Debate, parte II. Análisis de los Directores de Seminarios.

| 1 abril, 2013

En la semana pasada presentamos el “Debate”, en este número dedicado al tema de la EDUCACIÓN, los participantes han sido los directores de Institutos Bíblicos donde se preparan los futuros líderes.
Rocky Grams, Walter Pérez Doglio y Carlos Villanueva continúan con sus reflexiones a nuestros interrogantes, remarcando los énfasis particulares que cada uno le da al Seminario en que Dios los ha puesto a dirigir.

 

¿Qué se necesitaría hacer, en forma general en la Iglesia, para que los egresados puedan insertarse en la actividad ministerial plena?

R. Grams: En primer lugar, deberían prepararse solamente aquellos que cuentan con el respaldo de sus pastores y una trayectoria de servicio y disposición en sus iglesias. Los educadores cristianos, de instituciones como la nuestra, somos colaboradores con sus pastores en la formación de las vidas de los llamados al ministerio. Los obreros deberían llegar a nuestras aulas con una base firme de fidelidad demostrada.

Durante su tiempo de preparación deben aplicar lo aprendido o no se les permite proseguir. Por lo cual, los que llegan a graduarse ya están dando fruto en sus iglesias, sólo les falta contar con la oportunidad y el respaldo de sus pastores, de su congregación y de su fraternidad.

Debemos pensar más en la posibilidad de que equipos de siervos y siervas levanten iglesias o realicen giras para perfeccionar a los maestros de niños o a para ayudar a los que participan en dirigir la adoración y alabanza. Son variadas las actividades ministeriales a disposición de quienes se han preparado.

Toma tiempo llegar a un servicio de tiempo completo pero la disposición de los egresados está si logramos coordinar los recursos humanos que le pertenecen a Dios.

W. Pérez: Creo que depende de la visión de cada pastor. Me gustaría ver a todos los estudiantes parte de ministerios durante sus años de estudios, para que adquieran conocimiento de campo y experiencia al lado de un mentor; luego, que al graduarse y salir al ministerio, puedan ser personas que combinen lo académico con la experiencia adquirida.

C. Villanueva: Creemos que debe haber un cambio en las instituciones teológicas y en las iglesias. En cuanto a las instituciones teológicas, tengo que decir que vivimos en un tiempo donde la capacitación está siendo desacreditada. Creo que el problema se encuentra en que demasiadas veces se ha intelectualizado la formación. De tal manera que el estudiante perdió parte de su “fuego” interior. Como instituciones teológicas debemos ayudar al estudiante a que crezca en su vida espiritual y de compromiso con su comunidad, al mismo tiempo que va creciendo en su conocimiento.

Pero las iglesias deben estar dispuestas a recibir a quienes quieren servir. Muchas veces las iglesias quieren que los estudiantes de los seminarios sean “mano de obra barata” para llenar algunas necesidades. La iglesia debe volver a reconocer la importancia de la formación ministerial.

 

¿Cuál es la expectativa que traen los alumnos, en forma general, cuando ingresan y cuál es esa expectativa cuando egresan?

R. Grams: La expectativa que traen los alumnos muchas veces es que el Instituto será como un campamento de jóvenes. Pronto se dan cuenta que tienen que esmerarse en el estudio y que el proceso de Dios con sus vidas es, como decía el Hno. Amaro Rodríguez, Director por varios años, “como el proceso de un río de Córdoba sobre las asperezas de las piedritas que van rodando en él. Los estudiantes se van puliendo el uno al otro.”

Aquí muchas veces se dan cuenta de la necesidad de ser sanados, de perdonar y de aspectos de su carácter que deben cambiar. Aprenden mucho acerca del señorío de Cristo sobre cada aspecto de sus vidas.

Algunos llegan con sueños insólitos que tienen que ser re-direccionados por Dios. Otros ven que los sueños que tenían en su primer año y que les parecían descabellados se van cumpliendo con el desarrollo de los tiempos de Dios en sus vidas.

