BASTONES BLANCOS

| 7 abril, 2014

Íntimamente ligado con el tema propuesto por CORDIALMENTE para esta edición, un aluvión de informaciones sobre linchamientos e inseguridad nos sacuden y llaman a la toma de una posición impostergable.
La relación entre prosperidad y pobreza es antagónica pero, a su vez, son conceptos que se entrecruzan en el Evangelio.

Creo que ha llegado el momento de resplandecer, porque densas tinieblas cubren nuestra tierra obnubilando los pensamientos de una sociedad que ve nacer en su seno una violencia antes profetizada. (1)

El horror de la mal llamada “justicia por mano propia” divide a la opinión pública.

Según una encuesta realizada por la Consultura D’Alessio, el 31% calificó a los linchamientos como “brutales y condenables”, en tanto que el 29% opinó que “es la única forma de hacer justicia”.

Esto revela que existe una franja del 40% de personas sorprendidas por la violencia de uno y otro extremo de nuestra sociedad.

La gran pregunta es qué dice el Evangelio sobre esto y, quizás la más preocupante cuestión, es saber qué decimos nosotros desde la pastoral sobre esta realidad que atañe a nuestra gente.

Algunas voces proféticas, con muchos años de anticipación, se levantaron para anunciar la violencia que vendría procurando preparar a la grey para estos tiempos, sin embargo, todo es poco dada la magnitud del problema que polariza al 60% del pueblo.

Es muy difícil comprender las razones de la violencia perpetrada por la delincuencia cuando sufrimos su atroz impiedad, pero es vital reconsiderar sus causales.

Astutos como serpientes y mansos como palomas, debemos meditar en la realidad: quienes pregonan la violencia bajo el atuendo de la justicia, son los mismos que generan la mayor desigualdad social.

Prefieren cámaras de seguridad –con las que te vigilan a vos también– y represión a escuelas, salud y salarios VERDADERAMENTE dignos.

Amantes de la inflación, buscan ganar en una venta lo que deberían percibir comercializando miles de productos. Para qué producir más si encareciendo las mercancías se gana lo mismo reduciendo riesgos y con un menor costo.

La riqueza mal repartida es violencia en estado puro. Caldo de cultivo para toda delincuencia y abono para la violencia.

Víctimas de tal manipulación, vemos con estupor el reflejo que nos devuelve el espejo, pues LO PEOR QUE NOS PUEDE PASAR ES CONVERTIRNOS EN LO QUE DETESTAMOS.

Sin duda alguna, como reflexionara Mahatma Gandhi sobre las palabras de su admirado JESÚS: “Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego”.

Como si eso no bastara, los mismos que pregonan como única salida la “injusticia por mano propia” no dudarán en reprimir –como ya lo hicieron otrora– al pueblo indefenso que ellos incentivaron usándolo como un arma.

Experimento maquiavélico que ha desatado una cruel guerra de pobres contra pobres.

Si a esto le sumamos la acción nefasta de la droga, producida para exportación y consumo local, que deja entre nosotros su residuo asesino, “el paco”, padre de ejércitos de zombis con almas cautivas y listos para obedecer cualquier despiadada orden de violencia a cambio de unos fatales minutos de “placer”, el cuadro adquiere dimensiones dantescas.

La impunidad se multiplica cuando los narcotraficantes, quienes habitan en exclusivos barrios cerrados ribereños, salen de “shopping” por juzgados, fiscalías, comisarías, ministerios, legislaturas, el Congreso, ONGs e iglesias.

Es hora de resplandecer, de iluminar haciendo huir las tinieblas mediáticas, políticas, legales y represivas, de predicar las enseñanzas de JESÚS y desactivar al pueblo armado de furia y odio, el cual fue inoculado por quienes quieren llegar al poder destruyendo todo a su paso.

El Señor fue muy claro: “Sabéis que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo os digo: No recurráis a la violencia contra el que os haga daño.” (2)

Contra ella levantemos la bandera de la Justicia, la cual de no ser humana, será divina, pero siempre será.

El Evangelio es amor, libertad, igualdad, paz, salvación, redención y hermandad.

NO DEBEMOS BAJAR ESAS BANDERAS, NI SILENCIAR NUESTRA VOZ.

