EL AYUNO EN LA DISPENSACIÓN DE LA GRACIA

| 17 diciembre, 2012

 ¿Cuál es el verdadero ayuno, aquel que agrada a Dios?
¿Dejar de comer nos convierte en espirituales?
Una comparación del ayuno en el Antiguo y en el Nuevo Testamento que nos ayuda a entender por medio de las Escrituras su verdadera implicancia en la vida espiritual de los hijos de Dios.

El ayuno no es una señal de piedad ni de espiritualidad. Si fuera así, los que hacen “huelga de hambre” para forzar a que se satisfagan sus reclamos serían personas piadosas.
Lo mismo personas de distinas religiones que practican ayunos prolongados: islamismo (Ramadán); budismo; catolicismo; judaísmo (Yon Kipur); etc., serían super espirituales y super piadosas.
Ayunar viene del griego nestheia ( ne= no, esthio = comer ), o sea, ayunar es “no comer”, “abstenerse de alimentos”.
El ayuno agradable a Dios en la dispensación de la Ley lo encontramos en Isaías 58:4-12, y en la actual dispensación de la gracia en Mateo 9:14-17; en ambos casos, es abstenernos de impiedad, de opresión, de maltrato y de esclavizar al prójimo.

El verdadero ayuno es compartir el pan con el hambriento, no dejar de comerlo; es hospedar a los desplazados, cubrir al desnudo y no esconderse ni hacerse el distraído como el levita y el escriba olvidándose del prójimo (próximo).

¡Este es el verdadero ayuno!

 El ayuno de Dios no es dejar de comer sino ¡dejar de andar en la carne!

No es “aguantar el hambre” sino “aguantar los deseos engañosos” con los que está viciada la vieja naturaleza. Dejar de comer “no santifica”, dejar de andar en la carne ¡Sí!
En el ayuno religioso las personas se abstienen de comer, pero en el ayuno del espíritu se abstienen de toda clase de mal (1ª Tesalonicenses 5:22) y de los deseos que batallan contra el alma (1ª Pedro. 2: 11).

 

AYUNAR ES NO COMER

Ya Dios en Génesis 2:17 estableció el primer ayuno: que Adán no comiera del árbol de la ciencia del bien y del mal.
¿Por qué?  Porque el fruto consumido de dicho árbol le provocaría la corrupción y muerte de su naturaleza humana, creada a imagen de Dios.
Dicha corrupción consistiría en la manifestación de intensos deseos (buenos o malos) en su constitución humana que finalmente lo destruiría.
La naturaleza humana caída está viciada de deseos engañosos (Efesios 4:22).
Adán tenía que “ayunar”: abstenerse ¡del engaño de la serpiente!
¿Por qué Adán y Eva murieron espiritualmente? Porque no se abstuvieron de dicho engaño.
En vez de disfrutar la palabra de vida, escucharon la palabra de muerte.
¿De qué debían abstenerse (ayunar) Adán y Eva?
¡De oír y hacer caso (creer) a la voz del contradictor!
Las dos experiencias más significativas de Satanás las tuvo con los dos hombres más representativos de la Biblia: Adán y Cristo (primer y segundo Adán).
¿Qué logró la voz de la serpiente con Eva? ¡Engañarla!

Ella cayó en su astucia (2ª Corintios 11:3) No se abstuvo del engaño y de la mentira que contradijo la voz de Dios. Adán no fue engañado, sino que al ver que su varona (otra parte) no murió al comer el fruto, desconfió de Dios y, desobedeciendo, tomó del fruto. Por eso, se nos dice que: “En Adán fuimos constituidos pecadores”, no en Eva.

Y fue así que el “contradictor” derribó al primer Adán, pero la simiente de la serpiente no pudo derribar al segundo Adán que es Cristo (1ª Corintios 15:45).

En el desierto, el segundo Adán fue probado por el contradictor, pero no cayó, no pudo ser derribado. ¿Por qué? porque se abstuvo (ayunó) de sus tentaciones y no cayó en sus artimañas o maquinaciones.

