DÓNDE INVERTIR NUESTRA SIEMBRA 2 | METODOLOGÍA

| 24 marzo, 2014

La motivación de amor impulsa a los cristianos renacidos a dar para que ningún hermano padezca necesidad. Este motor que impulsó a la Iglesia del primer siglo debe potenciarnos a nosotros, que tenemos el Nuevo Testamento completo en nuestras manos y así, basados en la experiencia de nuestros hermanos primeros, poder establecer métodos que bendigan a todos los hermanos.

Muchos opinan que como los primitivos creían que el regreso de Cristo era inminente, debido a la gran tribulación y persecución apocalíptica que sufrían, la gente no tenía problemas en deshacerse de todo, total, el Señor ya venía: pero luego leemos que cuando se terminaron las entradas de la Iglesia en Jerusalén, quedaron todos pobres y necesitaron que las Iglesias nuevas gentiles les enviaran alimentos (Romanos 15:26, Gálatas 2:9-10); mientras tanto, este amor de los cristianos era un gran testimonio de fe al mundo (Hechos 2:47).

Quizá la metodología fue equivocada porque todos quedaron sin nada, pero el espíritu de amor y de interés de unos por otros no era equivocado. Si no copiamos el método de los primitivos creyentes, copiémonos de su motivación de amor.

Yo creo que la historia nos ha enseñado que no se trata simplemente de dar dinero a los pobres. En los países donde el gobierno comenzó a mantener a los pobres, redistribuyendo los bienes, el número de pobres aumentó, casi quedaron todos pobres porque para dar dinero a los pobres hay que sacarlo de los que tienen más, invierten y producen trabajos, pero eso no termina con la pobreza y crea dependencia.

Luego las entradas del gobierno no alcanzan para mantener a todos y el sistema se despedaza, como ocurrió en los países comunistas y aún en Europa. Debemos crear un sistema económico que logre que los creyentes pobres se ayuden a sí mismos a través de la educación y el trabajo decente, proveyéndoles las herramientas para que lleguen a ganarse su dinero con dignidad; las herramientas son educación y trabajo, lo cual a la vez elevará su estimación personal.

Los hombres y mujeres de negocios, profesionales y todos los que por su estudio y esfuerzo lograron una vida mejor y son miembros generosos de la Iglesia, deberían formar un grupo de pensadores y crear un sistema que motive a los jóvenes a seguir una carrera u oficio en escuelas comerciales, de ciencia o industriales, creando un banco donde se deposite una porción grande del presupuesto de la Iglesia, de los diezmos y ofrendas para becas y luego préstamos para proyectos que produzcan pequeños negocios, trabajo y que luego los beneficiados que tienen éxito devuelvan en cuotas razonables lo que se les prestó, para poder así seguir ayudando a otros.

Esto es lo que dio a entender el Señor con las parábolas de las minas y los talentos (Mateo 25:14-30; Lucas 19:12-26). La lección es: “El que tiene más porque sabe administrarlo le será dado más para que administre, pero el que tiene poco porque no sabe administrarlo, aún lo poco que le queda le será quitado antes que lo pierda también y se le dará al que tiene más porque sabrá administrarlo.”

Es un principio cristiano administrar bien el dinero, es decir, no malgastarlo en cosas superfluas, sino invirtiéndolo para producir más trabajos y elevar el nivel de vida general. Cada Iglesia debe erradicar la miseria de entre sus miembros, engendrando productores de riqueza que invertirán para crear más trabajos que engendrarán más productores que invertirán para seguir creando trabajos, etc. El dinero en movimiento produce trabajo, el dinero estancado no. El mismo Pablo no estaba de acuerdo con crear dependencia (1era de Tesalonicenses 4:11, 2da de Tesalonicenses 3:8-13, Hechos 18:3, 20:33-35, 1era de Timoteo 5:3-16, Efesios 4:28).

 

JUAN CARLOS ORTIZ
Reconocido conferencista internacional, ha predicado en los cinco continentes.
Graduado en el Instituto Bíblico Río de la Plata, donde también fue profesor.
Fue secretario de Tommy Hicks cuando el evangelista hizo la campaña en Buenos Aires.
Pastoreó la Iglesia de la calle Hidalgo.
Fue pastor de la congregación hispana en la Iglesia Catedral de Cristal en California (USA).
Autor de varios libros.
Condujo el programa televisivo “La hora de Poder” para Latinoamérica.
Condujo programas de radio.

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 9 | Teología de la prosperidad, pobreza y Evangelio, entrega 2, Teología del Sur

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.