LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD | Aportes para entender sus raíces 1

| 17 marzo, 2014

La teología de la prosperidad es una de las expresiones del movimiento de fe en en que Kenyon, Hagin y Copeland han sido sus máximos exponentes. Además, esta teología ha sido complementada y potenciada por la corriente del llamado Pensamiento Positivo.

 

DEFINICIÓN:

La teología de la prosperidad es una corriente teológica que afirma que si se siguen ciertos principios, la obra expiatoria de Cristo garantiza, a todos los que creen, la sanidad divina, las riquezas de este mundo y la felicidad sin sufrimientos. Este movimiento, originado en Estados Unidos a principios del siglo XX, ha llegado a desarrollarse extensamente por todo el mundo, a pesar de ser considerado herético por una parte de las iglesias cristianas.

 

PRECURSORES:

La “Teología de la prosperidad” es una de las expresiones del llamado “Movimiento de fe”. Sus énfasis principales son el resultado de las distintas corrientes de pensamiento adoptadas por sus precursores. Aunque la mayoría de los involucrados en el “Movimiento de fe” reconocen a Kenneth Hagin como la persona que más ha influenciado sobre sus vidas, el verdadero padre de este movimiento ha sido E. W. Kenyon.

E. W. Kenyon (1867-1948) se convirtió durante su juventud y a la edad de 19 años predicó su primer sermón en la misma iglesia Metodista donde luego fue ordenado. A principios del siglo XX ya había dejado la iglesia Metodista y su ministerio estaba dedicado casi totalmente a la evangelización y a la enseñanza a través del Bethel Bible Institute que él mismo había fundado. En 1923 se trasladó hacia la costa oeste de Estados Unidos desarrollando su ministerio en California y Seattle. Fundó algunas iglesias vinculadas a grupos bautistas, aunque él mismo siempre desarrolló un ministerio interdenominacional.

Kenyon tuvo buenas relaciones con los pioneros del movimiento pentecostal, como Aimee Semple McPerson y predicó varias veces en sus iglesias. Kenyon nunca perteneció al movimiento pentecostal e incluso rechazaba algunas de sus doctrinas básicas, como la del hablar en lenguas. Sin embargo, su mensaje de fe y su pasión evangelística lo hacían aceptable en los círculos pentecostales. En la última etapa de su vida la influencia de Kenyon creció mediante la propagación de sus enseñanzas a través de su programa radial “Kenyon´s Church of the Air” y de la circulación del Kenyon´s Herald of Life.

Uno de los episodios más significativos en la vida de Kenyon fue su tiempo en Boston en la primera parte de los años 1890. Kenyon tenía una doble preocupación: por un lado le afligía el estado de la iglesia, entre otras cosas, porque no se veían en ella las señales y milagros de la iglesia primitiva. Por otro, le llamaba la atención ver muchos de esos milagros en ciertos cultos metafísicos.

Durante su estadía en Boston, tomó contacto con las enseñanzas de la escuela de oratoria Emerson. Allí conoció las ideas del denominado “Nuevo Pensamiento” y de la Ciencia Cristiana. Estos movimientos enseñaban que la verdadera realidad es espiritual y que lo que vemos físicamente es la consecuencia de la realidad espiritual. El ser humano tendría el poder para crear su propia realidad, sea esta buena o mala.

Un pensamiento positivo y una declaración verbal positiva podrían crear salud y riquezas; mientras que una actitud y declaración negativa podrían conducir a la pobreza y enfermedad. No es que Kenyon haya sido un propagador de cultos metafísicos pero indudablemente sus ideas fueron influenciadas en alguna medida por esas enseñanzas. Kenyon estaba plenamente convencido de que sus enseñanzas crearían una nueva raza humana a la que los demonios no afectarían, como tampoco las enfermedades o la pobreza.

Kenneth Hagin (1917-2003) es universalmente reconocido como el maestro y profeta del “Movimiento de fe”. Tuvo una niñez y adolescencia marcadas por la enfermedad. A los 16 años la situación de su corazón empeoró y quedó al borde de la muerte. En medio de esas circunstancias adversas tuvo algunas experiencias espirituales que marcaron su vida y ministerio. Según Hagin fue llevado tres veces al infierno y en la tercera oportunidad entregó su vida a Cristo. Otra experiencia tuvo que ver con una revelación sobre la interpretación del texto de Marcos 11:23-24. Esta revelación que le vino en dos partes, en 1934, decía que el principio que hace operable la fe es creer de todo corazón, confesar con la boca lo que se cree y recibir lo que hayamos confesado.

La segunda parte de la revelación lo llevaba a invertir la manera de esperar un milagro. En vez de mirar si el milagro se había producido para luego creer que se había realizado, ahora debía creer que el milagro ya estaba hecho (aunque no lo viera) para verlo luego realizado. Hagin da testimonio que, poniendo en práctica esta nueva revelación, recibió sanidad de su enfermedad incurable.

Hagin tuvo varias revelaciones y visiones de donde sacaba las enseñanzas para su ministerio. Su trasfondo eclesiástico era bautista pero atraído por la doctrina de la sanidad divina se acercó al movimiento pentecostal, recibió el bautismo en el Espíritu Santo y llegó a ser ordenado en las Asambleas de Dios. Tuvo contacto con los escritos de Kenyon e incorporó algunas de sus enseñanzas. Pero también recibió influencias del pentecostalismo a través del “Movimiento de las lluvias tardías” y de personas tales como John Macmillan, F. F. Bosworth, Smith Wigglesworth y otros.