Jesús no venció al contradictor con el ayuno de 40 días, sino con el ayuno (abstención) de no ceder a sus propuestas engañosas.

Aunque en su carne (cuerpo) tenía hambre, en su alma/espíritu ¡había Palabra!, y por la Palabra lo derrotó.

En Efesios 4:27 se nos dice: ”ni deis lugar al diablo”. ¿Cómo se le da lugar al diablo? Cuando andamos conforme a la carne que está envenenada con la naturaleza satánica y sus síntomas: amargura, ira, enojo, gritería, maledicencia, toda clase de malicia, (Gálatas 5:19-21). Todas estas cosas son síntomas del veneno qué Satanás inyectó a la primera pareja y así contaminó toda la raza humana.

Solo hay un antídoto contra este veneno: ¡Cristo crucificado! Juan 3:14-15.
No hay que atacar los síntomas, sino la fuente que genera todas estas cosas: la ley del pecado y de la muerte (Romanos 8:2b).
¿Con qué se contrarresta esta ley? ¡Con otra ley! ¡La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús! (Romanos 8:2).
Una ley se contrarresta con otra ley, no con ayuno físico (Colosenses 2:20-23).

 

EL AYUNO FÍSICO REPRIME PERO NO SUPRIME

El ayuno físico aviva y potencia aún más los deseos de la carne.
Solo la obra de Cristo en la cruz destruye los deseos engañosos de la carne (Romanos 6:6) y esto debemos “saberlo” y ¡creerlo por fe!
¿Cuál o cómo debe ser el ayuno en esta presente dispensación de la gracia?
Para los que estamos bajo el Nuevo Pacto (Hebreos 8:10-12) (que implica vida total, revelación total y perdón total), el ayuno (abstenerse) es hacia el interior del alma y no hacia el interior del estómago.
Es abstenerse de lo carnal y lo terrenal y andar en lo celestial (espíritu).
El ayuno en el contexto de Isaías 58 no es hacia lo externo (carne), sino hacia lo interno (espíritu).
No es abstención física, es alimentar el espíritu.
No es abstenerse de comer, sino de criticar, herir al prójimo, de maltratar, de enojarse, etcétera.
¿Qué es más fácil? ¿Dejar de comer o dejar de enojarse, malhumorarse, quejarse, mentir…? Obviamente: ¡dejar de comer!

 

EL VERDADERO AYUNO

En Isaías 58:3, los judíos se preguntaban por qué Dios no los escuchaba si ellos ayunaban. Ellos pensaban que el ayuno físico era un trueque o una forma de negociar las bendiciones de Dios.

Ellos se jactaban de su justicia propia y de sus logros espirituales (varios días de ayuno). Esto queda reflejado claramente en los tiempos de Jesús, pues mientras que la ley establecía un solo día anual de ayuno (Levitico 16:29) los fariseos ayunaban dos veces a la semana, o sea, ¡96 veces al año! (Lucas18:12).

La tradición había superado el mandato divino.

Ayunaban para sentirse piadosos, entre tanto que oprimían a los trabajadores, tenían un espíritu contencioso, de pelea y cuestionamientos permanentes…
Ayunaban, pero para buscar su propio gusto, como muchos hacen hoy.
Porque en este tiempo de la gracia, la justicia de Dios, que se revela por fe, ¡se alcanza por fe y para fe! (Romanos 1:17).
Dios no acepta ayunos físicos religiosos, porque si las bendiciones se alcanzaran por obras, entonces por demás murió Cristo (Gálatas 2:21).
El ayuno en este tiempo es abstenerse de los deseos engañosos de la carne, que batallan contra nuestra alma (1ª Pedro 2:11) (Gálatas 5:17).
No lo alcanzaremos con nuestras fuerzas, si por la revelación de la teología paulina, su aplicación y práctica, con respecto al “viejo hombre”.
El ayuno no es solo abstención, sino desarrollo de la vida de Cristo que habita por la fe en nuestros corazones.
Santiago 1:14 dice que cada uno de nosotros vivimos según nuestra naturaleza envenenada contenida en nuestra concupiscencia (deseos buenos y malos).
La concupiscencia, aunque estemos en Cristo, no puede enseñorearse, ni reinar, pero como un efecto residual, puede manifestarse, activarse.
Las circunstancias externas y los sentimientos internos buscan activar los deseos de la carne (que para Dios está muerta).
Cuando las tentaciones (externas o internas) seducen los sentidos del alma y estos la aceptan, da a luz el pecado, y este, llevado a la práctica, conduce a la muerte (de igual modo como el árbol sedujo a Eva y la atrajo hacia la desobediencia).
¿Cuál es el ayuno que Dios quiere?
Que ayunemos de toda especie de mal y de todos los deseos de la carne que batallan contra el alma.
La idea no es recluirse para evitar las tentaciones mundanas, como las ordenes monásticas.

