor constante en nuestra sociedad. Independientemente de la veracidad o no de las noticias, este clima es generado por la manera en que estas se transmiten.

En medio de tanta tristeza, degradación, injusticia, soledad y corrupción, la Iglesia debe levantar su voz y hablar la Palabra de Dios para llevar esperanza al corazón abatido, consuelo al afligido, libertad y justicia al oprimido, y arrepentimiento y salvación al perdido. Debemos hablar las “buenas nuevas”.
Hoy, más que nunca, doblemos nuestras rodillas y clamemos al Señor rogando por nuestra nación, y pidiéndole que nos ayude a cambiar nuestra manera de pensar. Que podamos comprender definitivamente que Él nos ha dado un “espíritu de poder, de amor y de dominio propio” (2ª Tim 1:7), para ser una voz y no un eco que se levante en esta sociedad marcando el camino a seguir (Isaías 40:3-5; Juan 1:23).


Bendiciones

 


Pastor: Christian Schahab
Desde mis inicios en el ministerio en el año 98 he tenido la gracia de Dios de poder contribuir en casi todos los departamentos y tareas que involucran al funcionamiento de nuestra congregación. Comenzando como Integrante del equipo de Alabanza, Vicepresidente de Jóvenes, líder del equipo de alabanza de Jóvenes y, posteriormente, de todo el departamento de alabanza. Además me desempeñe como líder de grupos celulares, integrando el equipo de Liderazgo de la congregación y profesor de distintos niveles de discipulado. En el año 2008 fui ordenado como Pastor, y continuamos trabajando más intensamente, añadiendo más tareas como ser Co-director, implementador y profesor del seminario de formación ministerial de nuestra congregación, encargado del ministerio de Enseñanza y trabajar codo a codo, colaborando en todo lo posible con nuestro pastor presidente.

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación o oposicióna las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 1 | LA ORACIÓN, entrega 2, Medios

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.