EL PASTOR Y SU RENOVACIÓN PERSONAL – Parte III: LA MENTE

| 15 abril, 2013

En mi primera entrega, al comentar sobre la necesidad de renovación, aclaré que nos enfocaríamos en la importancia del equilibrio de estas 4 áreas: cuerpo, mente, corazón y espíritu. Aclarando que es necesario el equilibrio entre todas, de forma que el desarrollo de una de estas áreas no desempareje las demás. Hoy veremos la renovación de la mente.

Cuando hablamos de la renovación personal, incluye la necesidad de mantener y desarrollar una mente aguda, receptible, enseñable y con la capacidad de pensar de manera crítica y constructiva.

Es el ruego de Pablo en Romanos 12:2; no conformar, no amoldar la mente a paradigmas inamovibles, sino transformarla por medio de la renovación del entendimiento. ¿Cómo renovamos la dimensión mental, intelectual? A través de 3 elementos básicos: leer, escribir y aprender constantemente.

Una mente renovada es mucho más que un diploma enmarcado, es una mente que puede concentrarse, sintetizar, crear, analizar, explorar, imaginar, etc. pero para ello se debe pagar un precio y no estar acostados en un diván, sofá, o en glorias pasadas.

El primer enfoque es simplemente leer, leer y leer
La lectura es para la mente, lo que el ejercicio es para el cuerpo.
Cuando hablamos de leer, no solo de leer las Escrituras, que deben ser nuestra principal fuente de lectura, sino también ejercitar la mente leyendo el periódico, en todos sus rubros: políticos, sociales, económicos, culturales, deportivos, chistes, del ámbito internacional, etc.
Leer clásicos literarios, antiguos y modernos, resolver crucigramas, jugar ajedrez, damas, resoluciones matemáticas, etc., en fin, todo aquello que pueda estimular y activar la “materia gris”.

El segundo enfoque es escribir, escribir y escribir
Esto implica no sólo escribir los bosquejos de nuestros sermones, sino escribir cuentos, poemas, canciones, un libro, artículos especiales para la congregación o para una revista, (como en este caso para “Cordialmente”, que me obliga a salir de mi zona de comodidad y su director me corre todas las semanas, para que le envíe el artículo, lo cual le estoy agradecido).

El tercer enfoque es aprender, aprender y aprender
El objetivo no debe ser solo obtener un título, sino nuevos aprendizajes, nuevas habilidades. Actualmente estoy cursando el Instituto de Educación Teológica por Extensión (IETE), Nivel Superior. Aunque hace mucho tiempo que enseño en institutos bíblicos, lo estoy haciendo, pues vi a mi esposa cursarlo y finalizarlo y notaba su esfuerzo y su progreso. Y en lo personal veía que era un sistema educativo que desconocía y que muchas materias eran nuevas, que nunca había cursado y otras conocidas, pero totalmente actualizadas.
¡Cómo me está costando! Pero sé que habrá resultados positivos, ya que la nueva experiencia la comparto con la congregación y con colegas, porque la mejor manera de aprender es compartir lo aprendido.

En mi última renovación del registro de conducir, cuando llegue al test psicológico, el examinador me preguntó a qué me dedicaba y le dije que era pastor evangélico, inmediatamente me puso el sello de aprobación y me hizo pasar al test siguiente.

Me llamó la atención y le pregunté porque me aprobó sin hacerme el test, él me respondió con una pregunta: “¿Ud. como pastor lee y escribe mucho?” Le contesté: “Y… si, es parte de mi trabajo…”. Entonces me dijo: “Es seguro que sus neuronas no están atrofiadas, sino activas y renovadas”.

A buen entendedor…

 

Mauricio Lestani
Pastor de la Iglesia en Tigre
Unión de las Asambleas de Dios

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 3 | Educación, entrega 7, Vida Pastoral

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.