LA NECESIDAD DE DETERMINAR NUESTRO PERFIL INVERSOR

| 11 febrero, 2013

Determinar qué hacer con el dinero que excede al presupuesto necesario para satisfacer nuestras necesidades es un paso necesario que debemos dar. Para hacerlo, contamos con la ayuda inestimable del Señor, a quien podemos acudir confiadamente en oración. Las posibilidades existentes son: consumir, ahorrar e invertir.

Si decidimos invertir, debemos considerar la opción de adquirir activos financieros, que es una de las más accesibles; estos activos otorgan una renta como compensación o recompensa a sus poseedores y se clasifican en: instrumentos de renta fija (que incluyen a los títulos públicos y a las obligaciones negociables), cuyo retorno está estipulado en el contrato de compra; instrumentos de renta variable (dados principalmente por las acciones), cuyos rendimientos no están predeterminados.

Si elegimos invertir en activos financieros, el siguiente paso que debemos tomar está dado por la determinación del perfil o tipo de inversor con el cual nos correspondemos. Esta acción nos permitirá seleccionar los bienes a adquirir. Es posible realizarla a partir de la consideración de nuestras preferencias en relación a los siguientes aspectos:

Objetivo de rendimiento esperado: el rendimiento esperado es el resultado que se pretende obtener al invertir y está compuesto por la ganancia o pérdida derivada de la variación del precio del bien adquirido y de la renta que produce. Al invertir, se busca alcanzar un objetivo determinado y, por esta razón, es necesario elegir el activo que permita alcanzarlo.

Generalmente, si el fin buscado es:

a) mantener el valor del capital: se deben adquirir activos de corto plazo, de bajo riesgo y rentabilidad esperada, y con demanda en el mercado;

b) aumentar el valor del capital corriendo poco riesgo: se deben obtener instrumentos de mediano plazo con mayores niveles de riesgo y de rentabilidad esperada;

c) aumentar el valor del capital corriendo mayor riesgo: se recomienda comprar activos de corto plazo y de alto riesgo y rentabilidad esperada.

Tolerancia al riesgo: el riesgo es la medida en la cual el rendimiento efectivo de una inversión puede diferir del esperado; se relaciona de manera positiva con el retorno que se espera de una inversión. Como inversores, debemos elegir aquellos activos financieros que mejor se adapten a nuestra capacidad de soportar las posibles pérdidas, cualidad llamada “tolerancia al riesgo”.

Se puede clasificar a los inversores en función de su relación con el riesgo como: 1) aversos, que no están dispuestos a asumir riesgos sin ser recompensados más que proporcionalmente; 2) neutrales, que no consideran el nivel de riesgo al decidir invertir; 3) propensos, que adquieren activos riesgosos en busca de mayores rendimientos.

Horizonte de inversión: es el tiempo durante el cual se planea conservar el activo financiero. Depende de las necesidades de dinero que se tengan. Los horizontes son de corto, mediano y largo plazo.

Dependiendo de nuestras preferencias en relación a los tres aspectos descriptos, podremos considerarnos dentro de los siguientes perfiles:

  • Conservador: corre poco riego al invertir en instrumentos de corto plazo y menor rentabilidad esperada.
  •  Moderado: invierte en activos de mayor plazo y rentabilidad esperada, corriendo mayores riesgos.
  • Audaz: adquiere instrumentos a largo plazo, con mayores niveles de riesgo y de rentabilidad esperada.

Es indispensable para nosotros como inversores e hijos de Dios solicitar el favor de nuestro Padre para que nos ayude a tener las actitudes de cada uno de los perfiles dependiendo del momento, para poder alcanzar el rendimiento óptimo para nuestras inversiones.

 

Guido Parissenti
Licenciado en Ciencia Política (Universidad de Buenos Aires)
Curso de Posgrado en Finanzas (Universidad Argentina de la Empresa)
Experto en Mercado de Capitales (Instituto Argentino de Mercado de Capitales) – en curso
Es miembro de la Iglesia Dios Restaurará, en la Ciudad de Buenos Aires

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Economía, Edición 2 | Evangelismo, entrega 6, SOCIEDAD

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.