DIMENSIONES ÉTICAS | SANTIDAD Y FALSOS ÍDOLOS 1

| 21 abril, 2014

El Reverendo Joel Edwards, ha demostrado su compromiso con los pobres a lo largo de su vida y ministerio, por medio del cual ha actuado paralelamente en la Iglesia y en el campo social. Nacido en Kingston, Jamaica, se refiere a dicha tierra como el domicilio legal de Dios.

La siguiente es la primera parte de la exposición que dictara en la Consulta Global de Lausana sobre TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD, POBREZA y EL EVANGELIO, que fue realizada en Atibaia, Brasil en abril de 2014.
Agradecemos al Movimiento de Lausana el permiso para esta  publicación.

 

Herencia y héroes
Cuándo ingresé como estudiante de Teología en la Escuela Bíblica de Londres en 1972, entré en una shock cultural en el cual continúo. Lo que era, hasta ese momento, una sub-cultura resguardada de pentecostalismo clásico negro, se abrió a un mundo evangélico mucho más amplio que, ocasionalmente, parecía apóstata.

Era, de hecho, un proceso de re-educación. Gigantes teológicos que eran conocidos y venerados a lo largo del mundo evangélico eran extraños para mí. En cambio, algunos de los héroes que más me influenciaron, como A.A. Allen, Morris Cerullo and T.L. Osborne aparecían con frecuencia para condenarme. Hasta ese momento, mi peregrinación había estado cubriendo un campo amplio sin perder mi orientación pentecostal. 1

El viaje me llevó hasta el corazón del evangelicalismo británico, en 1988, donde servía desde hace 20 años. Como director de la Alianza Evangélica del Reino Unido, uno de mis momentos más difíciles fue presidir la expulsión de Morris Cerullo, Ministerio de Evangelización Mundial en 1996. El trauma derivó en una consulta teológica sobre el evangelio de la prosperidad y, subsecuentemente, a la publicación de Fe, Salud y Prosperidad2 en 2003, que fue referencia central en la preparación de esta presentación.

 

Similitudes y contradicciones evangélicas

Dada la estrecha relación entre creencia y práctica, al menos tener una leve idea de la premisa teológica del Movimiento de la Fe es inevitable. Y la dificultad es que “casi todo el Movimiento es evangélico”.3 Como sugiere Perriman, su éxito puede deberse, en parte, hasta el punto en que éste ha “abrazado ciertos elementos centrales de la verdad cristiana… que los evangélicos no han tomado seriamente”.4

De hecho, las bases de la fe para la Iglesia Universal del Reino de Dios del Reino Unido5 no lo excluyen de la membresía de la Alianza Evangélica.

A pesar de las similitudes entre el Evangelio de la Prosperidad y movimientos jóvenes de culto, también comparte raíces históricas con ministerios como el de George Müller, Keswick6 y los ideales santos/de buena fe/pentecostales.7

Además, el nexo Weberiano entre prosperidad y la ética de la obra protestante también ha sido aplicado a las raíces del Evangelio de la Prosperidad. En su estudio etnográfico del Movimiento de la Prosperidad y el uso de los medios de comunicación, en el contexto sueco, Simon Coleman sugiere que, “principios seculares de progreso han variado desde el calvinismo general a las doctrinas más arminianas,” para abrirle camino al positivismo, auto-afirmación del movimiento de la Prosperidad.8

La reflexión de Whitney Griswold sobre el famoso puritano americano Mather en el siglo 18 nos recuerda la relación entre la actitud de Mather con respecto a prosperar y servir a Dios. Coleman tiene razón en resaltar que la dicotomía de Mather entre “hacer el bien por otros” y “hacer el bien por uno mismo” es “la paradoja que penetra la ética del protestantismo,” como así también la dificultad en discernir entre “la utilidad social impersonal del hombre” y “su éxito económico individual.” 9