Después de haberse movido por diez años (1939-1949) dentro del círculo de los evangelistas de sanidad divina de la posguerra, llegó a la conclusión de que su ministerio era el de profeta y maestro. Según Hagin, la unción para la enseñanza la recibió en 1943 y para ser profeta en 1949. Sus enseñanzas e influencia se esparcieron a través del programa radial que empezó en 1966, “Faith Seminar of the Air” y del “Rhema Bible Training Centre”, fundado en 1974 y que cuenta con cerca de 2.000 estudiantes por año, provenientes de todo el mundo y más de 10.000 graduados.

Kenneth Hagin Jr. es el que formalmente ha continuado con el ministerio de su padre, pero ha sido Kenneth Copeland el verdadero sucesor en el liderazgo del movimiento de fe. El mismo Kenneth Hagin lo había ungido para ese rol.

Su primer contacto con las enseñanzas de Hagin lo tuvo a través de unas grabaciones que recibió cuando era estudiante en la Oral Robert University. Su ministerio, Kenneth Copeland Ministries (KCM), tiene oficinas en varios países. Sus enseñanzas son irradiadas principalmente a través de su programa de televisión “Believer´s Voice of Victory”, que llega a más de 500 estaciones alrededor del mundo.

La teología de la prosperidad es una de las expresiones del movimiento de fe en el que Kenyon, Hagin y Copeland han sido sus máximos exponentes. Además, esta teología ha sido complementada y potenciada por la corriente del llamado Pensamiento Positivo. En las raíces del Pensamiento Positivo están las ideas de William James, uno de los ideólogos del pragmatismo americano.

James decía que los conceptos filosóficos debían evaluarse de acuerdo a sus consecuencias prácticas. Lo que él llamaba el “valor efectivo” de las ideas. Uno de los aportes más importantes de James fue la necesidad de creer para lograr los resultados. Norman Vincent Peale frecuentemente citaba las ideas de James, las cristianizó y popularizó. En su libro, The Power of Positive Thinking, citando a James, Peale decía: “lo que usted cree ayudará a crear los hechos”. Roberto Shuller, fundador y pastor de la Catedral de Cristal, fue un seguidor y propagador de las ideas de Peale, en cuanto a que el pensamiento positivo atrae las riquezas, el éxito, la salud y la felicidad.

[1] D.R. McConnel, A Different Gospel, Peabody, MS: Hendrickson Publisher, 1995, pp. 3-14.
2 E.W. Kenyon, The Bible in the Light of Our Redeption, Seattle: Kenyon´s Gospel Publishing Society, 1969,
pp. 262-263.
3 D.R.McConnel, Op. Cit. pp. 29-51.
4 E.W. Kenyon, Identification, Seattle: Kenyon´s Gospel Publishing Society, 1968, p 68.
5 K.E. Hagin, I Believe in Visions, Old Tampa, New Jersey: Fleming H. Revel, 1972, pp. 24-25.
6 Norman Vincent Peale, The Power of Positive Thinking, New York: Prentice Hall, 1952, p. 14.

BIBLIOGRAFÍA
Barnhart, Joe E. Prosperity Gospel: A New Folk Theology, in Robert Abelman and Stewart
M. Hoover, edit. Religious Television. Norwood, NJ: Ablex Publishing
Corporation, 1990.
Barron, Bruce. The Health and Wealth Gospel. Downers Grove, IL: Inter Varsity, 1987.
Capps, Charles. How to Have Faith in Your Faith. Tulsa: Harrison House, 1986.
Copeland, Gloria. God´s Will Is Prosperity. Tulsa: Harrison House, 1978.
Copeland, Kenneth. The Laws of Prosperity. Fort Worth, TX: K. Copeland Publications,
1974.
Fee, Gordon. The Disease of the Health and Wealth Gospels. Costa Mesa, CA: The Word for Today, 1979.
Hagin, Kenneth. The Believer´s Authority. Tulsa: Faith Library, 1985.
____________. Having Faith in Your Faith. Tulsa: Faith Library, 1980.
____________. Healing Belongs to Us. Tulsa: Faith Library, 1977.
____________. You Can Have What You Say. Tulsa: Faith Library, 1980.
Jones, David W. The Bankruptcy of the Prosperity Gospel: An Exercise in Biblical and Theological Ethics, 16, Fall 1998, p. 79-87.
Kenyon, E.W. The Blood Covenant. Seattle: Kenyon´s Gospel Publishing Society, 1969.
___________.The Two Kinds of Faith: Faith´s Secrets Revealed. Seattle: Kenyon´s Gospel Publishing Society,
1942.

Dr. José Norberto Saracco
Pastor Iglesia Buenas Nuevas
Rector y Fundador Instituto Teológico FIET
Master en Ciencias de la Religión. Universidad Nacional de Costa Rica
PhD Universidad de Birmingham, Inglaterra
Miembro del Consejo Académico del Programa Doctoral Latinoamericano.
Miembro del Consejo Consultivo del Comité de Lausana para la Evangelización Mundial
Miembro del Foro Cristiano Mundial

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 9 | Teología de la prosperidad, pobreza y Evangelio, entrega 1, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.