 

EL PROBLEMA ESTÁ DENTRO NUESTRO

El problema no son las tentaciones, sino los deseos de nuestra constitución pecaminosa.
“No somos pecadores porque pecamos. Pecamos porque somos pecadores”.
¿De qué se abstuvo José al ayunar?
No de la tentación de la mujer de Potifar, pero sí del deseo de su carne de estar con ella.
No le dijo solo que no a la mujer ¡sino a su carne!
Sujetó los deseos de la carne (dentro de las limitaciones dispensacionales, ya que la obra de la cruz todavía no se había efectuado) pero sí, al temor de Dios.
¡Cuánto más nosotros en Cristo! (Romanos 6:12-13).
José no dejó reinar el deseo de su carne provocado por la mujer de Potifar. No obedeció a sus propios deseos, ni presentó su mente, ni su cuerpo a la injusticia.
¡Este es el verdadero ayuno que Dios quiere!
José ayunó (se abstuvo) de los deseos de su carne. El verdadero ayuno es abstenerse de los deseos de la carne (buenos y malos) de la naturaleza carnal, porque se oponen a Dios (Romanos 8:6-8).

 

AYUNO PERMANENTE

Ayunar es abstenerse de ambientes, compañías, pensamientos, deseos, etc., que nos puedan conducir a la ruina. 1ª Pedro 2:11 dice que debemos abstenernos (ayunar) de los deseos demandantes de la carne (borracheras, glotonerías, avaricia, lujuria, lascivia, contiendas, envidias) (Romanos 13:13) que batallan contra el alma (Gálatas 4:29).

  • En esta contienda carne-espíritu, contamos con la asistencia insustituible del Espíritu Santo.
  • No es una batalla para ser librada con nuestras fuerzas (Zacarías 4:6).
  • Dios nos da en Cristo la capacidad para ser más que vencedores (Romanos 8:37).

En lugar de mantenerse activo en su ministerio de Rey y guerrero, activó los deseos de su carne.

David ayunó por lo que no debía ayunar (2ª Samuel 12:16). Hizo un ayuno físico por la vida del niño, cuando debía ayunar (abstenerse) de sus deseos y antojos sobre Betsabé, que provocaron una secuela desastrosa (adulterio, mentira, asesinato).

David pensó que el ayuno salvaría al niño, pero Dios lo llevó a su presencia.

El ayuno de la gracia no es aguantar o soportar el hambre en un templo, casa, etc., de 8 a 12 horas, o de 8 a 20 horas, o 24 horas, o varios días (para luego presumir o jactarse de su sacrificio o aguante). El ayuno de la gracia es abstenernos del mal, de ser tropiezo, de ser indiferentes ante la necesidad espiritual y física del prójimo.

Abstenerse (ayunar) 24 horas de quejarse, enojarse, estar malhumorado, murmurar, estar descontentos, ser incrédulos, maltratar a la esposa, esposo, hijos, hermanos.

Pero claro, ¿qué es más fácil? ¿dejar de comer o dejar toda la lista mencionada anteriormente?

¡Dejar de comer!

Es interesante que en todas las cartas paulinas no haya mención o mandamiento alguno a ninguna comunidad con algún “programa de ayuno”, pero en cambio, sí de oración.