En su estudio etnográfico sobre la prosperidad, en el Evangelio de la Fe de Tanzania, Hasu también une a Weber y la ética protestante pero con una advertencia importante: que mientras el calvinismo no fuera consumista, en el escenario tanzanés,  la riqueza, elección y seguridad, estarían unidos de tal manera que “nacer de nuevo” significaría “el verdadero creyente tiene el derecho de tener salud y riqueza, y la posibilidad de consumir.”10

La ética de la prosperidad debería estar también ubicada en un contexto socio-eclesiástico. Está claro que el Movimiento de la Fe y su mensaje de prosperidad subsecuente fueron, en parte, una reacción al letargo espiritual de la iglesia de finales del siglo 19, desestabilizada por el racionalismo secular y perdiendo protagonismo por el Movimiento del Nuevo Pensamiento11. Con sus raíces en el pentecostalismo, el Movimiento de la Fe, comercializado para convertirse en el evangelio de la riqueza, se asignó a sí mismo la tarea de pasar de la “vía negra” de la fe a la “vía positiva”12 con su fe enraizada en la relectura del Nuevo Testamento y un Dios que actúa empíricamente en el mundo material.

Con esto en mente, quizás Mc Connell tiene razón al llamar al Evangelio de la Prosperidad como “material” y no como “herejía formal”13, el cual está pasando por una productiva y, también, peligrosa adolescencia teológica: una adolescencia plasmada por caprichos étnicos. En este punto, éste permanece comprometido como rasgo distintivo evangélico, mientras lidia con la dicotomía entre espíritu y hecho, fe y finanza. El horror es que busca hacerlo con una eclesiología miope y sin comprender teología histórica. Esto, junto con una escatología comprendida en sobremanera, tiene grandes implicaciones por su actitud hacia lo santo, su código de ética y su entendimiento sobre idolatría.

 

Santidad y Prosperidad

Un movimiento que ha emergido de las tradiciones santo/pentecostales de fines del siglo 19, comienzos del siglo 20, estará ocupado en lo moral y lo santo. Y, como Perriman nos recuerda, ha intentado unir justificación y prosperidad14.

En su estudio sobre el apóstol Guti de la Asamblea de Dios en Zimbawe, África (ZAOGA), David Maxwell ha demostrado, precisamente, esta dicotomía, particularmente, en el movimiento de África y Latinoamérica. Una vez salvo, el individuo es llevado a una comunidad pietista donde comienza una doble transformación: primero, renovar la “pureza interior” y, también, servir ante las necesidades de la iglesia dentro y fuera de la congregación. Esto implica estudios bíblicos, oración y disciplina. Los creyentes deben seguir un código ético, evitar las adicciones, infidelidad y deudas, llevándolos a un ambiente en donde el “nuevo hombre pentecostal se transforma en menos predador, más capaz de cuidar a los niños y al matrimonio.”15

En este aspecto, hasta la evidencia sugiere que la amplia corriente de prosperidad en las comunidades tiene un gran enriquecimiento activo de ministerios en los cuales los matrimonios son alentados a construir familias positivas. 16

En un sermón más reciente, el apóstol Guti dejó bien claro su opinión sobre la ética sexual. En la celebración de su cumpleaños número 90, su mensaje a los jóvenes pastores fue:

Deben tener a Dios, no solo las palabras de La Biblia. Deben tener a Dios. Le estoy diciendo a los siervos de Dios, que debemos buscar al Señor… debemos nacer de nuevo. Cuando has nacido de nuevo, tienes temor de tocar los pechos de una mujer. Tienes miedo de tocar a una mujer. Tienes miedo de tocar el dinero de la iglesia… Los siervos de Dios no deben rogar por dinero a la gente, debe predicar sobre el reino de Dios y el dinero vendrá. 17

En este breve extracto del sermón público de Guti, se puede ver el meollo de su teología práctica y ética.

