LO QUE CUESTAN LOS SILENCIOS

| 24 febrero, 2014

Estos días estaba leyendo sobre Martin Niemöller y de cómo, junto con Dietrich Bonhoeffer y otros pastores protestantes, reaccionó contra el nazismo en 1933 cuando Hitler, en desarrollo de la política totalitaria de homogeneización, denominada oficialmente Gleichschaltung, impuso sobre las iglesias protestantes el “párrafo ario” (Arierparagraph), que excluiría de la iglesia a todo creyente con antepasados judíos.

Niemöller fundó entonces, junto con Dietrich Bonhoeffer, la Iglesia Confesante (Bekennende Kirche), que se opuso a la nazificación de las iglesias alemanas.

Aunque doctrinalmente propugnaba un neo-paganismo, el nazismo valoraba al cristianismo como religión nacional de los alemanes y se propuso subordinarlo al racismo. Con este propósito surgió en 1932 la organización de los Deutsche Christen (Cristianos Alemanes).

Una vez los nazis en el poder, una medida que impuso esta iglesia fue expulsar de sus filas a todo creyente bautizado pero con antepasados judíos. También excomulgaba a militantes de partidos u organizaciones anti-nazis.

Algunos pastores se unieron a la idea de la supremacía nazi pero otros reaccionaron frente a la barbarie y el exterminio que se estaba produciendo y se manifestaron con el peligro de perder su propia vida.

Realizaron una reunión en Barmen y los confesantes acordaron la llamada Declaración de Barmen, que rechazó específicamente la subordinación de la Iglesia al Estado y a las “doctrinas incorrectas” que pretendían subordinar a Cristo a los planes del poder humano. La declaración indica que la Iglesia “es sólo propiedad de Cristo, y vive y desea vivir únicamente de su aliento y de su dirección”.

La declaración de seis puntos colocaba el énfasis en pasajes bíblicos referidos a la alternativa entre seguir a Cristo o al Estado:
1. Jesucristo, como dice la Sagrada Escritura, es la Palabra de Dios que escuchamos, confiamos y obedecemos en la vida y en la muerte. Rechazamos la falsa la doctrina que pretende encontrar en otros acontecimientos o poderes la revelación de Dios. Juan 14:6 / Juan 10:1-9
2. Cristo nos redimió por voluntad de Dios y no puede ser sustituido en nuestra vida por ningún caballero o rango. 1ra Corintios 1:29-31
3. La Iglesia es una comunidad de hermanos unidos en el amor de Cristo y rechaza cualquier doctrina que pretenda que deje esta convicción para supeditar su mensaje a los vaivenes de la política. Efesios 4:14-16
4. La función de la Iglesia no es dominar sobre otros, sino practicar el servicio a todos los demás. Mateo 20:25-26
5. El Estado tiene un papel para asegurar bienestar, paz y justicia, y la Iglesia reconoce ese papel y llama a cumplir sus responsabilidades a gobernantes y gobernados, pero la Iglesia confía en la palabra de Dios que rige todas las cosas y no puede aceptar la doctrina falsa, según la cual el Estado es el único y total regulador de la vida, ni puede la Iglesia convertirse en una agencia del Estado. 1ra Pedro 2:17
6. Jesucristo nos acompaña hasta el fin del mundo (Mateo 28:20) y su palabra no puede ser encadenada. 2da Timoteo 2:9

En enero de 1946, los representantes de la Iglesia Confesante se reunieron en Frankfort para debatir su actitud en los tiempos de la dictadura y Niemöller subió al púlpito para pronunciar un sermón que después repetiría muchas veces. En la Semana Santa celebrada ese año en Kaiserslautern dijo entre otras cosas en su sermón titulado:

¿Qué hubiera dicho Jesucristo?
Sí, Hitler atacó a los comunistas, pero ¿no eran ateos y revolucionarios?
Y sí, aniquiló a los incapacitados y los enfermos, pero ¿no eran una carga para la sociedad?
Y claro, exterminar a los judíos era deplorable, pero los judíos no son cristianos, ¿verdad?
Y lo de los países ocupados era una lástima, pero por lo menos eso no ocurrió en Alemania ¿no es cierto?
Ninguna excusa justificaba todo eso.
No podemos negar la necesidad de expiación con la excusa de que “me habrían matado si hubiera hecho algo”.

Preferíamos mantener silencio. Está absolutamente claro que no somos inocentes y me pregunto una y otra vez: ¿qué habría pasado si en el año 1933 ó 1934, 14.000 pastores protestantes y todas las comunidades protestantes de Alemania hubieran defendido la verdad hasta la muerte? Si hubiéramos dicho: “No es correcto que Hermann Göring simplemente meta en campos de concentración a 100.000 comunistas para que mueran”. Puedo imaginar que tal vez 30.000 ó 40.000 cristianos protestantes habrían muerto, pero también puedo imaginar que habríamos salvado a 30 ó 40 millones de personas, porque eso es lo que el silencio nos costó.” Martin Niemöller

Ahora yo me pregunto cuánto cuestan los silencios, cuánto cuesta el silencio de la iglesia frente a las injusticias sociales, si yo estaría dispuesta a morir por amor a otros y en coherencia con lo que Cristo me ha enseñado… y tristemente no se qué contestarme.

 

Reyes Escobar Golderos
Diplomada CSTAD (Centro Superior de Teología de Asambleas de Dios de España)
Diplomada en Educación Social
Profesora de primaria
Pastora Iglesia Betel en Aragón

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación o oposición las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Archivo Documental, Edición 8 | Iglecrecimiento, entrega 8, TESTIMONIOS E HISTORIA

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.