INCLUSO EN ESTOS TIEMPOS | 2

| 9 junio, 2014

La historia susurra a oídos de atentos observadores la cruel realidad: mucho más importante que las banderas son los vientos que las alinean, sin importar su color, ni la vehemencia de quienes las portan.
La economía, la política, y aun las iglesias, son arrastradas por las corrientes de moda.
En medio del mar de estos tiempos turbulentos, nuestras velas necesitan el soplo del ESPÍRITU…

Corren años en los que el marxismo se propaga velozmente. No enloquecí, sé que los funerales del comunismo fueron hace 25 años, cuando murió aplastado bajo el muro de Berlín. Hablo de otro “marxismo”, no del de don Karl, sino de aquel parido por el genial y sarcástico Groucho (1), quien al presentarse, ironizaba la cultura de nuestros tiempos diciendo: Éstos son mis principios; si no le gustan, tengo otros”.

Así fue y así es, tan cruel como real; las personas, sin siquiera ruborizarse, se desdicen sin complejos, obviando lógicamente todo reconocimiento de errores.

En la subcultura evangelical se siguen sosteniendo mensajes y conceptos que nadie cumple, pero la religiosidad obliga a exaltados predicadores proclamarlos utilizando consignas de una moral idílica basada en tradiciones.

Santidad religiosa alejada de la enseñanza pura del Evangelio, que aplica iguales o similares demandas al pueblo, tales como las que los fariseos, sacerdotes e intérpretes de la ley imponían en los tiempos de JESÚS, razón por la cual, Él los fustigaba permanentemente.

Ajenos a las épicas batallas del Señor contra los religiosos de antaño, replican exigencias de moralinas cargadas de una cultura mentirosa y andrajosa por el paso del tiempo.

Nadando en este contaminado Riachuelo, descubrimos que tal como en aquellos días, sacralizan la usura en nombre de la prosperidad, al tiempo que justifican cualquier apetencia y práctica política tras el estandarte del Reino. Llegan al grado de ponderar las formas, actitudes y actividades romanas como un ejemplo a seguir, o las critican, pero las imitan.

Muchos viven como si JESÚS no fuera a volver, y esa es una de las señales más elocuentes de que estamos en días de principios de dolores.

Muchas son las banderas que se levantan a nuestro alrededor, todas ellas con convicciones propias de “La Groucho”. Una bandera puede significar lo contrario de lo que representó ayer, sin tener nada que ver con lo que simbolizará mañana.

El secreto es que el viento de la historia orienta a las banderas.

EN TIEMPOS DE VIENTOS CAMBIANTES, SABER DE DÓNDE SOPLAN,
ES VITAL PARA ENTENDER HACIA DÓNDE NOS DIRIGEN.

Algunas sinceras, otras oportunistas; todas ellas expresan un sentir, un pensamiento que identifica a quienes –conciente o inconcientemente– se encolumnan tras ellas.
Para entender a los pueblos es necesario descubrir la dirección de los vientos que soplan sobre ellos. 

AÚN SIENDO SIEMPRE LAS MISMAS, LAS BANDERAS ONDEAN EN DIFERENTE DIRECCIÓN DE ACUERDO A LOS VIENTOS QUE SOPLAN EN CADA MOMENTO.

“… para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo”. (2)

Tiempos de recios torbellinos de estratagemas de hombres, que direccionan impiadosamente las banderas, desconcertando e hiriendo mortalmente a quienes se cobijan bajo sus colores.

Por el poder mediático que ostentan, a las que se oponen, las deshilachan hasta deshacerlas.

Aunque la batalla arrecie y parezca imposible vencer por encontrarnos rodeados de insignias de colores ajenos, llega el momento que, frente al triunfo de quienes portan en sus puños milagros divinos, se arrían esas banderas impías.

“Y de miedo pasará su fortaleza, y sus príncipes, con pavor, dejarán sus banderas, dice Jehová, cuyo fuego está en Sion, y su horno en Jerusalén”. (3)

Debés tener cuidado bajo qué bandera te identificás y peleás.
No siempre quienes se muestran imponentes, como Egipto y Asiria, triunfarán por poderosos que parezcan. (4)

Analizá cuál es la dirección de sus vientos… ellos son tan importantes como los colores de las banderas.

