MARINA SILVA | el compromiso de una mujer de fe

| 22 julio, 2013

Maria Osmarina Marina Silva nació el 8 de febrero de 1958, en medio de un seringal (1), en la localidad de Breu Velho, Acre. A la edad de 16 años fue a Rio Branco, y fue alfabetizada por ex MOBRAL (2). Su primer trabajo fue como empleada doméstica. A los 26 años se graduó como profesora de Historia en la Universidad Federal de Acre.

Participó en las Comunidades Eclesiásticas de Base, de movimientos de barrio y el movimiento de los caucheros. En 1984 fue parte de la Fundación de la CUT (Central Única de Trabajadores del Brasil) en Acre. Chico Méndes (3) fue el primer coordinador de la entidad, siendo Marina la vice-coordinadora.

En 1988 fue la concejal más votada en Rio Branco, y en 1990 fue la representante del estado más votada. En 1994, a los 36 años, llegó a Brasilia como la Senadora más joven en la historia de la República del Brasil y la más votada entre los candidatos del estado brasileño de Acre. Tres años más tarde recibió homenajes por el programa de medio ambiente de las Naciones Unidas como una de las 25 mujeres seleccionadas alrededor del mundo para representar la acción para la vida en la tierra.

Fue reelecta senadora en 2002, triplicando la cantidad de votos obtenidos en la elección anterior. En 2007 la ONU le otorgó el premio “Campeones del mundo” por su lucha para proteger la selva amazónica, siendo también citada en una lista elaborada por el periódico británico The Guardian como una de “las 50 personas que pueden ayudar a salvar el planeta”.

José Ignacio Lula Da Silva la eligió en 2003 como ministra de Medio Ambiente al asumir el Gobierno del Brasil, cargo que ocupó hasta mayo de 2008, cuando decidió renunciar.

En 2008 fue honrada en San Francisco, California, con el premio otorgado por la red de acción de selva (RAN)-World Rainforest Award, en reconocimiento por su trabajo y su tremendo compromiso para proteger la Amazonia, y con el premio del duque de Edimburgo Conservation Medal Award, por su sobresaliente liderazgo en la creación de áreas protegidas en la selva, uno de los esfuerzos de conservación más ambiciosos realizados por sus incansables esfuerzos y compromiso por el Amazonas y sus habitantes. En 2009, la Sophie Foundation de Oslo, Noruega, le otorgó el premio Sofía, conferido a destacadas personalidades y organizaciones en las áreas de desarrollo sostenible para la preservación del medio ambiente. También en 2009 recibió el premio Príncipe Alberto II de Mónaco Foundation por la lucha contra los factores que producen el cambio climático, reconociendo su contribución por medio de los proyectos en el área de medio ambiente, acciones e iniciativas realizadas desde la perspectiva del desarrollo sostenible.

Dos biografías relatan su vida y ambas fueron lanzadas en 2002. Una de ellas en Brasil: “Marina Silva, fe y política”, de la colección de la editorial Salesiana; y la otra en EEUU: “Marina Silva: defendiendo las comunidades de la selva en Brasil”, que integraba parte de la colección: Mujeres cambiando el mundo, de la prensa feminista, de la Universidad de la ciudad de Nueva York.

Reconocida internacionalmente por promover la defensa del medio ambiente, Marina Silva fue candidata a la Presidencia de la República por el Partido Verde (PV), en 2010. Con casi el 20% de los votos válidos, que representa a más de 19 millones de votantes, cambió el escenario político de Brasil.

En 29 de agosto de 2012, Marina Silva fue nuevamente honrada durante la Ceremonia de Inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres, donde la presentaron como la “Campeona Mundial de la Tierra” por sus esfuerzos para desarrollar la paz mundial, teniendo el honor de ser una de las portadoras de la bandera olímpica.

En septiembre de 2012 recibió el Título de Miembro Honorario de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), del Congreso Mundial de Conservación, realizado en Jeju, Corea.

El contacto con los metales pesados en su adolescencia, cuando recolectaba caucho, minó severamente la salud de Marina. Buscó en EE.UU. los tratamientos médicos que le permitieran recuperarse y, en 1996, estuvo internada en una de las clínicas más modernas del mundo, donde le indicaron tomar la droga DMSA, advirtiendo por su precario estado de salud, que esta seguramente la mataría. Volvió a Brasil totalmente abatida, desalentada y sin fuerzas. Tal es así que pedía perdón en las reuniones del Senado por no poder ponerse de pie, para hablar.

Viajo a Santiago de Chile, durante un mes, para un tratamiento intermedio ya que sus riñones habían dejado prácticamente de funcionar. El tratamiento fue positivo y le dio un gran alivio momentáneo.

Al retornar a Brasil, debía alimentarse cada hora, dada su debilidad, sumado a un edema de glotis durante su último embarazo que casi la lleva a la muerte, más tres hepatitis, cinco malarias y un hígado tan débil que apenas soportaba pocas cantidades de las comidas más livianas.

La tristeza de casi no poder ver enlutaba aun más la vida de una gran lectora.

