YIYE ÁVILA FUE TRANSPUESTO A LAS MANSIONES ETERNAS

| 1 julio, 2013

José Joaquín Ávila Portalatín, conocido como Yiye Ávila, partió con el Señor el pasado viernes 28 a la edad de 88 años. Su paso a la eternidad ocurrió mientras dormía en su residencia de Camuy, Puerto Rico, aproximadamente a las 9:30. Según explicó el diario Nuevo Día, de ese país: “Murió súbitamente. El hombre alcanzó millones de personas por su testimonio”. Yiye Avila llevaba 53 años sirviendo en su ministerio.

José Joaquín Ávila Portalatín (YIYE ÁVILA) 1925-2013

Comenzó su tarea ministerial tras abandonar la práctica deportiva. En sus inicios su mensaje fue confrontativo, no sólo contra el pecado, al que siempre atacó, sino en posturas que solían generar reacciones en el mundo evangélico. Pero usó la experiencia para no quedarse en posiciones de choques innecesarios y logró que su ministerio fuera aceptado por la mayoría de los pastores e Iglesias.

Luego de un prolongado ayuno de 41 días, el ministerio de Yiye Avila surgió con una manifestación potente del poder de Dios y las sanidades han sido una constante innegable de su ministerio. ¿Quién, que lo haya visto predicar, especialmente en sus primeros años, no recordará sus corridas hasta el final de la plataforma para terminar elevando su vista al Cielo con un “mi alma te alaba”? O recordar sus “alábalo porque vive”, clásico grito de alabanza no sólo suyo, sino de su pueblo dominicano.

Durante las últimas décadas se preocupó de insistir sobre el mensaje más importante de La Biblia, que lamentablemente se está olvidando mucho desde los púlpitos, nos referimos a sus predicaciones basados en la Vida Eterna, en un Cielo para ganar por fe y en un Infierno, que aunque molesto para nuestros mensajes, existe y que la persona debe evitar y nosotros los pastores advertir.

Tuvo una vida dura, más allá de la satisfacción de predicarle a miles, una de sus hijas fue asesinada a puñaladas por su marido y él, en un acto de inmensa capacidad de perdón, fue a visitarlo a la cárcel y a ministrarle. Otra de sus hijas falleció en un accidente automovilístico. Las penas, que seguramente marcaron su ser interior, no lograron menguar su pasión por predicar el evangelio de Cristo en todo el mundo.

Reconocido no solamente por la Iglesia del Señor, sino también por las autoridades civiles, el Senado de Puerto Rico bautizó, en 2012, uno de los salones del edificio con el nombre de Ávila, y según Tommy Figueroa, que preside el Ministerio Evangelístico de Yiye Avila, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, expresó sus condolencias tras su fallecimiento, destacando que eran amigos.

De distintas publicaciones y de las redes sociales, tomamos algunas frases, sin citar a sus autores por no tener el tiempo de solicitar su permiso:
“Coherente con su fe y su prédica, más allá de las diferencias que pueden existir en la familia de Dios. ¡¡¡UN EJEMPLO!!! Una lágrima y mucha alabanza por sus 88 años de vida”.
“El infierno no soportaba tus palabras. El pecado tus mensajes. Los tibios, tu fuego. Pero tu vida marcó el corazón de millones de personas que jamás te olvidarán”.

“Se fue un gran hombre de Dios, llegó a la patria celestial, seguramente lo habrán recibido muchos que aceptaron a Jesús en sus cruzadas que partieron antes que él con una gran sonrisa…”

“Yiye Avila partió con el Señor. ¿Qué vamos a recordar de él ahora? Sus prédicas… sus campañas… sus libros… Algunos hablarán de cuando llamaba al televisor “el cajón del diablo”, otros hablarán de sus programas en TV. No faltarán los que compararán los dos hechos para desacreditarlo. Muchos lo convertirán en una planilla de Excel: “x campañas, x almas, x países visitados”. Yo prefiero quedarme con un acontecimiento, el día que entró a la cárcel y le dijo a su yerno que le perdonaba que hubiera matado a su hija. Sólo un hecho, la muestra verdadera de su corazón de cristiano”.

“Bueno sería tomar su ejemplo de humildad y pasión por las almas!!!”

Ángel Rivera, secretario ejecutivo del Concilio de Iglesias de Puerto Rico, expresó el sentir ante el fallecimiento del reconocido evangelista. “Lamentamos su muerte. Yiye Ávila fue una figura destacada de la proclamación de la Palabra y en esta hora sabemos que el Cristo que él predicó durante su vida lo ha recibido. Él debe estar gozando de todo aquello maravilloso en lo que cual él creyó toda su vida y predicó. Enviamos palabras de consuelo y de paz profunda a su familiares, a sus hermanos del ministerio y todas aquellas personas allegadas a él”.

Yiye Avila no está en el Cielo, caminando por las calles de oro, como se suele escuchar con rapidez y sin mucho apego a la hermenéutica en los momentos del sepelio de un hijo de Dios, pero si está descansando. San Pablo escribiendo a los Tesalonicenses en 4:13-18 lo deja claramente indicado: “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”.

Un día no lejano Yiye Avila, como todos los que durmieron en Cristo, se levantará de la tumba y junto a quienes estén vivos y en el Señor, será arrebatado para entrar todos juntos en aquel lugar glorioso donde Cristo está preparando una morada.

La Codirección

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación o oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: DOSSIER de ACTUALIDAD, Edición 4 | Iglesia y Sociedad, entrega 9

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.