CREO EN EL PERDÓN DE LOS PECADOS II

| 23 diciembre, 2013

Esta declaración, interpretada incorrectamente, puede marcar la diferencia entre una vida en Cristo miserable o rica, en derrota o victoriosa.

El judaísmo, efectivizaba el perdón de los pecados por medio de constantes sacrificios.

El romanismo hizo copia fiel, a través del sacrificio de la misa.
Lutero se confesaba  y comulgaba, 3 veces al día, pues la carga que le producía la culpa por el pecado, era inextinguible.
La famosa frase, “por mi culpa, por mi grandísima culpa”, ha sido raíz del gran negocio de la religión y del psicoanálisis: la culpa.

¿En qué “perdón de pecados” creemos?

Pablo comenta este crucial asunto, demostrando que el perdón de los pecados ya había sido efectuado en forma total y suficiente en la obra de Cristo en la cruz.

De igual forma lo declara el autor de la carta a los Hebreos: “una vez y para siempre”.
Para quienes creen que esto incluye el perdón de los pecados pasados, presentes y futuros.

Pablo supo percibir la lucha constante de las 2 naturalezas y como resolverla sin sentirse un constate pecador.

“Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.”

Gálatas 5.17-24

Entendió que el pecado era más que una mala acción, que es una LEY, la del pecado y de la muerte, la cual solo podía ser combatida y anulada con otra LEY, la del Espíritu de vida en Cristo Jesús: “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.”  Romanos 8.2

En el libro de Efesios dice: “el que hurtaba no hurte mas”. No manda: “confiese, pida perdón ,…” o sea,  “no seas como el cocodrilo, que primero mastica y después llora “.

¡Deja de robar! o lo que sea, ¡por que eres nueva criatura!

La obra de Cristo tiene un alcance extraordinario; si carecemos de esta revelación, seremos como el romanismo y, aunque no tengamos “confesionarios”, cada fin de semana, nuestros altares se convierten en un “valle de lágrimas”, donde la gente pide perdón, llora  y “se renueva”, pasado lo cual, durante la semana, como el perro, vuelve a su vomito o como el puerco a revolcarse en el chiquero.

El libro de Hebreos nos revela los 4 pilares del Nuevo Pacto: vida, comunión, revelación y perdón. Todos ellos en plenitud.

“Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo; y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos. Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.” Hebreos 8.10-12

Basta de andar llorando por los rincones o de ser prisioneros de la culpa, el tema del pecado ya fue resuelto. La obra de Cristo consumada en nuestro favor y la nueva naturaleza que nos es dada, nos libra del pecado y de su práctica permanente.

Basta del círculo vicioso: “confesión, arrepentimiento y renovación”.
Tenemos el antídoto: ¡¡¡JESUCRISTO!!!
Si, creo en el perdón de los pecados.

 

 

Mauricio Lestani
Pastor de la Iglesia en Tigre
Unión de las Asambleas de Dios

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 7 | El Credo, entrega 8, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.