UNOS Y OTROS

| 14 julio, 2014

Una combinación de palabras muy común, que aparece en La Biblia, es “Unos” y “Otros”, con todas las variables de posibilidad de relación entre ambos términos. Esa composición de mixtura de ambos vocablos, nos señala que el Espíritu Santo, al inspirar “La Palabra”, lo hizo dejando bien asentada la idea de correlación e intercambio entre los integrantes del Cuerpo de Cristo, constituidos como su Iglesia.

Todos sabemos que la exageración de una verdad, se transforma en una mentira, situación empeorada porque al partir de una verdad, a esa mentira se la alimenta con muchas argumentaciones difíciles de presentarles oposición. En nuestro caso específico, cuando a una verdad bíblica la llevamos a la exageración, las pruebas que se presentan son versículos, por ende Palabra de Dios.

Claro que en esas circunstancias quedan muchísimos otros versículos desperdigados alrededor, los que adrede, o inconscientemente, se ha ignorado.

Dentro de esas exageraciones, cuya estructura denunciamos en el párrafo anterior, está la del individualismo. La misma lleva a suponer que podemos vivir nuestra vida cristiana en soledad o, en el caso de los pastores, la podemos vivir en medio de un “Cuerpo (Iglesia)” constituida alrededor de nosotros y en la que, aunque teóricamente todo gira alrededor de Cristo, nuestras posturas y opiniones ocupan un lugar cuasi mesiánico.

Y es entonces que aparece una larga serie de versículos donde se cita la idea de “unos y otros”, en la que “ni los unos, ni los otros”, tienen prioridad, sino que la verdad escritural lleva a la obligación de la aceptación de la pluralidad y diversidad.

Esto mantiene la estructura bíblica de que, todos los salvados por la fe en la sangre de Cristo, formamos un Cuerpo y que nos necesitamos mutuamente. Idea esta que incluye y, simultáneamente, trasciende a la Iglesia local y mucho más a las denominaciones. Ese “Unos y Otros”, incorpora ideas de comprensión, aceptación, consideración, respeto, acompañamiento, tolerancia, humildad, compañerismo, reconocimiento, dependencia y tantos valores más que resaltan al todo por sobre el individuo.

La enseñanza de “morir al yo” que aparece constantemente en la hermenéutica cristiana, soslaya la idea de incorporar esta tesitura, dejando de lado los personalismos, para aceptar a los “Unos” o a los “Otros”, léxicos de tan amplia cobertura que nos dejan muy mal parados al intentar insistir en el aislamiento.

Durante la presente edición de Cordialmente, que Dios mediante se extenderá lunes a lunes hasta el último de agosto, hemos pedido a jóvenes, recientemente graduados del Instituto Bíblico Río de la Plata, que analicen, a la luz del texto sagrado y divinamente inspirado, varias de las alternativas de los “Unos y los Otros”, considerando que seguramente de sus escritos, extraigamos rhemas de Dios para aplicar a nuestros criterios personales; pensando que no sólo los tomemos para aplicar a la enseñanza y, por ende obligatoriedad, de los que están bajo nuestro pastorado, sino que las asimilemos a nuestra estructura personal.

Es así que tendremos una serie de notas sucesivas, que bajo el título de esta, nos irá presentando las diversas formas que va apareciendo el concepto de los “Unos y los Otros” en el Libro de los Libros.

Si lo logramos, seguramente, nuestra vida espiritual y nuestro ministerio se enriquecerán con experiencias espirituales que, aunque nos lleven a perder parte de nuestra trascendencia personal, permitan que nuestra vida se consuma más para la Gloria del que nos llamó a servirle.

Codirección

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 11 | Distracciones Riesgosas, entrega 1, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.