GANAR ESTE PARTIDO

| 14 julio, 2014

El enemigo puede hacer mucho, pero cuando estamos preparados, fracasa.
TODO DEPENDE DE NOSOTROS.
¿Hablamos de fútbol?

Escribo esta nota antes del partido que enfrentará a Alemania y Argentina en la final del Campeonato Mundial de Fútbol Brasil 2014.

En realidad, estoy adaptando la breve postilla que publique en mi página de Facebook antes de la semifinal, que con el mayor fervor patriótico, jugamos contra Holanda.

En ella, expuse el pasaje bíblico que disfruté en mi devocional aquella mañana del 9 de julio, el cual creo tiene un enorme valor profético para nuestro país y nuestra región en estos días.

Hablé de un tema que nada tiene que ver con el balompié en medio de la vorágine mundialista, y me sorprendí que más de 85 mil personas leyeran la nota y más de 113 mil hablaran de ella, pues obviamente no era el “trending topic” (1) del momento.

Curiosamente, el martes 8 por la tarde, tuvimos un Culto de Milagros y mini recital de Himnos en nuestra comunidad. Este comenzó retrasado por la demora en el arribo de los hermanos. Una vez terminada la fatídica semifinal en la que Alemania le ganó a Brasil por 7 a 1, la multitud llegó con más deseos de cantar “Brasil decime que se siente…” que de entonar “Gloria, gloria, aleluya”… De todas maneras, en breves instantes, entraron en clima y disfrutamos una reunión sensacional, reconociendo nuestras pasiones, liberados de hipocresías religiosas y, a su vez, dejando de lado todo fanatismo futbolero para abrazarnos a la persona de JESÚS.

¡Qué decir del día miércoles! Tras la cátedra de puro estilo “académico” de Mascherano y el sabor y aroma “doblemente albiceleste” de ese “Chiquito” Romero, que impregnó el ambiente con la fragancia de felicidad, por momentos empañada por pestilentes agoreros que tenían “infernales agüeros” para nuestro porvenir.

Somos pueblo, por eso, lloramos y reímos, disfrutamos y nos ofuscamos, gastamos bromas y las aceptamos. Hablamos un mismo dialecto, nos comprendemos por medio de esos silencios que nos caracterizan, gestos que no necesitan explicaciones, porque como dijera Ortega y Gasset: “los pueblos se reconocen por los sobreentendidos”.

También, tenemos clara nuestra identidad como hijos de Dios, transformados por medio de la renovación de nuestro entendimiento (2), para no ser llevados por doquier viento de doctrina (3), o “trending topic” mediático que pretenda idiotizarnos arreando la manada para el lado que les convenga.

Por eso, estamos aprendiendo a tomarnos recreos para hablar de Messi y de Sabella, llorar de emoción, gritar con bronca y festejar con alegría, sin dejar de volver a hablar de cuestiones que no terminan con el pitazo final del siempre injusto referí bombero…

No conformándonos a este mundo, sus temas y distracciones, debemos renovarnos en el Espíritu Santo para poder comprender cuál es la perfecta voluntad de Dios a cada paso (2), buscando su nítida voz en medio de la multitud de graznidos de cuervos, buitres y pájaros de mal agüero.

Quiero compartir aquel pasaje de mi devocional, significativamente leído en el “Día de la Independencia”, que espero te bendiga. Notarás que el hijo de Amós habla como si viera nuestra geografía de “ríos anchos” y de una “patria grande” que parece no fronteras. Además, habla de contadores que nos cobran mucho dinero y ejércitos de lenguajes extraños, asegurando que estos jamás volverán a navegar nuestros ríos, pues los mástiles de sus grandes navíos, que parecen tan sólidos, tambalearán preanunciando la caída de su pabellón.