Finalmente, recordá siempre:

ESTÁS BAJO BANDERA y SU BANDERA SOBRE TI ES AMOR.
Me llevó a la casa del banquete, y su bandera sobre mí fue amor”.  (5)

Vivimos “estos tiempos”, locos y confusos, en los cuales muchos levantan banderas multicolores, y otros, no menos numerosos, tienen trapos camaleónicos que cambian de colores según amerita la ocasión. Días en los cuales los profetas pueden predecir el cataclismo por la mañana, anunciar bonanza por la tarde y la gloria nocturna… todo sin siquiera sonrojarse. Una mentira tapa la otra y el pueblo camina desorientado en medio de la muerte, como en los tiempos de Jeremías. (6)

Ansiando vivir cada día tomados de la mano de JESÚS, y así, evitar distracciones de último momento, debemos poner nuestros ojos, pasión y fuerzas al servicio de la gente, enfocados especialmente en quienes de entre ellos sufren, ya que esa es la santidad verdadera. (7)

Vivimos en un mundo donde la gente tiene el corazón lleno de vacíos, y a nosotros, nos encomendó JESÚS la maravillosa tarea de auparlos, arropando sus almas heladas.

Debemos llevarlos del otro lado del cielo, donde brilla el sol de justicia.

En tanto podamos, influenciemos con nuestro ejemplo y palabra a los hombres, pero cuando estos insensibles arrasen a la manada, abramos la brecha de salvación a fuerza de milagros, aquellos prometidos por quien está con nosotros todos los días hasta el fin.

La sensibilidad de un poeta me ayuda a desatar el nudo de mi alma y así expresar mi oración cantada a JESÚS, en medio de estos fríos y frívolos tiempos, donde la indiferencia hacia el prójimo lacera el corazón y la impertinencia de modas y teologías apócrifas incitan a la masa del pueblo a creer y vivir en el individualismo, tan lejano de la ternura divina que todo da a aquel que sufre en esta vida:

“Incluso en estos tiempos triviales como un baile de disfraces, 
todos los días tienen unas horas, para gritar al filo de la aurora, la falta que me haces.”
(8)

 

(1) Julius Henry Marx, conocido artísticamente como Groucho Marx  (1890-1977)
Actor, humorista y escritor estadounidense, integrante de los famosos hermanos Marx.
(2) Efesios 4.14-15 (RV1960)
(3) Isaías 31.9 (RV1960)
(4) Isaías 31 (RV1960)
¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos; y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son valientes; y no miran al Santo de Israel, ni buscan a Jehová!
Pero él también es sabio, y traerá el mal, y no retirará sus palabras. Se levantará, pues, contra la casa de los malignos, y contra el auxilio de los que hacen iniquidad.
Y los egipcios hombres son, y no Dios; y sus caballos carne, y no espíritu; de manera que al extender Jehová su mano, caerá el ayudador y caerá el ayudado, y todos ellos desfallecerán a una.
Porque Jehová me dijo a mí de esta manera: Como el león y el cachorro de león ruge sobre la presa, y si se reúne cuadrilla de pastores contra él, no lo espantarán sus voces, ni se acobardará por el tropel de ellos; así Jehová de los ejércitos descenderá a pelear sobre el monte de Sion, y sobre su collado. Como las aves que vuelan, así amparará Jehová de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, preservando y salvando.
Volved a aquel contra quien se rebelaron profundamente los hijos de Israel. Porque en aquel día arrojará el hombre sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que para vosotros han hecho vuestras manos pecadoras.
Entonces caerá Asiria por espada no de varón, y la consumirá espada no de hombre; y huirá de la presencia de la espada, y sus jóvenes serán tributarios.
Y de miedo pasará su fortaleza, y sus príncipes, con pavor, dejarán sus banderas, dice Jehová, cuyo fuego está en Sion, y su horno en Jerusalén.
Y de miedo pasará su fortaleza, y sus príncipes, con pavor, dejarán sus banderas, dice Jehová, cuyo fuego está en Sion, y su horno en Jerusalén.
(5) Cantares 2.4 (RV1960)
(6) Jeremías 14.18 (RV1960)
Si salgo al campo, he aquí muertos a espada; y si entro en la ciudad, he aquí enfermos de hambre;
porque tanto el profeta como el sacerdote anduvieron vagando en la tierra, y no entendieron.
(7) Mateo 25.31-46 (NVI)
Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras. Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.” Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”
Luego dirá a los que estén a su izquierda: “Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber; fui forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa, y no me vistieron; estuve enfermo y en la cárcel, y no me atendieron.” Ellos también le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, o como forastero, o necesitado de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?” Él les responderá: “Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí.” Aquéllos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.
(8) Joaquín Sabina, “Incluso en estos tiempos”

 

 
Guillermo Prein
Pastor Fundador del
Centro Cristiano Nueva Vida

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 10 | Estos tiempos, Editorial, entrega 6

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.