QUERENCIA, CONCIENCIA DE MISIÓN

| 3 marzo, 2014

“No andés cambiando de cueva;
hacé las que hace el ratón:
conserváte en el rincón
en que empezó tu esistencia:
vaca que cambia querencia
se atrasa en la parición”

El diccionario define la querencia de la siguiente manera: f. Tendencia o inclinación de una persona o un animal hacia un lugar conocido.

Jesús, conocedor de su misión, jamás se dejó manejar por la opinión popular cuando quisieron hacerlo rey. Huyó siempre de la fama y el glamour religioso de la época, recordándonos a sus discípulos, a la gente y a nosotros el propósito para que vino.

El apóstol “PETISO” aconseja a su hijo Timoteo: “PALABRA FIEL Y DIGNA DE SER RECIBIDA POR TODOS QUE CRISTO JESUS VINO AL MUNDO A SALVAR A LOS PECADORES, DE LOS CUALES YO SOY EL PRIMERO”. Básicamente Pablo le recuerda a su joven discípulo, la misión y el propósito, en otras palabras, su consejo es: “no te apartes de esto, debes tener conciencia de tu misión”.

Entendiendo que si hubo una década nefasta, fue la de los ‘90, ya que Argentina, que vivía envuelta en campañas al aire libre, ganando las calles, los hospitales, encendida en pasión por las almas, dejó todo aquello para mirar para otro lado, encerrándose otra vez en templos consagrados. Pasivamente fueron sentándose para escuchar a gente que nunca echó fuera un demonio, no ganó un alma, no visitó un hospital, jamás levantó una iglesia. Aquellos teóricos cuya experiencia se reduce a escribir algo desde su oficina, sentados frente a una computadora, pero gracias al poder del glamour evangélico de congresos y reuniones estériles, se transformaron en los padres e interpretes del “avivamiento argentino”.

Esa moda de los lugares vip, que desespera a la gente haciéndoles sentir como un logro ser aceptados en esos círculos y estar con fulano o mengano.

Así se fue perdiendo nuestro propósito, el de JESUS: estar con la gente, el pueblo, entrar y salir por la misma puerta como el rey David.

Mirando otra querencia, otras modas, otros modelos, copiando otra visión, escapando al trabajo duro en la calle, que nos lleva a ganar alma por alma, amando a cada uno y pastoreando a cada uno con compromiso con ellos y sus necesidades, es decir, amar hasta el fin.

Creo que es hora de volver a nuestra querencia sino vamos a tardar en parir, y ARGENTINA clama por iglesias que tengan conciencia de misión, que no se dejen seducir por modas, modelos, ni fama, es decir por nada.

Trabajemos hoy, mañana y pasado por el avivamiento tan deseado que está por llegar como nunca antes. Que al arribar nos encuentre en medio de nuestro pueblo, de nuestra gente.

 

Alberto Ferrando
Pastor de la Unión de las Asambleas de Dios en La Rioja
Tiene bajo su tarea pastoral 6 congregaciones
Presbítero en el NOA

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: Avivamiento, Edición 8 | Iglecrecimiento, entrega 9, MINISTERIOS

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.