ÉTICA PROTESTANTE Y DERECHO DE LAS MINORÍAS 1

| 11 agosto, 2014

APORTE A LA SOCIEDAD DEMOCRÁTICA.

Poder y riqueza que la ética protestante, con su santidad personal, comunitaria, misionera y social, aporta a nuestras sociedades democráticas. 

Los protestantes somos defensores de la Libertad Religiosa y, consecuentemente, de los Derechos de las Minorías. A diferencia de otras, la ética protestante no es ni social ni legalmente impositiva. Es decir, no pretende imponer al resto de la sociedad lo que nosotros entendemos que es bueno para nosotros ni mucho menos pretendemos utilizar la cobertura legislativa para que el resto de la sociedad esté obligada a actuar y a vivir como nosotros lo hagamos.

La ética protestante es la ética de los protestantes y para los protestantes.

Otra cuestión es que, por consenso social, lleguemos a la misma conclusión. Pero ese es tema de otro artículo: la gestión de la vida pública en un contexto mayoritariamente protestante o con aceptación mayoritaria de los valores protestantes.

 

Una ética personal, comunitaria y pública

Volviendo al tema de nuestro enunciado cabe precisar que la ética protestante es, a su vez, una ética personal, comunitaria y pública.

Es personal porque nos sentimos invitados por Jesús a seguir el estilo de vida que propone a quienes queramos ser sus seguidores.

Es comunitaria porque la libertad de acceso directo a la Biblia que aporta el protestantismo, y la libre interpretación de la misma, ha de estar contrastada con la comprensión comunitaria del texto bíblico. De esta manera se evita caer en interpretaciones particulares que, por lo general, son, o pueden ser, antesala de interpretaciones sectarias y o de errores doctrinales y de conducta.

Y, finalmente, es pública porque entendemos que en todo estado, y más especialmente si se trata de un estado democrático, la ley debe amparar nuestro derecho de expresión.

La ley nos debe permitir decir en voz alta, para que pueda ser escuchado públicamente, lo que creemos y lo que pensamos. Reclamamos nuestro derecho a la libertad de expresión no solamente por ser uno de los derechos humanos que nos hace iguales a los demás, sino también, porque estamos convencidos que lo que es bueno para nosotros también puede serlo para el resto de la sociedad. Y, consecuentemente, el resto de la sociedad tiene el derecho a escucharlo al igual que tiene derecho a escuchar cuantas otras propuestas legítimas existan.

La libertad de expresión, no solamente en su forma teórica sino en su concreción práctica, ha de permitir a la Iglesia Protestante expresarse en la plaza pública.

 

La enseñanza ética de la Iglesia

Interiormente, para la Comunidad Protestante, la enseñanza ética de la Iglesia debe estar dirigida a equipar a cada creyente para que haya coherencia entre lo que predica y lo que vive. Es en lo que en terminología cristiana llamamos discipulado, que es una invitación constante para que vivamos nuestra fe en santidad.

La enseñanza ética de la Iglesia también debe estar orientada a transformar su narrativa teológica, según cada momento de la historia, sin traicionar la jerarquización de la enseñanza bíblica sobre la situación coyuntural.

Por último, la Iglesia debe aprender de sus propios errores para evitar caer en ellos y para evitar que caiga en ellos el resto de la sociedad civil.

En terminología metodista diríamos que la misión de la Iglesia es la de encarnar el Reino de Dios entre nosotros en santidad de corazón y vida. Santidad personal, para no perder la salvación. Santidad comunitaria, para que cada Comunidad Local sea un referente y una anticipación del Reino de Dios entre nosotros. Santidad misionera, porque somos llamados a proclamar la salvación y la salud que está en Jesús sin apartarnos de la enseñanza bíblica. Y, por último, Santidad social porque el mensaje de Jesús ha de causar un impacto cultural en nuestra sociedad de tal dimensión que gestionemos la creación de Dios desde los valores positivos del evangelio de Jesús.

 

La dimensión social de la ética protestante

Esta santidad social de la ética protestante ha de empezar por la defensa de los derechos democráticos de las minorías sociales.

La expresión democrática de una sociedad no garantiza el desarrollo democrático de la misma.

La democracia formal para que sea una auténtica democracia ha de transformarse en democracia real.

Es decir: La democracia no solamente es el gobierno de la mayoría sobre la minoría. La democracia no solamente es el respeto de la minoría. La democracia es el encaje de la minoría para que pueda ejercer, de manera efectiva y en igualdad de condiciones, sus derechos.

El poder tiene tendencia a sobrevivirse a sí mismo sin otra preocupación que su propia supervivencia. Por esa razón el poder ha de dotarse de contramedidas para garantizar su salud democrática.

Y la salud democrática de un país se mide por la forma y manera con que trata a sus minorías.

Por esa razón la defensa de los derechos democráticos de las minorías es el mejor ejercicio posible para evitar los abusos de poder de los que anteriormente se hacía referencia. Es el termómetro democrático de un país.

 

 

 

Guillem Correa Caballé
Pastor de la Iglesia Evangélica Metodista Bethel de Barcelona, Catalunya, España
Presidente del Consejo Ejecutivo de la Iglesia Evangélica Metodista Unida
Director del Seminario Ministerial Juan Wesley (SMJW)
Fundador y presidente de la ONG de acción social, Iniciativas Solidarias
Secretario General del Consejo Evangélico de Catalunya
Miembro consultor de la Consejería de Bienestar Social del Gobierno de Catalunya
Presidente del “Festival de la Esperanza”. Barcelona 1 y 2 de mayo 2015.
Director del programa de televisión “Nacer de nuevo”.
Ha publicado más de 20 libros tanto de divulgación cristiana como de estudio y reflexión teológica
Estudios de filosofía y letras se licencia en periodismo (Universidad Autónoma Barcelona-1978)
Master en Dirección y Administración de Empresas (ESADE-1982)
Diplomado en Teología (SEUT-1993)
Bachiller en Ciencias Bíblicas (Ceibi-1994)
Master en Dirección de la Formación (Les Heures/Universidad Barcelona- 1995)
Certificado en Desarrollo de Recursos Humanos (Euresform-1997)
Impulsor del Grupo de Trabajo Estable de las Religiones (Diálogo interreligiosos a través de la “Pedagogía de la acción” como respuesta al dolor de la ciudad)
 
 

 
 
Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

 

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 11 | Distracciones Riesgosas, entrega 5, SOCIEDAD, Sociología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.