Volvió a su histórico médico, dado que por su historia clínica nadie arriesgaba un diagnóstico y menos proporcionarle algún tratamiento por ser el suyo un caso aparentemente sin solución. Con total sinceridad aquel profesional le dijo: “Senadora, usted necesita un milagro…”.

Sintió que aquella declaración era inconveniente porque aunque ella creía en milagros, no consideraba que estos pudieran ser para su persona, pues solo se le concedían a personas muy especiales, de las cuales ella no formaba parte. Aquel facultativo, el doctor Eduardo Gomes, sin consultarle, le dijo: “aguárdeme un momento…” y yendo hacia el teléfono, llamó a un misionero evangélico. Ella desconfiando de su médico, pensó que era un charlatán.

Sin embargo cuando quiso darse cuenta, estaba hablando por teléfono con el pastor Andrés. Este, sin preguntarle su nombre y mucho menos qué hacía, comenzó a orar. No lo hizo por su enfermedad sino por una persona muy enemiga de ella. Le describió que estaba en peligro de muerte a causa de una persona con determinadas características. La descripción fue tan perfecta que antes de colgar el teléfono, ella pronunció el nombre de la persona en cuestión, oriunda de Acre.

Aquella oración fue una señal indiscutible de Dios para ella.

Al día siguiente concurrió a la Campaña Evangelística en Brasilia, escondida de sus familiares y amigos. Ese mismo día recibió a Jesús como su Señor y Salvador. Después de este encuentro, frecuentó diariamente las reuniones de oración. Se ponía en la fila como uno más de los enfermos terminales que eran ungidos con aceite y bendecidos por los pastores.

Después de dos años de concurrir a aquella humilde iglesia de las afueras de Brasilia, fortalecida en la fe, el espíritu y el cuerpo, ENCONTRO AL DIOS DE LA BENDICIÓN.

En uno de aquellos cultos, tuvo una experiencia muy fuerte. El Espíritu Santo la tocó y en su mente se escribieron unas letras DMSA. Era la droga que le habían recomendado en EE.UU.

Agradecida y entusiasmada volvió al consultorio del doctor Eduardo Gomes, decidiendo entrar en aquel tratamiento; ya había recuperado peso, color y ánimo. Antes todo tratamiento era terrible y angustioso, pero esta vez tenía la certeza que venía de parte de Jesús, el Sanador.

Marina confiesa: “Cada vez que tengo la oportunidad de hablar de Jesús, solo digo: “EL ESTÁ A LA PUERTA Y LLAMA, es solo abrir el corazón. Es un encuentro que cambia la vida de las personas hasta la eternidad.”

La antropóloga Jane Vilas Boas, asesora de gabinete de Marina en Brasilia desde 1999, quien conocía a la Senadora de los tiempos en que ambas militaban en la izquierda del Movimiento Estudiantil de Acre, se conmovió al verla fuerte y vigorosa, llena de fe, a pesar de su delgadez.

Marina no tenía auto y no usaba el oficial para ciertas oportunidades. Fue cuando Jane comenzó a llevarla a las reuniones de oración y congregacionales.

La antropóloga veía esa multitud como algo diferente y fantástico para ser observado, hasta que un día, ella también tuvo un encuentro personal con Jesús y, hasta hoy, jamás se apartó.

Al día de hoy, más allá de sus convicciones y acciones políticas, ambas siguen llevando diferentes personas alrededor del mundo, a los pies del Señor.
Ambas asisten a la Iglesia de las Asambleas de Dios de Brasilia.

En las próximas entregas semanales de Cordialmente, estaremos publicando notas de la autoría de Marina Silva, una hermana llena de testimonio y de vida, que participa en la política y lucha por la conservación de nuestra tierra. Sin duda ella es una respuesta al gemido de la creación.

(1)    Seringal: bosque de árboles de caucho
(2)    MOBRAL: Movimiento Brasilero de Alfabetización, creado para generar mano de obra funcional a fin de abastecer el desarrollo económico del Brasil entre los años 1970-1975. Grandes educadores como Pablo Freyre se opusieron al carácter restrictivo del mismo, ya que las personas no eran educadas para la libertad, sino con el fin de satisfacer la demanda del mercado, una especie de esclavitud de límites amplios.
(3)    Chico Mendes: Francisco Alves Mendes Filho, nacido en 1944, fue recolector de caucho, sindicalista y activista ambiental brasilero, lucho pacíficamente contra la expansión de la tala de árboles en el Amazonas para extender los pastizales requeridos por los ganaderos. Recibió el premio Global 500 de la ONU y la Medalla por el medio ambiente de la organización Better World Society, ambos en 1987. Estos reconocimientos internacionales no pudieron impedir que el 22 de diciembre de 1988, frente a su casa, fuera brutalmente asesinado. Por la movilización de entidades religiosas, ambientalistas, sindicales y políticas, se realizó una investigación que determinó que los autores del crimen fueron Darly y Darcy Alves da Silva, condenados a 19 a­ños de prisión en 1990.

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Biografías, Edición 5 | LA CREACIÓN ANHELA, entrega 2

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.