En el libro de los Hechos se registran tres ayunos:

1.   Hechos 13:23: Un tiempo ministrando al Señor para buscar dirección, guía.

2.   Hechos 14:23: Constituir, confirmar ancianos y encomendarlos al Señor.

3. Hechos 27:21 y 33-36: Todos en el barco estaban ayunando, pensando probablemente que esto calmaría la tormenta, pero Pablo en cierto momento consideró que era inútil y hasta perjudicial para su salud, ya que ante un inminente naufragio no tendrían fuerzas suficientes para sobrevivir y él mismo cortó el ayuno físico.

El ayuno no debe ser por un tiempo prolongado, a lo sumo media hora, una hora o un poco más, siempre y cuando el Espíritu lo indique, pero no una práctica ascética (días, semanas). En cierta oportunidad, escuché un colega que desafiaba a un grupo de hombres a comenzar un ayuno; primero, de tres días, luego de siete, luego de diez. Me pregunto: ¿qué albañil o ama de casa haciendo sus tareas normales podría alcanzar tal desafío? Y si así fuera, ¿no sería más un perjuicio que un beneficio? O ¿qué persona con alguna afección (diabetes, presión, diálisis, etc.) podría acceder a este “desafío”?

El ayuno debe tener como objetivo recibir dirección, revelación, quietud, serenidad, claridad, equilibrio entre espíritu, alma y cuerpo.

Jesús mismo, aunque ayunó 40 días, no les enseñó a sus discípulos que lo imitaran, ni tampoco que ayunen. Sí les enseñó a orar, pero no a ayunar, al contrario, fue increpado por los discípulos de Juan el Bautista porque sus discípulos no ayunaban como ellos y los fariseos (Mateo 9:14). No existen registros de que Jesús lo hiciera posteriormente.

Aun en el pasaje de Mateo 17:21 “Este género no sale, sino con oración y ayuno”, en versiones varias se aclara que en los manuscritos más antiguos (siglos IV y V) no aparece. Fue agregado posteriormente y en la NVI, directamente pasa del vs. 20 al vs. 22 (por favor, verifíquelo, no es un error de impresión, sino un acierto de interpretación).

En la “Gran Comisión”, su orden es “En mi nombre echarán fuera demonios”, y no por ayunos o “conjuros exorcistas hollywoodenses”.

Porque si su poder o autoridad se obtuviera o agrandara por horas o días de oración y ayuno, entonces, por demás murió Él en la cruz (Gálatas 5:21).

No agradamos a Dios por lo que hacemos sino por lo que creemos, porque sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6).

El verdadero ayuno no es para mortificar la carne, porque su práctica aún la aviva y potencia los deseos que hay en ella. Este tipo de rutinas o ejercicios religiosos, como dice Pablo en Colosenses 2:23: “…tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne”.

El verdadero ayuno es para disfrutar un tiempo en Su presencia (diez minutos, veinte, media hora, una hora o más) y recibir revelación, dirección, serenidad, quietud, en todo nuestro ser: espíritu, alma y cuerpo.

Es un momento, como dice en las acotaciones de varios Salmos de Selah: “deténgase, piense y medite”.

¡Pongamos en práctica el ayuno de la gracia!

Manifestemos y desarrollemos la vida de Cristo que habita por la fe en nuestros corazones y experimentaremos uno de los avivamientos más extraordinarios.

Un avivamiento de adentro hacia afuera, que afectará nuestras vidas y nuestro entorno.

 

Mauricio Lestani
Pastor de la Iglesia en Tigre
Unión de las Asambleas de Dios

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • · Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • · No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • · No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • · No debe utilizarse para promociones de ningún tipo


Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 1 | LA ORACIÓN, entrega 7, PASTORAL, Vida Pastoral

Comments (5)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Sites That Link to this Post

  1. click the up coming web page | 12 febrero, 2013
  2. beats by dre uk | 20 marzo, 2013
  3. aspirateurs | 21 marzo, 2013
  1. muy buena publicacion,me han sorprendido muy gratamente,
    adelante dios los bendice…!

  2. My brother recommended I might like this web site. He used to be entirely right. This put up actually made my day. You can not consider simply how a lot time I had spent for this info! Thank you!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.