OPACADOS VII. LUCAS NUNCA FUE APÓSTOL.

| 16 junio, 2014

Curiosamente, cada vez que me ha tocado enseñar, no son pocas las personas que creen que Lucas fue un apóstol. Seguramente para los estudiosos confundir a Lucas con uno de los doce es de una ingenuidad abismante. Sin embargo, muchos se confunden creyendo que el escritor del tercer evangelio tuvo que ser algo más que un simple creyente.

Y digo simple, porque en una sociedad tan acostumbrada a los títulos, puede ser que nos parezca raro que alguien tan importante y famoso, nunca haya ostentado un lugar para sobre salir como: profeta, maestro, pastor u apóstol. Nos parece extraño, pero es así, Lucas fue tan sólo eso: un hombre, un griego, un seguidor de Jesús.

La labor de este evangelista es tan significativa que su huella quedó marcada para siempre. Es el único de los escritores del Nuevo Testamento que realiza un prólogo antes de comenzar su obra. Lucas fue, sin duda, un hombre muy preparado, de amplia cultura universal. Conocedor de las técnicas retóricas de su tiempo. A pesar de que existieron muchos testimonios sobre quién era Jesús, él se empeñó en elevar su evangelio a una obra literaria, para que no tan sólo fuera entendida por los judíos y cristianos del primer siglo, sino también por los griegos cultos y filósofos de la época.

En este sentido, como dice Cristian Cabrera: “Precisamente el cristianismo es la novedad que surge más allá del judaísmo y Lucas es una versión de este proceso. El autor de este evangelio tiene una formación universal que le permite ponerse al servicio de la vocación universal del mensaje del Mesías Jesús”. En otras palabras, su desconocida personalidad y privación de cargo no fueron un impedimento para que este griego se pusiera al favor del mensaje de salvación que él entendía como una nueva oportunidad para la historia humana.

La salvación, para Lucas, era la recuperación de la totalidad de la persona. Un nuevo comienzo; una nueva oportunidad que había llegado con Jesús. Salvación para Lucas es igualmente salud para el mundo.

¿Qué tan importante fueron los cargos o títulos para los primeros cristianos?

Los cargos que encontramos en la iglesia del primer siglo son posteriores a la muerte de Cristo. Y, probablemente, se crearon con el fin de dar orden a las primeras comunidades. Con esto quiero decir que los títulos no fueron inventados para el abuso de poder, el control o la marginación.

Jesús, por el contrario, ofrece un camino distinto al de su época. Él rehusó ser llamado Mesías, puesto que él hallaba descanso en la humildad y no en la capacidad de autoimponerse por creer ser alguien.

Todos los títulos que recibió Jesús fueron, justamente, porque él representaba esa imagen. Fue llamado Mesías porque la calidad de su enseñanza era tan cautivadora que la gente vio en él una cualidad de Dios, de profeta, de enviado. Jesús fue llamado Señor porque ese nombre representaba la voz de un líder. El kyrios era para los romanos el representante máximo. Sin duda, los seguidores de Jesús deseaban tener un kyrios no como el que existía en aquellos días, sino alguien amoroso, pacífico y conciliador. Alguien que se pusiera al favor de la paz y no de la violencia.

La novedad del cristianismo radicaba, precisamente en esto, un grupo de personas totalmente conmocionadas por el mensaje de un hombre humilde que cautivó los corazones de aquellos creyentes cansados de las cargas que ponía la religión. Cansados de los títulos que sólo estaban reservados para algunos. En ese sentido, los primeros seguidores de Jesús entendieron que el evangelio tenía la capacidad de dotar a personas comunes y corrientes, preparados y no tan preparados.

¿Hasta qué punto estamos dispuestos a aportar, al evangelio, desde la vereda del anonimato? ¿Qué lecciones nos deja Lucas para la realidad de la iglesia actual?

Cualquiera sea tu respuesta, te animo a que perseveres en el amplio campo de Dios. Si de algo estoy convencido es que el evangelio avanzó gracias a todas esas personas que en sus contextos más cotidianos supieron trasmitir la acción del evangelio.

 

 

 

FED CARE
Graduado en años recientes en el Instituto Bíblico Río de la Plata
(El autor de esta nota es también periodista televisivo, por razones contractuales debió firmar con un seudónimo y, también debido a ello, no podemos mostrar su fotografía).

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Biografías, Edición 10 | Estos tiempos, entrega 7, TESTIMONIOS E HISTORIA

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.