TOMMY HICKS 3 | Reflexiones finales

| 4 febrero, 2013

Las semanas que pasé recordando las cosas que me habían contado de la campaña de Tommy Hicks, incluyendo las charlas realizadas nuevamente con quienes aún viven y estuvieron en aquella campaña, me ha permitido disfrutar la historia de aquel magno acontecimiento.
Me quedan reflexiones y detalles para cerrar esta entrega, invitándole a que si no leyó las dos primeras notas de los lunes anteriores, lo haga antes de leer esta, para luego reflexionar conmigo sobre el hecho sucedido. Y la propuesta que al pie de esta nota usted también agregue las reflexiones que crea pertinentes.

 

Después de estos sucesos:

La campaña, desde el mismo inicio fue una constante manifestación de la Gloria de Dios, de pronto se vivieron situaciones que no se habían visto antes y la gente entendió que el poder sobrenatural de Dios relatado en La Biblia era real.

Había que creer, ahora a la vista de los sucesos, el cumplimiento de lo prometido por el Salvador, cuando según el relato de Juan 14:12, expresó “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre”. Con Jesucristo sentado “a la diestra de la Majestad en las alturas” no era improbable que esto sucediera.

Las Iglesias no estaban totalmente preparadas para lo que vino, es imposible pensar una campaña y preveer que la misma será de semejante magnitud. Las Iglesias se acrecentaron en número, se construyeron templos nuevos y el evangelio se extendió por todo el país. Muchos jóvenes se sintieron llamados al ministerio y empezaron nuevas obras.

Para entonces muchas congregaciones, especialmente independientes, sacaron a predicadores locales que tenían, para ir y hacerse cargo de nuevas iglesias en toda Argentina; muchos de ellos salieron sin la preparación teológica que otorga un Instituto Bíblico, pero había que entender aquel momento, pues dadas las circunstancias, había que empezar a predicar donde fuera y con quien fuera.

Mucha gente del interior del país venía a la campaña y de acuerdo a con quien se relacionaran en el estadio, después los llamaban para que abrieran una Iglesia en sus localidades. Fue un verdadero estallido del poder de Dios que llegó hasta cada rincón del país.

Es indudable que, en este evento, hubo una irrupción fenomenal de Dios en Argentina. Las iglesias crecieron, los seminarios aumentaron su número de estudiantes, los ministerios se fueron organizando, el pentecostalismo en bloque se solidificó y las iglesias no pentecostales que participaron, empezaron a tener una visión y conceptos distintos.

Tommy Hicks no volvió a ser el predicador de multitudes. Al año siguiente quiso volver a Buenos Aires a realizar otra campaña y no se lo permitieron, no hubo posibilidades de conseguir un estadio que albergase a una multitud. De él se perdió el rastro luego. Se tejieron mil y una conjeturas sobre el evangelista que había presidido semejante movimiento.

 

Para la reflexión:

Algunas ideas me surgen como enseñanzas que podrían quedarnos como paradigmas:

1)     Este avivamiento llegó en forma inesperada, lo que nos enseña que Dios actúa así, sin nuestro programa. Últimamente escucho antes de una campaña: “la historia de Argentina cambiará después de esta visita”, uno como pastor se siente con presión en ese momento porque se la presenta como que será una bisagra y perdérsela sería quedar afuera del plan de Dios, pero luego las cosas siguen iguales. Y esta presentación se sigue repitiendo. Sólo Dios sabe cuando un acontecimiento, sea bajo el ministerio de un desconocido o de un reconocido evangelista, será un momento histórico.

2)     Los frutos de la campaña de Tommy Hicks no hay que buscarlos solamente en las estadísticas de 1954, sino que duraron años. La gente que llevó la Palabra sembrada en sus corazones volvió en posteriores movimientos y hasta nuestros días seguramente se sigue cosechando de aquella siembra. En el relato del Libro de los Hechos en los capítulos 2 y 4 se nos habla de 3.000 y de 5.000 personas que se añadieron a la Iglesia. Y uno puede suponer que mucha de esa gente había estado con Jesús, lo había visto hacer milagros, o tenía un familiar que había sido sanado, o había comido cuando la multiplicación de los panes y los peces. Probablemente gente que fue sanada en esa campaña lo contó a sus familiares y estos años después, en un momento de crisis, estos acudieron a las Iglesias sabiendo lo que Dios podía hacer.

3)     No siempre un evento trascendente catapultará a la fama al siervo de Dios usado en esa ocasión. Pareciera que a veces buscamos los “cinco minutos de notoriedad” para ver si logramos quedarnos en el “jet set evangélico” y que de allí en más seamos de los invitados “al salón de la fama”. No ocurrió así con el conductor de la campaña evangelística más grande que se haya visto en Argentina. Tommy Hicks se perdió en las sombras. El Señor es suficientemente soberano como para poder determinar levantar a un ignoto para una gran tarea y luego dejarlo otra vez en un lugar o ministerio que no tenga tanta trascendencia.

4)     Tommy Hicks llegaba cada día al estadio mucho antes de la hora del culto. Participaba de la alabanza y charlaba con cada pastor que se acercara a la plataforma a hablar con él. No estaba en “estrella” llegando tarde, en los últimos minutos previos a su participación, yéndose luego con “guardaespaldas” que lo custodiaran y apartaran de la gente. Finalmente hemos sido llamados a servir, no a ser servidos.

 

Mover de Dios:

Queda para el final recalcar que en la campaña de Tommy Hicks se produjo una apertura de los Cielos muy particular que generó una bendición inmensa. No hubo un sistema aplicado ni un programa preestablecido. Son cosas de Dios y cuando suceden, como se nos ejemplifica en los relatos bíblicos y en los de la historia, se evidencia que detrás había un propósito gestado en el mismo Trono del Señor.

 

Rodolfo Polignano
Pastor en el barrio de Colegiales de la Ciudad de Buenos Aires
Unión de las Asambleas de Dios
Profesor del Instituto Bíblico Río de la Plata durante 30 años
Escritor y maestro se especializa en Homilética
Bajo su ministerio pastoral se levantaron 12 nuevas congregaciones
Sirvió muchos años como presidente de Evangelismo de la Unión de las Asambleas de Dios

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Avivamiento, Edición 2 | Evangelismo, entrega 5

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.