En el contexto africano, Marxwell también centra la atención en el rechazo de aquellas tradiciones fuertemente relacionadas con las prácticas ancestrales, ritos y brujería.18 La prosperidad ofrece seguridad19 al desviar su apego a la pobreza y a vivir “al limite”.20

El pastor Enoch Adeboye, director general de una de las iglesias que más rápido ha crecido, la Iglesia Redimida Cristiana de Dios, ubicada en Nigeria, dirige iglesias en alrededor de 170 naciones. Adeboye promueve un prosperidad moderada con todos los accesorios del Evangelio de la Prosperidad, pero el concepto de santidad e integridad son el centro de su enseñanza.21

Durante una entrevista formal, él unió integridad y santidad a anti-corrupción:
Si tu objetivo número uno es el cielo, entonces tu objetivo número uno es la santidad… Si mostramos a las personas nuestra santidad, ellos verán que tu no puedes ser santo y corrupto al mismo tiempo.22

Pero el Movimiento de Prosperidad tiene un talón de Aquiles: una fe que mide su éxito de acuerdo a lo material, la salud, y la riqueza, nutre su propio fracaso ético. El “derecho a ser rico” ha creado un ambiente empresarial con poca responsabilidad, un gobierno pobre y métodos simplificados en lo que respecta a la ética financiera.23 En muchas instancias, ellos tienen un estatus caritativo, sin fin de lucro, mientras operan desde un comportamiento corporativo.

En un programa de noticias, que discutía acerca del acuerdo financiero confidencial seguido de las acusaciones por abuso sexual contra el Obispo Eddie Long, el comentarista dejó en claro que el dinero proveniente de los fondos de la iglesia era usado para pagar ese acuerdo porque “esa iglesia es del Obispo Long, él es el dueño.”24

También, transcendió que el Obispo Long fue uno de los seis líderes investigados por el senador Charles Grassley, en nombre del Comité de Investigación Financiera del Senado en el 2011, por el uso inapropiado de los fondos de la iglesia. El Obispo Long fue uno de los cuatro que no respondió a las recomendaciones en la rendición de cuentas. Recientemente, se dio a conocer que el Dr. Davi Yonggi Cho cometió fraude.24
Frecuentemente, se ha relacionado a predicadores prosperados con cargos de explotación, como el caso del Obispo brasilero Macedo, director internacional de UCKG.25

No se está sugiriendo que los predicadores de prosperidad son intrínsecamente menos morales que cualquier otra rama de la comunidad cristiana, pero lo que realmente nos importa tiene que ver con la falta de responsabilidad que los hace, a ellos y  a sus seguidores, más vulnerables.
Todo esto es de gran importancia cuando las comunidades de fe, en general, y las comunidades cristianas, en particular, se han convertido en parte de una creciente cultura de corrupción. Es una triste acusación que el “crimen eclesiástico” haya crecido en un estimado de 300.000 dólares en 1990 a 32.000 millones de dólares con predicciones de que llegará a 62.000 millones de dólares en 2025.26

Además, la ausencia aparente de “lecciones aprendidas” luego de su fracaso choca con la integridad pública que demanda La Biblia, como expresión de santidad interior.27 Sin embargo, es también probable que el triunfalismo del movimiento asociado con la “Escatología Realizada”, pueda tener una tendencia a neutralizar su retórica acerca del “pecado”, la santidad y la integridad financiera.

En el año 2000, Kennet E. Hagin publicó “El Toque de Midas” (The Midas Touch): un acercamiento bíblico hacia una economía equilibrada.28 Este estudio pretendía evadir el abuso y las falsas prácticas29  en el Movimiento de la Prosperidad, incluyendo la lista de prioridades de Hagin con respecto a las reuniones creadas para alentar la demostración de integridad en las reuniones en público.30 No  está claro, aún, cuál ha sido la influencia de este documento.

