ADERQUI GHIONI | Un gladiador del evangelio 1937 -2012

| 18 febrero, 2013

La primera vez que lo escuché predicar fue en la ciudad de Trenque Lauquen, en una confraternidad de Iglesias de la zona, era el año 1970. Hubo una frase suya ese día que aún hoy recuerdo: “la filosofía es la historia de un hombre ciego, en una habitación oscura, buscando un gato negro, que no existe”.

La última vez que lo vi fue en ocasión del reconocimiento que en el estadio de River le hizo Dante Gebel a tres evangelistas, uno de ellos era él. Ese día recibió un aplauso merecido por una vida de entrega a la causa de la extensión del Reino de Cristo en la tierra.

El evangelista Aderqui Ghioni era reconocido mundialmente por su ministerio anunciando el evangelio por más de sesenta años de trayectoria ministerial. No sólo evangelista, sino también pastor y fundador de iglesias.

A la edad de 15 años salió de su hogar para dedicarse a predicar el evangelio, su vida se transformó en una antorcha que se consumía para viajar y predicar en los lugares más lejanos. No le interesaban las horas de viaje, era capaz de viajar 1000 km para predicar a 20 personas. Cada sanidad que Dios hacía lo asombraba ¡hasta las lágrimas de gozo y felicidad! Y…. ¡cuántas sanidades, libración y fortaleza a los creyentes dejó a través de su ardiente y apasionado mensaje!

Su hermano Albino Ghioni cuenta que ya en la década del ‘70 estaba lleno de planes y proyectos para el futuro, pasando muchas veces por alguna ciudad, decía: “Vamos a ver a tal Pastor”, pero primero cargaba una canasta con toda clase de alimentos para ellos, siempre feliz y sobre todo gozaba de un compañerismo único con el Espíritu Santo.

Aderqui predicó el evangelio en más de treinta países en los cinco continentes y se caracterizó por su sencillez. Aceptaba cada lugar que se le presentase para predicar a Cristo, sin importar distancia, calor, incomodidad o el cómo llegar. Jamás pidió nada ni impuso condiciones, sólo quería obedecer a quien lo había llamado.

Sus campañas y enseñanzas atraían a un sin número de personas, las cuales comprendían las más diversas edades; estas venían en busca de un milagro para sus vidas y atraídos por el poder del Espíritu Santo, que los convencía para derramar sus vidas en entrega total a Cristo. Sus mensajes casi siempre tenían el toque de amor, misericordia y perdón de Jesucristo para quienes decidían aceptarlo.

Innumerables vidas fueron tocadas e impactadas en sus cruzadas, muchos de los frutos hoy siguen firmes y dedicándose al ministerio, extendiendo lo que Ghioni hizo por ellos: “presentarles el evangelio de una forma práctica y en amor”. Se reportan miles de almas alcanzadas para Cristo a lo largo de más de medio siglo de ministerio evangelístico.

Otra de sus grandes pasiones fue la preparación de obreros, fundando para ello la ESCUELA DE MINISTERIO (EDEM); cientos de pastores, obreros, misioneros fueron inspirados con el fuego de su pasión, era un avivador por naturaleza, muchos deseaban y recibieron su ministración, logrando ministerios de éxito y produciendo pruebas del poder de Dios.

Aderqui Ghioni padecía de una afección cardíaca, incrementada por el cansancio físico; pero aun así, esta afección nunca fue obstáculo para dejar de viajar y seguir predicando el evangelio a cada rincón donde se le presentase el poder llevar las Buenas Nuevas.

La pasión por las almas perdidas fue su característica sobresaliente, su deseo constante era predicar bajo el fuego del Espíritu Santo, impartiendo a todos los que se le acercaban esa pasión y visión para la evangelización. ACIERA lo llamó “gladiador del Evangelio”.

Su hijo Samuel recibió la impronta de su padre y está dedicado a la obra del Señor, actualmente pastoreando una floreciente Iglesia en Buenos Aires.

El evangelista Ghioni, a los 75 años edad, se encontraba radicado en la provincia de Mendoza, Argentina, lugar desde donde partió con el Señor después de una larga carrera, la cual le permitió presentarse ante Cristo con sus brazos llenos de frutos.

Sólo dos horas antes de su partida de esta tierra pidió su libreta de apuntes a su esposa Mary, para anotar lo que Dios le había revelado ese día. Su desgastada Biblia, como él, fue testigo de su devoción y entrega incondicional.

Miles fueron alcanzados para salvación a través de sus mensajes y aun hoy día sus sermones siguen siendo de impulso para abrir el corazón y rendirse a los pies del Seño Jesús.

Las palabras de Andy, su sobrino, despidiéndolo, dan una pauta de la vida de Aderqui: “Después de 60 años de ministerio, se encontró con Aquel que un día lo llamó, lo honró y lo bendijo. Lo que yo me imagino es que Jesús le sonrió, salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó y lo cargó en sus brazos, y antes de que hablara, Aderqui le habrá dicho: “gané todas las almas que pude”.

Nota del autor: Agradezco la colaboración para esta nota del pastor Mario Astellano de la ciudad de Rosario y familiar de Aderqui, también a Matías Alarcón Suárez que buscó detalles de la vida del evangelista.

 

Rodolfo Polignano
Pastor en el barrio de Colegiales de la Ciudad de Buenos Aires
Unión de las Asambleas de Dios
Profesor del Instituto Bíblico Río de la Plata durante 30 años
Escritor y maestro se especializa en Homilética
Bajo su ministerio pastoral se levantaron 12 nuevas congregaciones
Sirvió muchos años como presidente de Evangelismo de la Unión de las Asambleas de Dios

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 2 | Evangelismo, entrega 7, Reportajes históricos, TESTIMONIOS E HISTORIA

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.