JUSTICIA PARA JUANITO

| 29 julio, 2013

“Una América pobre con su pueblo trashumante, que pulula en los suburbios de las nuevas capitales, sin nada propio salvo su fuerza de trabajo, que construye sus refugios miserables trasmutando cajones, latas inservibles y todo arrojado por la sociedad burguesa como único medio disponible de su realidad cotidiana” declaraba Antonio Berni en 1968.

 Este es Juanito Laguna, un personaje salido de los pinceles del pintor argentino Antonio Berni.

Juanito es un niño que crece en los enormes basurales que la sociedad consumo produce. Sociedad que tanto incentiva el derroche, la ostentación, lo superfluo, el desperdicio. Sociedad que sólo sabe reducir las esperanzas, las expectativas, la inclusión y la igualdad pero nunca se atreve a reducir la basura y residuos que produce. Ella participa en la carrera desenfrenada en la que el tener supera al ser; el objeto prevalece sobre el sujeto y el Yo individual tiene una singular preponderancia sobre el Nosotros.

En este modelo, los presentes patrones de producción, extracción y utilización se mostraron insustentables de capacidad de reposición y regeneración de este pequeño, viejo y limitado planeta que ya no soporta un proyecto de explotación ilimitada.

En medio de latas vacías, chapas herrumbradas, comida desperdiciada ya agusanada, cartones, gomas, ruedas, botellas, latones, los cuales componen un paisaje oxidado, enmohecido y alquitranado, está él… y también es parte del paisaje. Sin embargo, el barrilete de este niño remonta vuelo, esperando que alguien en el mundo sepa atrapar sus sueños y le dé la posibilidad de hacerlos realidad.

Agrega Berni acerca de este arquetipo de niño explotado: “Juanito Laguna no pide limosna sino que reclama justicia, en consecuencia pone a la gente ante una disyuntiva: los cretinos le tendrán lástima y harán beneficencia con los Juanito Laguna, los hombres y mujeres de bien les harán justicia”.

Frente a estos niños pobres, marginados, explotados, separados, discriminados se levantan los Bienaventurados, los que tienen hambre y sed de justicia. Esos que se meten en las villas, en los subtes, en las esquinas, en las cárceles, en los correccionales y salen a buscarlos. Aquellos que siempre se preguntan: “¿Cuál es el futuro que hemos de dejar a las nuevas generaciones?”.

Esos que buscan nuevos valores, alimentan viejas esperanzas, abren nuevos rumbos y fomentan nuevos paradigmas. Aquellos que sienten ese llamado misterioso a buscar nuevos comienzos, los que tienen ojos para los que son diferentes, que tienen oídos para escuchar su música, sus canciones, sus tradiciones, sus relatos y sus tristes historias, sin reírse ni ridiculizarlos.

Aquellos que reparan la vida donde la misma se encuentre amenazada porque saben que tenemos una casa en común, tenemos un origen común y ciertamente un destino en común. Aquellos que son capaces de admitir que las diferencias son superficiales, porque la tierra que nos nutre y sustenta es una sola. Aquellos que reconocen al único soplo que atraviesa toda la existencia, el primer soplo divino, el cual confiere a todos los seres significado, sentido y vida. Un único soplo, una única alma, una misma esperanza. Aquellos que saben discernir la voz que habla en el interior y que nos convoca a la práctica del bien.

Aquellos que pueden pararse en frente de los Juanitos Lagunas y preguntarse: “¿Qué puedo hacer yo por el futuro de esta vida? ¿Dónde en el mirar de este niño termina la tierra y comienza el cielo?”. Estos son lo que sabrán atrapar los sueños y cazarán las utopías que vuelan con el barrilete de Juanito.

Esos hombre y mujeres que con gran valentía y coraje se siguen parando en la cima de la montaña y desde allí gritan y proclaman: “Bienaventurados los hombres” porque saben que siempre el eco eterno de esa montaña les responderá: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados”…. siempre el eco abierto por los siglos les responderá: “Por cuanto se lo hiciste a uno de estos pequeñitos a mí me lo hiciste”.

 

Mimi Agostino
Educadora en la Región 5
Distrito de Alte. Brown
Directora y Representante Legal del Instituo Educativo Vida Cristiana del mismo distrito

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Arte, CULTURA, Edición 5 | LA CREACIÓN ANHELA, entrega 3

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.