SALUDOS

| 28 julio, 2014

Como te habrá sucedido, a mí también me pasó. El día del amigo/a envié saludos y recibí varios que me llenaron de alegría pero uno me sacudió, venía de mi amigo en Gaza. Mientras me escribía pasó un enorme tanque frente a su casa, todo se sacudió, me cuenta que pensó en Goliat pero, recordó, aquel gigante era filisteo.

No es el primer tanque que pasa, han sido varios y pisan fuerte, también me dice que escupen fuego y no son fuegos artificiales. Muere gente sin atención médica, las manos de médicos, enfermeros y voluntarios no alcanzan. Falta agua, hay cortes de luz constantemente, cuesta conseguir alimentos, lo que sobra es el miedo… hay mucho miedo por todos lados.

Mi amigo es maestro, no le toquen un niño, su vocación la lleva por todos lados, dentro y fuera de la escuela. Me cuenta que ha visto decenas de niños heridos y que sabe que muchos han muerto, eso lo destruye por dentro como tantas otras formas de salvaje violencia. Me dice que supo de tres jovencitos judíos que fueron secuestrados y muertos, salieron de su casa y nunca volvieron. Me cuenta muchas otras cosas horribles que no quiero reproducir porque ustedes las pueden leer en los diarios del mundo. Podemos resumir la situación en una sola palabra: masacre.

Es curioso dice mi amigo y hace referencia a la antigua ley del Talión, “ojo por ojo, diente por diente” y me comenta que la ley del Talión ha quedado chica, por tres muertes se han matado cientos de personas, sin contar otros daños. Aquella ley tan vieja era más humana que esta nueva ley de la muerte. Me hace otra observación interesante…  durante el sábado se ha matado mucha gente, que eleva la suma a varios cientos. Solo señala el hecho, no hace comentarios al respecto para no ser imprudente.

Mi amigo me pide ayuda pero al mismo tiempo reconoce que la situación no permite que lleguen elementos que puedan aliviar en algo la situación. Sabe que un organismo de las Naciones Unidas se reunió urgentemente por el avión de Malaysia Airlines derribado por un misil donde murió mucha gente… ¿y nosotros? se pregunta, en verdad es un gran pacifista enamorado de la justicia y la paz.

Yo no estuve nunca en Gaza, conocí a mi amigo en Mendoza, en la Escuela Dominical de la Iglesia Metodista en esa ciudad hace muchos años. Hoy está viviendo y sufriendo en carne propia la situación en Gaza. Es judío, pero palestino de nacimiento, nació en un pueblito llamado Belén, los que mucho saben, dicen que nació en un lugar muy humilde, un pesebre, no había lugar para él en el mesón.

Francamente su mensaje me partió el corazón, como seguramente a vos te sucede lo mismo.

 

 

Aldo Etchegoyen
Obispo (e) Iglesia Evangélica Metodista Argentina
Presidente (e) de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: DOSSIER de ACTUALIDAD, Edición 11 | Distracciones Riesgosas, entrega 3

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.