EL CONCILIO MUNDIAL DE IGLESIAS Y EL MOVIMIENTO ECUMÉNICO I

| 28 julio, 2014

Extraído de la web de el CMI

Historia y logros del Concilio Mundial de Iglesias y el Movimiento Ecuménico 

El movimiento ecuménico moderno se inició a finales del siglo XIX y comienzos del XX, cuando los cristianos empezaron a orar y trabajar juntos trascendiendo las fronteras denominacionales. Para el final de la década de 1920, se habían formado varios movimientos pioneros empeñados en llevar adelante la causa de la unidad de la iglesia en todo el mundo.

En 1937, líderes de iglesias acordaron establecer un Consejo Mundial de Iglesias, pero el estallido de la segunda guerra mundial hizo que se retrasara su organización oficial hasta agosto de 1948, cuando representantes de 147 iglesias se reunieron en Ámsterdam para constituir el CMI.

Desde entonces, se ha adherido al CMI un número creciente de iglesias de todos los continentes en esta búsqueda de la unidad cristiana. Se han construido nuevos puentes sobre antiguos abismos que separaban a los creyentes.

Entre las iglesias miembros del CMI figuran hoy a casi todas las iglesias ortodoxas del mundo, la mayoría de las denominaciones de tradiciones históricas de la reforma protestante como las anglicana, bautista, luterana, metodista y reformada, y una amplia representación de iglesias unidas e independientes.

El cuerpo eclesial más grande del mundo, la Iglesia Católica Romana, no es miembro del CMI, pero ha trabajado junto con el Consejo durante más de cuatro decenios y envía representantes a todas las principales conferencias del CMI, así como a las reuniones del Comité Central y a las asambleas. El Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos nombra 12 representantes en la Comisión de Fe y Constitución del CMI y coopera con el CMI en la preparación de materiales para que las congregaciones y parroquias locales los utilicen cada año durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

El objetivo del Consejo Mundial de Iglesias no es crear una “superiglesia” mundial, ni estilos normalizados de culto, sino, más bien, profundizar la hermandad de las iglesias y comunidades cristianas para que puedan ver, unas en otras, las expresiones auténticas de la “iglesia una, santa, católica y apostólica”. Ésta es la base para unirse en una confesión común de la fe apostólica, cooperar en los esfuerzos de misión y servicio humano y, cuando sea posible, compartir los sacramentos. Todos estos actos de comunidad dan testimonio de la declaración fundacional del CMI de que el Señor Jesucristo es “Dios y Salvador según el testimonio de las Escrituras”.

El Movimiento Ecuménico estimula a cooperar y compartir, y propicia el testimonio y la acción en común de las iglesias. Trata de renovar la iglesia mediante actividades y redes entre miembros del clero y laicos, especialmente mujeres y jóvenes. Busca la unidad visible, no como un fin en sí mismo, sino para dar un testimonio fidedigno “para que el mundo crea”, y para la sanidad de la comunidad humana y la integridad de toda la creación de Dios.

Aunque participa en otras formas de cooperación y diálogo entre religiones y culturas a nivel internacional, el Movimiento Ecuménico está arraigado en la vida de las iglesias. Y aunque su ámbito es mundial (oikoumene significa “toda la tierra habitada”), está particularmente interesado en el ser y la vida verdaderos de la iglesia como comunidad sin exclusiones, en cada lugar y en todos los lugares.


www.oikoumene.org/es

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 11 | Distracciones Riesgosas, entrega 3, MINISTERIOS, Servicios

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.