LA ACTITUD DE LA IGLESIA ANTE LA DIACONIA

| 24 febrero, 2014

La palabra diaconía significa servicio y ante esta interpretación surge la siguiente pregunta: ¿Cuál es la actitud de la Iglesia y la pastoral ante las necesidades de la gente?

Tuve la oportunidad de conversar con un dirigente guerrillero muy famoso y al tratar de evangelizarlo, me hizo esta pregunta: ¿Qué servicio social presta su iglesia a la gente necesitada?

Al contestarle cual era mi interpretación a esa pregunta, se me quedó mirando fijamente y me respondió: “Si la iglesia hiciera eso, con la gente que necesita, creo que no habría necesidad de una guerrilla”.

Esto me llevó a preguntarme: ¿Qué programas se desarrollan en las Iglesias para suplir las necesidades? Recordé entonces lo que dijo el Señor a sus discípulos ante la necesidad de una multitud que había venido a escucharlo predicar: “Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer” Mateo 14:16.

No hay duda que esto parece referirse a obra social con los hambrientos.

Ante la insistencia de la gente, de saber sobre la obra social, me lleva a pensar lo siguiente es: ¿sólo asistencialismo? ¿programas educativos? u ¿otra alternativa para hacer el bien a los necesitados? Creo que la necesidad es bien vasta, tanto que satisfacer estas tres preguntas no alcanzan a cumplir el verdadero cometido de lo que es hacer obra social.

Para hacerla de manera correcta debemos tener espíritu de servicio y socorro de cada región donde se practica. Nunca debemos olvidar que cada lugar y los tiempos imponen respuestas a necesidades específicas; y generalmente, cuando algunas se vuelven obsoletas, debemos reinventar soluciones para beneficio de la humanidad.

Aquí nuevamente surge otra pregunta: ¿qué alcance deben tener nuestros programas de servicio, socorro y desarrollo social? Nuestra respuesta puede variar de acuerdo a las necesidades de la comunidad que nos rodea.

No solamente debe prestarse a necesitados de cualquier índole. Existen gente que necesita de nuestro servicio en otras áreas; tales como gente adicta a cualquier vicio, sean drogas, alcohol, robo, sexo u otras carencias que el pecado ha creado para satisfacer la autodemanda por la insatisfacción humana.

Existe otro campo: Gente en situación de la calle; son quienes no tienen un techo donde cobijarse. También tenemos, en estos tiempos modernos, la famosa trata de personas para esclavizarlas en prostitución u otra conducta donde se prive de libertad a la persona que cae bajo estas garras.

Tenemos también a ancianos que muchas veces son desamparados por sus descendientes o por falta o ausencia de ellos y que, en ocasiones, se encuentran en el desamparo. Tenemos el caso de personas, especialmente mujeres, que han sido abandonadas y/o golpeadas. Otro caso que requiere la presencia de la iglesia para extender la mano en el servicio a la comunidad es la asistencia por violaciones de cualquier índole.

Existen otras muchas áreas donde la iglesia debe hacerse presente para extender su mano de socorro ante el que tiene hambre física o espiritual, que debe ser satisfecha por quienes han encontrado oportuno socorro.

Quiero terminar este artículo con la siguiente exhortación: el servicio social no debe hacerse de forma chantajista, esperando reciprocidad en la conversión de quien recibe tal ayuda, sino debemos servir porque es un mandato del Señor y sin ningún interés mezquino. No hay duda que se espera la conversión de la gente, pero prestar servicio al necesitado sin esperar nada de ellos, es predicar sin palabras.

 

Carlos Jiménez
Oriundo de Barranquilla, Colombia
Pastor y fundador de varias iglesias
Director del Instituto Bíblico Central
Superintendente y ejecutivo de las Asambleas de Dios en Bogotá, Colombia
Licenciado en Teología y en Educación Cristiana
Doctor en Filosofía y Letra de la Universidad Visión de Ramona, California
Escritor, evangelista y maestro en diferentes institutos bíblicos y seminarios
Fundador de la Comunidad Cristiana de Houston
Fundador de la Confraternidad de Ministerios Nuevo Pacto que reúne más de 500 ministerios en varios países de Latinoamérica, Europa, África y la India
Carlos Jiménez Ministries apoya la obra misionera para rehabilitar niños droga adictos, dándole hogar a huérfanos, y alcanzando adolescentes que viven en las calles de latino américa con la palabra y el amor de Dios.
Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 8 | Iglecrecimiento, entrega 8, Reflexiones

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.