 

1 Joel Edwards, Lord Make Us One But Not All the Same: seeking unity in diversity, Hodder & Stoughton,
Great Britain, 1999)
2 Ed. Andrew Perriman, Health & Prosperity, a Report on ‘Word of Faith’ and ‘Positive Confession’) Theologies,
Paternoster Press, Cumbria 2003 p.x
3 D.R. McConnell, A 2 Different Gospel, A Historical and Biblical Analysis of the Modern Faith Movement)
Hendrickson, Massachusetts, 1988 p.19
4 Perriman op.cit., p.17
5 ver sitio web of UCKG UK http://www.uckg.org.au/about-us.aspx
6 Perriman op. cit., p.60
7 ibid p.76
8 Simon Coleman, All-Consuming Faith, Language, Material Culture and World Transformation among protestant
Evangelicals, Etnofoor, Jaarg 9, Nr 1 Words and Things (1996) p.33
9 Whitney Groswold, Three Puritans on Prosperity, The New England Quarterly, Vol. 7, No.3 (Sep., 1934) p.479
10 Päivi Hasu, World Bank & Heavenly Bank in Poverty & Prosperity:  The Case of Tanzanian Faith Gospel, Review
of African Political Economy, Vol. 33, No.110, Religion, Ideology & Conflict in Africa (Sep., 2006) p.680
11 McConnell op. cit., p.47-48
12 Perriman op. cit., p. 226-227
13 McConnell op. cit., p.20
14 Perriman op. cit., p.57
15 David Maxwell, Delivered from the Spirit of Poverty?: Pentecostalism. Prosperity and Modernity in Zimbabwe,
Journal of Religion in Africa, Vol.28, Fasc. 3 (Aug., 1998) p.353
16 ver sitio web UCKG UK http://www.uckg.org.au/about-us.aspx
17 ZAOGA Forward in Faith, Youtube 23 de octubre, 2013
18 Maxwell, op. cit., p.354
19 ibid p.366
20 ibid p.370
21El texto que más usa Adeboye es Heb 12:14
22 Entrevista, La Agenda de Jesús (The Jesus Agenda), parte 2 programa 3, junio 2011
23 Youtube 27 May 2011 /www.youtube.com/watch?v=NgRKahM3eDg
24 En febrero de 2014, David Yonggi Cho recibió una sentencia de tres años de prisión suspendida por cinco años
por la violación de la verdad y corrupción por la desviación de 21 millones de dólares.
También debió pagar multas por 4.7000 millones de dólares..
25 Alex Caudros, 25 de abril 2013, posted Global Economics, 4 May 2013
http://dialogueireland.wordpress.com/2013/05/04/uckg-edir-macedo-brazils-billionaire-bishop/
26 Todd M. Johnson, David B. Barrett, and Peter F. Crossing, “Status of Global Mission, 2010, in Context of 20th and
21st Centuries” published in the International Bulletin of Missionary Research, Vol. 34, No. 1 (January 2010), p. 34,
by the Overseas Ministries Study Center, New Haven, CT.
27 1 Tim.3:7
28 Kenneth E Hagin, The Midas Touch: A Balanced Approach to Balanced Prosperity,
Faith Library Publications, Tulsa, 2000
29 ibid p.115
30 ibid p.122
 
 

Joel Edwards
Nacido en Kingston Jamaica en 1951
Presidente internacional de la Alianza Evangélica Mundial
Presidente internacional de Micah Challenge (Desafío Miqueas)
Director de la Alianza Evangélica en el Reino Unido
Miembro de la Igualdad de la Comisión de los Derechos Humanos del Reino Unido
Canónigo honorario de la Catedral de San Pablo de Londres
A lo largo de su vida ha combinado el servicio a la Iglesia y para la sociedad en general
Doctor honoris causa en Teología de la Universidad San Andrés de Escocia y de la Escuela de Graduados del Caribe, Jamaica
 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 9 | Teología de la prosperidad, pobreza y Evangelio, entrega 6, Reflexiones

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.