Prediquemos las palabras de María, aquella adolescente judía que miraba desde el antiguo testamento el nuevo amanecer proveniente desde su vientre:
Con la fuerza de su brazo destruyó los planes de los soberbios.
Derribó a los poderosos de sus tronos y encumbró a los humildes.
Llenó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías.
Se desveló por el pueblo… acordándose de mostrar misericordia, conforme a la promesa de valor eterno que hizo a nuestros antepasados…” (3)
Trabajemos por la solución a la causa de la delincuencia. Redimir vidas y desarmar a los impíos que anhelan provocar el caos, recordando que aquellos que hoy te azuzan, no dudarán en acusarte a vos si te transformás en un tropiezo para sus intenciones, sabedores que detrás de sus denuncias –ciertas o mentirosas– la turba espueleada hará el resto.

Hoy, más que nunca, debemos hacer uso de nuestras armas espirituales para deshacer las tinieblas y las obras macabras que ellas ocultan. (4)

El Evangelio es REDENCIÓN, SALVACIÓN y TRANSFORMACIÓN.

Liberémonos de las filosofías oscurantistas y prediquemos el poder de Dios que cambia la realidad, haciendo nueva a toda criatura que se acerca a JESÚS invocando su dulce nombre, como aquel ladrón, vecino en la cruz. (5)

El pasaje de Lucas capítulo 23 es un muestrario de nuestra sociedad. Allí encontramos a los agitadores que utilizan cualquier recurso social y mediático para adherir voluntades. Ellos pueden ser políticos o religiosos y se escudan bajo un disfraz hipócrita que oculta sus macabras intensiones. También, están quienes se dejan llevar y llegan a conformar una multitud enardecida. No faltan los carroñeros que se disputan las ropas del Maestro, ni los que se burlan o hacen escarnio como los soldados. El drama concluye cuando el pueblo, tras la luz provista por la victoria de la cruz, reconoce su error y se marcha golpeándose el pecho con dolor. Entretanto, habiendo dado su vida por justos e injustos, el Salvador yace muerto y triunfante.

Solo un grupo queda, solitario, vivo, pero alejado… Son sus discípulos que observaban todo a mucha distancia: Pero todos sus conocidos, y las mujeres que le habían seguido desde Galilea, estaban lejos mirando estas cosas.” (6)

Separación prudencial de los acontecimientos que condena a quienes la abrazan. Pecados de omisión, verdadera causa de condenación. (7)

Bastones blancos de una religiosidad ciega, que mucho dista de la sensibilidad espiritual que JESÚS anhela ver en su Iglesia.

El latir de Su corazón nos llama a bregar a favor de toda la sociedad. Dar educación, salud y justicia; cambiar leyes, aportar soluciones, denunciar delitos y atropellos, condenar magistrados, funcionarios, políticas y fuerzas de seguridad, cada vez que estos destruyan a nuestro pueblo. Nadie debe quedar excluido, todos son nuestra responsabilidad.

Sobre todo, prediquemos el Evangelio, fuente de amor y solidaridad en equidad.

 

 

TEXTOS BÍBLICOS

(1) Isaías 60.1-3 (RVC)
Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.
Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.
Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.

(2) Mateo 5.38-42 (TLA adaptada)
Sabéis que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo os digo: No recurráis a la violencia contra el que os haga daño. Al contrario, si alguno te abofetea en una mejilla, preséntale también la otra. Y al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica, cédele el manto. Y si alguno te fuerza a llevar una carga* a lo largo de un kilometro, llévasela durante dos. A quien te pida algo, dáselo; y a quien te ruegue que le hagas un préstamo, no le vuelvas la espalda.

(3) Lucas 1.46-56 (TLA adaptada)
Entonces dijo María: Todo mi ser ensalza al Señor.
Mi corazón está lleno de alegría a causa de Dios, mi Salvador, porque ha puesto sus ojos en mí que soy su humilde esclava.
De ahora en adelante todos me llamarán feliz, pues ha hecho maravillas conmigo aquel que es todopoderoso, aquel cuyo nombre es santo y que siempre tiene misericordia de aquellos que le honran.
Con la fuerza de su brazo destruyó los planes de los soberbios.
Derribó a los poderosos de sus tronos y encumbró a los humildes.
Llenó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías.
Se desveló por el pueblo… acordándose de mostrar misericordia, conforme a la promesa de valor eterno que hizo a nuestros antepasados…
María se quedó unos tres meses con Elisabet, y luego regresó a su casa.

