LA ORACIÓN EN LOS MEDIOS

| 3 diciembre, 2012

Allá por los años ´80 surgió en Argentina una apertura en los medios de comunicación, especialmente en las radios, que permitió a muchas Iglesias tener un programa en una AM de alcance nacional; apertura que se daba también en distintos espacios en el interior del país.

Siendo que en esa época los sistemas de TV por cable eran un lujo para una élite muy limitada, el alcance que se lograba con las radios, aún en horarios marginales, era significativo y se potenciaba con el auge de las campañas evangelísticas, cuyo principal exponente era el reconocido Carlos Annacondia.

Para ese entonces, recibí una invitación de un pastor, quien había cobrado cierta notoriedad basado en su actividad en la radio. Se trataba de Ricardo Cabrera, con su programa “Esperanza viva” y su publicidad de reuniones en un salón ubicado en un pasaje ignoto de solo una cuadra de extensión, que por ese programa se hizo muy conocido, el Pasaje Salónica.

No estaba de acuerdo en muchas cosas con Ricardo, ni en las formas, ni en algunas posturas doctrinales, pero entendí que al dejarme él armar la estructura de sermón de los programas, que abarcaban varias horas cada noche, me otorgaba la posibilidad de corregir, por medio de la exposición, algunas cosas que yo entendía como excesos. Muchos opinaban que entre los dos lográbamos un equilibrio, algo que en definitiva demostraba la multiforme gracia de Dios.

Cabrera oraba por los enfermos en la radio y, más allá de lo antedicho, había una realidad indiscutible, los milagros se sucedían por cientos. Diariamente, venían personas al Pasaje Salónica a dar testimonio, las líneas telefónicas de la radio y del templo se saturaban de pedidos y de expresiones de agradecimientos por las respuestas del Señor, y el Nombre que es sobre todo Nombre se exaltaba por su obrar genuino y cotidiano.

Muchos imitaron la forma buscando lograr el mismo éxito, y con ello, convocatoria. Como para entonces aparecieron las FM, estas llenaron los espacios con oraciones, muchas veces, altisonantes que reproducían las formas del pastor Cabrera, pero claro, sin los mismos resultados. Esto llevó, según mi criterio, a que las puertas abiertas luego se cerraran porque desde lo estructural de un programa de radio no tenían demasiada valía.

Con el tiempo, me abrí del programa y logré un espacio de trasnoche en Radio América. Cambié el esquema de la presentación. En la primera parte, me acompañaban un grupo de pastores con los que hacíamos un programa clásico evangélico, aunque mucho más mesurado que el que conducía Cabrera. Luego de las 2 de la mañana, me quedaba sin esos compañeros, pero con la ayuda de los periodistas de la radio, hacíamos una trasnoche de varias horas con un formato donde, además de compartir el mensaje, se comentaban noticias y se incluía música secular. Fue allí donde comprobé una arista distinta de la oración en los medios.

La noche del alzamiento carapintada en Monte Caseros, Corrientes, en enero de 1988, fui a la radio queriendo hablar y orar por las circunstancias que se estaban viviendo. Los pastores que me acompañaban en la primera parte del programa se opusieron tenazmente a que trabajáramos este asunto, de manera que hicimos un programa hablando sobre cuando Jesús y Pedro caminaron sobre el mar y diciendo que mientras miráramos al Señor no nos hundiríamos. En medio del tiroteo de las fuerzas de uno y otro bando, estoy totalmente seguro de que esa noche nuestro rating de audiencia fue cero, pero mis acompañantes se fueron felices de haber predicado el evangelio.

A las 2 de la mañana, en horario marginal, pero solo, empecé a hablar del conflicto en nuestra patria; los periodistas de la radio se unieron dando toda la información que llegaba de los cables, nuestros teléfonos empezaron a sonar y se notó que la audiencia había levantado muchísimo. Había ahora un programa distinto, era el único que en esa noche nefasta hablaba desde la óptica cristiana sobre lo que pasaba en el momento.

Y fue entonces que tuve una idea, muy extraña por cierto. Propuse hacer una cadena de oración por el país, sabiendo que un 95% de mi audiencia estaba integrada por no cristianos, porque los cristianos noctámbulos de entonces estaban escuchando otra radio con un programa clásico evangélico que, como canción de cuna, les hacía conciliar el sueño.

Mi audiencia, ávida de información, extremadamente preocupada por el contexto y queriendo saber del accionar de Dios sobre los acontecimientos, empezó a llamar y, para sorpresa mía, se armó una cadena completa de oración de 24 horas por Argentina. La gente llamaba con expresiones tales como: “yo no soy de su religión pero voy a orar de tal hora a tal otra”, “yo nunca oré pero hoy voy a anotarme de tal hora a tal otra”. Se trataba de casi toda gente inconversa que se daba cuenta, a través de la radio, de la importancia fundamental que tenía la oración.

Nunca sabré si se cumplió o no esa cadena de oración; lo que sí supe al día siguiente, fue que el levantamiento armado contra un gobierno democrático se había terminado.

Rodolfo Polignano
Pastor en el barrio de Colegiales de la Ciudad de Buenos Aires
Unión de las Asambleas de Dios
Profesor del Instituto Bíblico Río de la Plata durante 30 años
Escritor y maestro se especializa en Homilética
Bajo su ministerio pastoral se levantaron 12 nuevas congregaciones
Sirvió muchos años como presidente de Evangelismo de la Unión de las Asambleas de Dios


Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación o oposicióna las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo


Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 1 | LA ORACIÓN, entrega 5, Medios

Comments (4)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Leonel Londero says:

    Qué bueno es tener la sensibilidad para darnos cuenta del momento en que debemos dejar un formato, una estructura y seguir la voz del Señor!!

  2. Alfonso Fernandez says:

    Soy Alfonso Fernandez de San Justo, pdo La Matanza. Hace unos años concurria al Ministerio Mensaje de Esperanza Viva que estaba frente a Plaza Once. Luego se mudo. Desde aquella vez perdí contacto. ¿pueden decirme en que lugar funciona alguna de las filiales? Capital o provincia, no importa. Estaba a cargo del pastor Ricardo Cabrera. Muchas gracias y bendiciones.
    Alfonso Fernandez

  3. Only wanna comment that you have a very nice website , I love the design and style it really stands out.

  4. christian caro says:

    quisiera saber si me pueden dar informacion del pastor ricardo cabrera o ricardo cabrera jr.direccion iglesia donde se encuentran.desde ya muchas gracias.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.