Aclara que, para ver al Rey Salvador, debemos ser un pueblo santo, honesto, amador de la verdad, que no realiza trueques nefastos ni crímenes horrorosos y ni siquiera habla de las maldades que otros cometen… Esto implica un cambio de identidad que solo puede provenir de un encuentro con Cristo Jesús, una verdadera conversión y transformación que nos debe alentar a redoblar el evangelismo, dentro y fuera de nuestros templos. Debemos convertir primeramente nuestros púlpitos infectados de prédicas justificadoras de “legales doctrinas egoístas” que incentivan la “prosperidad” a toda costa… razón por la cual, fácil les es comprender y defender a usureros.

Recuerdo a Ezequiel, el hijo del hombre –apelativo con el que me identifico absolutamente, máxime después de que Jesús lo escogiera para sí–, lo siento tan cercano a nuestros días y nuestro tiempo, cuando habla de velos y vendas mágicas dispuestos para embaucar al pueblo, entristeciendo con mentiras enroscadas en sutiles y suaves velos que ensordecen y ciegan las cabezas y vendas que atan las manos. Dios nos librará de ellos. (4)

Por eso:
¡¡¡VAMOS ARGENTINA!!!
¡¡¡CON EL PUEBLO DE JESÚS Y LA PASTORAL COMPROMETIDA!!!
¡¡¡VAMOS ARRIBA LOS SUDACAS!!!
¡¡¡UNIDOS EN LA PATRIA GRANDE!!!

MI PROMETIDO DEVOCIONAL

“Sólo vivirá segura la gente que es honesta y siempre dice la verdad, la que no se enriquece a costa de los demás, la que no acepta regalos a cambio de hacer favores, la que no se presta a cometer un crimen, ¡la que ni siquiera se fija en la maldad que otros cometen!
Esa gente tendrá como refugio una fortaleza hecha de rocas; siempre tendrá pan, y jamás le faltará agua.

Veremos al Rey en todo su esplendor; veremos un país tan grande que parecerá no tener fronteras.

Y cuando se pongan a pensar en el miedo que sentían, dirán: ¿Y dónde han quedado los que nos cobraban los impuestos?
¿Dónde están los contadores que nos cobraban tanto dinero?

Ya no volverán a ver a ese pueblo tan violento, que hablaba un idioma tan difícil y enredado que nadie podía entender.

Fíjense el templo y nuestra ciudades: ¡allí celebraremos nuestras fiestas!
Será un lugar tan seguro como una carpa bien plantada, con estacas bien clavadas y cuerdas que no se rompen.
¡Allí Dios mostrará su poder!

Tendremos ríos muy anchos, pero los barcos enemigos no podrán pasar por allí.

Dios es nuestro Juez y nuestro Rey.
¡Nuestro Dios nos salvará!

Las naves de los poderosos tienen flojas las cuerdas, su mástil tambalea y no sostiene su bandera.
Sus enemigos, y hasta los cojos, les quitan todas sus riquezas.

Dios perdonará nuestros pecados.
Ninguno de ellos volverá a decir: ‘Siento que me muero’.”
Isaías 33. 15-24 (TLA adaptada)

 

(1) Trending topic: Tendencia o tema del momento. Frases más repetidas en un momento concreto en la red social Twitter
(2) Romanos 12.1-2 (RV1960)
Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 
No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.  
(3) Efesios 4.14 (RV1960)
…para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error…  
(4) Ezequiel 13.20-23 (RV1960)
Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra vuestras vendas mágicas, con que cazáis las almas al vuelo; yo las libraré de vuestras manos, y soltaré para que vuelen como aves las almas que vosotras cazáis volando. 
Romperé asimismo vuestros velos mágicos, y libraré a mi pueblo de vuestra mano, y no estarán más como presa en vuestra mano; y sabréis que yo soy Jehová. 
Por cuanto entristecisteis con mentiras el corazón del justo, al cual yo no entristecí, y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, infundiéndole ánimo, por tanto, no veréis más visión vana, ni practicaréis más adivinación; y libraré mi pueblo de vuestra mano, y sabréis que yo soy Jehová.
  
 
Guillermo Prein
Pastor fundador del Centro Cristiano Nueva Vida

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: DOSSIER de ACTUALIDAD, Edición 11 | Distracciones Riesgosas, entrega 1

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.