Aquella graduada que ha permitido que Dios le enseñe o aquel graduado que se ha mantenido cerca de sus pastores y de su congregación encontrará que la unción del Espíritu Santo sobre su vida le abrirá camino de servicio y de ministerio.

A menudo se escuchan expresiones de nuestros estudiantes como las siguientes: “El Instituto para mí ha sido una transformación total. En cada área de mi vida”. “Es la Casa del Alfarero donde las asperezas de mi carácter fueron tratadas”. “En este lugar aprendí a perdonar a mi padre. Lo llamé por teléfono y se lo dije y se entregó a Cristo.”

W. Pérez: Muchos estudiantes no tienen muy en claro cuando ingresan cuál es el ministerio al que Dios les llama. Llegan obedeciendo un “llamado”. Nuestro trabajo mayormente es guiarles para que poco a poco puedan entender su sitio en la obra. Nuestra expectativa al egresar es que sean gente con mucho gozo de servir, con paz de los años pasados estudiando y sobre todo que egresen con deseos de seguir capacitándose en el futuro.

C. Villanueva: En general los alumnos ingresan con un fuerte llamado al ministerio cristiano, en las distintas formas del mismo. Algunos con un claro llamado pastoral o misionero; otros en el área de la música o docencia. Debemos reconocer que en general los alumnos mantienen el deseo de servir en una congregación, buscando un ministerio bi-vocacional. De allí que nuestras carreras docentes tengan aceptación, pues brindan un lugar de servicio en la congregación, en el campo secular y al mismo tiempo una salida laboral. Nuestro lema es: QUE TU VOCACIÓN SEA TU MINISTERIO.

 

¿Qué tipo de acciones lleva a cabo en el seminario para trastocar, en los alumnos, la idea de éxito en visión de servicio?

R. Grams: Entre los que predican en nuestros cultos devocionales o en las reuniones nocturnas o que participan en nuestros simposios o ministran en nuestros días de ayuno y oración, les presentamos modelos de servicio y disposición.

Es obligación de cada uno participar en la práctica ministerial en su congregación los fines de semana y en los tiempos entre trimestres de estudio. Además, les enseñamos el modelo de siervo-líder no solamente en las aulas de clase sino con la oportunidad semanal de realizar tareas de limpieza y mantenimiento en el Instituto.

Enfatizamos constantemente que aprendan a llevar adelante una vida devocional en la oración y en la Palabra, la cual les enseña la dependencia de Dios y a ser corregidos en su trayectoria.
Un sueño exitista se va transformando en un sueño de fe y de entrega al llamado. La realidad que resulta es una vida de servicio real y fructífero.

W. Pérez: No tomamos acciones en sí, sino -creo- hemos formado un plantel de profesores que son casi en su totalidad personas envueltas en ministerios de iglesia. Por tanto el concepto de siervo, de servir, e inculcar la capacidad de ser siervos unos a otros, de por sí se da por las características del cuerpo docente.

C. Villanueva: En el desarrollo integral del estudiante tratamos de fortalecer el llamado al servicio, brindándole las herramientas que lo habiliten para el desarrollo de su ministerio en los diferentes lugares que el Señor lo llama. Al mismo tiempo enfatizamos en las distintas maneras que son llamados a servir.

 

Participaron:

Rocky Grams
Director del I.B.R.P. (Instituto Bíblico Río de la Plata)
Licenciado en Teología
Maestría en Sociología y Liderazgo
Director Nacional de institutos de residencia de la UAD

 

Walter Perez Doglio
Rector del IBBA (Instituto Bíblico Buenos Aires)
Pastor en Vicente López (B)
Maestría en Divinidades
Maestría en Misionología
Doctorado en Ministerio y en Estudios Teológicos
Abogado

 

Carlos Villanueva
Rector del S.I.T.B. (Seminario Internacional Teológico Bautista)
Licenciado en Teología.
Doctor en Teología.

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: DEBATE, Edición 3 | Educación, entrega 5

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.