OPACADOS VIII. APOLOS, DISPUESTO A APRENDER

| 23 junio, 2014

Muy a menudo, al momento de hacer nuestro devocional, de compartir una reflexión o de preparar un sermón, frecuentamos historias de personajes o citas conocidas y renombradas de las Sagradas Escrituras que nos resultan más “cómodas” para nuestra madurez, o mejores adaptadas para el mensaje que deseamos transmitir.

Suele ocurrir entonces, que pasamos por alto enseñanzas profundas que encontramos en algún rinconcito, empolvado quizás, de cierto capítulo de la Biblia.

En esta ocasión, quiero recordar a un  ilustre personaje, llamado “Apolos”. Su historia la encontramos en solo cinco versículos del capítulo 18 del libro de los Hechos, además de otras dos o tres menciones en 1º Corintios y Tito.

Apolos era un judío natural de Alejandría. Destaquemos que ésta era una popular ciudad cosmopolita, la más importante de Egipto y la segunda del Imperio Romano, con peculiaridades griegas, judaicas y orientales. A la par, era un centro de estudios superiores, con diferentes corrientes de pensamiento, incluyendo la biblioteca más renombrada de la época.

Es en aquí donde se lleva a cabo la traducción del Antiguo Testamento al griego (la versión Septuaginta).

El lugar de procedencia de Apolos nos ayuda a comprender algunas de sus cualidades: varón elocuente, poderoso en las Escrituras (conocedor recóndito del A.T.), de espíritu fervoroso, diligente, excelente en la retórica, expresando el mensaje con claridad, reforzando con arte lo que como judío había aprendido de las Escrituras.

Sin embargo, los dones y la devoción que poseía, tenía una gran deficiencia: solamente había sido instruido en el bautismo de Juan, y lo que este había anunciado referente a Jesús, es decir, que aún no estaba informado acerca de su misterio, ni había tenido un encuentro con el Espíritu del Pentecostés.

No obstante fue asistido en Éfeso por el  matrimonio de Aquila y Priscila, quienes lo encaminaron “más exactamente” en el camino de Dios.

Este episodio nos deja ver algo acerca de su carácter, justamente con el de estar dispuesto a aprender y recibir instrucciones de “dos fabricantes de tiendas” colaboradores de Pablo, revelando su gran humildad. Apolos, el varón elocuente, el poderoso en las Escrituras, necesitaba conocer al Maestro y no vaciló en sentarse a los pies de este matrimonio para conocerlo. Sin dudas la instrucción oportuna que recibió de ellos, trajo un giro que lo cambiaría por el resto de su vida.

Trasladando este suceso en la vida de Apolos, a nuestra realidad, la pregunta sería: ¿cuántos de nosotros somos lo suficientemente maduros espiritualmente como para estar dispuestos a recibir la corrección? Realmente, ¿contamos con la humildad característica en la vida de Apolos, para aceptar que estamos viviendo un cristianismo parcial, y reconocer que necesitamos aprender “exactamente” el camino que Dios quiere que andemos? ¿Estamos dispuestos a ocupar el segundo o el último lugar en la carrera de los héroes de la fe a fin de que Cristo sea el único exaltado?

Aún más profundo, como lo dijo el apóstol Pablo en Filipenses 2:3, ¿consideramos a los demás como superiores a nosotros mismos?

No nos incumbe cuantos versos de un capítulo haya ocupado la historia de Apolos, ni a cuantos logró llegar con el evangelio de la cruz, ni tampoco cuantas veces “regó” sobre la semilla plantada (1º Corintios 3:6). Lo que nos interesa para este tiempo es tener en claro que el conocimiento académico, nuestra compresión de la Escrituras y aún los dones más espirituales que pueda tener, son en vano a menos que nos orienten hacia Jesús.

Es tiempo de volver nuestra mirada hacia el autor y consumador de nuestra fe, para asirnos nuevamente de Él y ascender a un nivel más alto.

 

JORGELINA GROSS
Graduada en años recientes en el Instituto Bíblico Río de la Plata
Actualmente estudia Psicología.
Colabora con misioneros brasileños en la Iglesia Bautista para Universitarios “Generación Joven”, en la ciudad de Posadas, Misiones.

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos  expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Biografías, Edición 10 | Estos tiempos, entrega 8, TESTIMONIOS E HISTORIA

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.