(4) Hechos 13.6-12 (TLA)
Después atravesaron toda la isla y llegaron al puerto de Pafos. Allí encontraron a Barjesús, un judío que hacía brujerías y que, según decía, hablaba de parte de Dios.

Barjesús era amigo de Sergio Paulo, un hombre inteligente que era gobernador de Chipre.

Sergio Paulo mandó a llamar a Bernabé y a Saulo, pues tenía muchos deseos de oír el mensaje de Dios. Pero el brujo Barjesús, al que en griego lo llamaban Elimas, se puso frente a ellos para no dejarlos pasar, pues no quería que el gobernador los escuchara y creyera en el Señor Jesús.
Entonces Saulo, que también se llamaba Pablo y tenía el poder del Espíritu Santo, miró fijamente al brujo y le dijo: «Tú eres un hijo del diablo, un mentiroso y un malvado. A ti no te gusta hacer lo bueno. ¡Deja ya de mentir diciendo que hablas de parte de Dios! Ahora… te quedarás ciego por algún tiempo y no podrás ver la luz del sol.»

En ese mismo instante, Elimas sintió como si una nube oscura le hubiera cubierto los ojos, y se quedó completamente ciego. Andaba como perdido, buscando que alguien le diera la mano para guiarlo.
Al ver esto, el gobernador se quedó muy admirado de la enseñanza acerca del Señor Jesús, y en verdad creyó en él.

(5) Lucas 23.33-43 (TLA)
Cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», crucificaron a Jesús y a los dos criminales, uno a su derecha y otro a su izquierda. Jesús entonces decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.
Los soldados se repartieron las ropas de Jesús echándolas a suertes.
La gente estaba allí mirando, mientras las autoridades se burlaban de Jesús, diciendo:
Puesto que ha salvado a otros, que se salve a sí mismo si de veras es el Mesías, el elegido de Dios.
Los soldados también se burlaban de él: se acercaban para ofrecerle vinagre y le decían: Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.
Habían fijado un letrero por encima de su cabeza que decía: «Este es el rey de los judíos».
Uno de los criminales colgados a su lado lo insultaba, diciendo: ¿No eres tú el Mesías? ¡Pues sálvate a ti mismo y sálvanos a nosotros!
Pero el otro increpó a su compañero, diciéndole: ¿Es que no temes a Dios, tú que estás condenado al mismo castigo? Nosotros estamos pagando justamente los crímenes que hemos cometido, pero este no ha hecho nada malo. Y añadió: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas como rey.
Jesús le contestó: Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.

(6) Lucas 23.49

(7) Mateo 25.41-45 (TLA)
Luego les diré a los malvados: “¡Aléjense de mí! Lo único que pueden esperar de Dios es castigo. Váyanse al fuego que nunca se apaga, al fuego que Dios preparó para el diablo y sus ayudantes. Porque cuando tuve hambre, ustedes no me dieron de comer; cuando tuve sed, no me dieron de beber; cuando tuve que salir de mi país, ustedes no me recibieron en sus casas; cuando no tuve ropa, ustedes tampoco me dieron qué ponerme; cuando estuve enfermo y en la cárcel, no fueron a verme.”
Ellos me responderán: “Señor, nunca te vimos con hambre o con sed. Nunca supimos que tuviste que salir de tu país, ni te vimos sin ropa. Tampoco supimos que estuviste enfermo o en la cárcel. Por eso no te ayudamos.”
Entonces les contestaré: “Como ustedes no ayudaron ni a una de las personas menos importantes de este mundo, yo considero que tampoco me ayudaron a mí.”

 

 

 

Guillermo Prein
Pastor fundador del
Centro Cristiano Nueva Vida

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: DOSSIER de ACTUALIDAD, Edición 9 | Teología de la prosperidad, pobreza y Evangelio, entrega 4

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.