EL PASTOR Y SU RENOVACIÓN PERSONAL | Parte V: EL ESPÍRITU

| 29 abril, 2013

Llegamos al final de las 4 áreas de la renovación personal. Comenzamos con el cuerpo, el envase; luego seguimos con el contenido, la mente, intelecto; tras ello hablamos del corazón, las emociones; para llegar finalmente al espíritu, el lugar más profundo de todo ser humano.

El espíritu, lo que primeramente necesita es “nacer de nuevo”, de lo contrario está “muerto en delitos y pecados”. Como dijo una famosa escritora: “en mi interior hay un lugar en donde vivo sola y es ahí donde se renuevan los manantiales que nunca se secan”.

El espíritu es un área muy privada e íntima de nuestras vidas y tiene un valor importantísimo. Una cita muy interesante dice: “los hombres y mujeres que vuelcan sus vidas a Dios descubrirán que El puede hacer mucho más con sus vidas que ellos mismos. El hará sus goces más profundos, expandirá su misión, agilizará sus mentes, animará sus almas, multiplicará sus bendiciones, aumentará sus oportunidades y derramará su paz sobre ellos”.

¿Cuál debería ser nuestra dieta espiritual? Es cierto que no es importante lo que entra en el cuerpo, pero si lo que entra en el espíritu.

Permítanme compartirles algunas experiencias personales para renovar el espíritu.

* Leer literatura y oír predicadores bibliocéntricas
* Contemplar un amanecer y/o una noche estrellada
* Mirar a los ojos a las personas
* Decir “por favor“ y “gracias“ con frecuencia
* Decir siempre la verdad
* En vez de criticar, elogiar
* Estar relacionados con amigos ministros espirituales
* Hacer una cosa a la vez y que lo urgente no desplace lo importante
* Disfrutar de la belleza y el descanso
* Desechar el odio y el rencor; hacen más daño al que lo siente que al otro
* Meditar, aquietarnos, serenarnos, respirar pausadamente en distintos momentos del día (5 a 10 minutos)
Seguramente la lista se podría ampliar muchísimo, juntándolas a las demandas básicas de “oración” y “lectura bíblica”.

En realidad somos un todo, una unidad y cada una de las cuatro áreas está interconectada con la otra. Cuando renovamos una de ellas, las otras son influenciadas. Somos como una casa de cuatro habitaciones: una físico, una mental, una emocional y una espiritual. Pero si no entramos a diario en cada una de ellas, aunque más no sea sólo para ventilarla, no seremos personas completas.

 

Mauricio Lestani
Pastor de la Iglesia en Tigre
Unión de las Asambleas de Dios

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 3 | Educación, entrega 9, PASTORAL, Vida Pastoral

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.