OPACADOS X. UN TAL ANANÍAS

| 7 julio, 2014

La historia testifica de las grandes cosas hechas por hombres de Dios. Tanto en la Biblia como en nuestra actualidad, hay quienes han llegado al reconocimiento, a ser destacados por proezas de fe o por alcanzar en el nombre del Señor cosas que nadie logró. Ellos son los que una y otra vez aparecen en los relatos de nuestros sermones, en fotos publicitando congresos, en las páginas de un libro.

Pero en esta ocasión quiero que nos centremos en un tremendo hombre que fue eclipsado por un ministerio mucho más llamativo. Su nombre: Ananías, quien recibió un llamado urgente de parte de nuestro Dios, que lo convertiría en una pieza clave en la tarea de formar un mensajero de Cristo a las naciones (Hechos 9:10).

No existen muchos datos sobre Ananías y en algunos casos los libros apenas mencionan este discípulo de Damasco, aun cuando Pablo hace referencia de él en Hechos 22:12 dice: “Vino a verme un tal Ananías”. Sabemos que este adjetivo aplicado a un nombre propio, da a entender que aquella persona es poco conocida de quienes escuchan, Ananías un perfecto desconocido para el “ranking” del momento.

Este “tal Ananías” se asemeja a muchos a creyentes rectos y piadosos que desarrollan tareas que no son vistas, muchos de ellos pasan desapercibidos por los pasillos de nuestros auditorios e iglesias, pero son indispensables para que la obra de Cristo avance en la tierra, quizás desconocidos para muchos hombres pero bien identificados por nuestro Señor, tanto que el sello de su Espíritu los ha etiquetado con el mayor de los títulos, el de “Hijos de Dios”, debemos entender que la tarea que nos fue encomendada es sumamente importante porque es designio del Cielo. Llevar adelante obedientemente la tarea que Él nos dio, sea cual sea y bajo cualquier precio, nos hará verdaderamente exitosos.

Lo que sí sabemos de este misterioso hombre del libro de los Hechos es que sus oídos estaban habituados a oír al Señor, a reconocer su voz, es por eso que su respuesta fue: “Heme aquí, Señor”. También que era un hombre lleno del Espíritu de Dios y ejercía los dones espirituales con destreza. Algunos escritores lo identifican como uno de los setenta discípulos enviados por Jesús en el Evangelio de Lucas (Lucas 10:1).

Su renuencia y temor fueron desarticulados por la insistencia de la palabra y por el peso del mensaje revelado. Era el momento de salir de las recónditas sombras y brillar dejando una estela en la historia, toda su trayectoria, trabajo y devoción lo habilitó para que desde su anonimato pudiera iniciar en el evangelio de Jesucristo a uno de los hombres más importantes del Nuevo Testamento (Hechos 9:15).

Ananías no boicoteó a este nuevo creyente de Cristo, él no limitó su mensaje ni se condicionó a la hora de adoctrinar al conocido Saulo de Tarso. Contrario a lo que pasa muchas veces cuando llegan creyentes en formación a nuestras manos o iglesias que auguran un futuro brillante o “atentan” contra nuestro ministerio es donde por temor de ser opacados terminamos apocándolos nosotros y limitándolos tanto que se termina abortando el propósito de vida que hay en ellos; que Dios nos permita tener la sentida paternidad de Ananías al recibir a este varón con humildad, restaurándolo y alineándolo al propósito de Dios para su vida, sin temor de ser desplazado y sin entrar en una competencia desleal y desmedida.

El entendió su misión, colaborar con un plan mayor, formar parte de un diseño real y divino, es por eso que podríamos decir que Ananías, aunque no muy conocido, tiene un lugar de honor en la historia sagrada y con un derecho especial a la gratitud de todos los que de una u otra manera experimentaron la gracia que aporta la vida y obra del apóstol Pablo.

 

 

Mauro Tacalli
Graduado en años recientes del Instituto Bíblico Rio de la Plata
Pastor de la Iglesia “Redil de Cristo” de las ciudades de Las Rosas y Serodino, Provincia de Santa Fe
Profesor de IBE
Cofundador de Ministerio Juvenil “Uno en Jesús”

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Biografías, Edición 10 | Estos tiempos, entrega 10

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.