FIFA, HIJA DE BABILONIA | DEPORTE GLOBAL

| 18 agosto, 2014

Pueblos dolidos por corrupciones obscenas e impunes, propias de los últimos tiempos a quienes nos toca pastorear, sanando las heridas fruto de injustas desilusiones.

“Brasil, decime qué se siente, tener en tu casa a tu papá”. Así cantaba la hinchada argentina, expresando el deseo de superioridad y reavivando también, en la misma tierra brasileña, la añeja rivalidad.

Ese canto de hinchada comprueba una vez más algunos análisis que hacen de nuestra idiosincrasia y por qué nos ganamos el odio del mundo, tal como lo analizaba un periodista español en un artículo del diario El País: “Odiamos a los argentinos porque creemos que hay que utilizar un satélite de Google Maps para observar el tamaño de su ego. Nos irrita su verborrea, sus metáforas freudianas, las hipérboles retóricas para describir el asunto más nimio”. Más allá de la risa que me provocó este análisis, me permití luchar con mi conciencia, y no poner en duda lo profética que resultó ser esa canción de hinchada: “BRASIL, DECIME QUÉ SE SIENTE”.

Una amiga mía cubana, intelectual y espiritual, me dijo: “Como nunca Mimí, me he sentido tan vulnerada, usada y manipulada como en este Mundial de Futbol”. Esa aseveración hizo que, en mí, se encendiera la luz roja nuevamente, y que comenzara a indagar, con amigos míos, de otras latitudes si ese sentimiento era compartido. Y sí, tal como lo expresó mi amiga, el efecto de haber sido controlados, usados y manipulados estaba instalado en el inconsciente colectivo. Pero, como veremos más adelante, si hay un pueblo que realmente se siente estafado, ese es el pueblo brasileño, quien ha sido no solo testigo presencial, sino víctima de uno de los más blindados y corruptos de los mundiales.

La Copa Mundial de Fútbol es organizada por la Federación Internacional de Fútbol conocida por sus siglas: FIFA. Este es un organismo supranacional que impone sus propias leyes y sus propias condiciones a los países donde realiza su evento. Es una organización que maneja más dinero que cualquier Estado. Su poder sólo comparable con el poder Vaticano. La FIFA cuenta con 208 federaciones alrededor del mundo. Es casi tan grande y tan poderosa como la misma ONU. Para muchos países, entrar a la FIFA es lograr el reconocimiento internacional, dado que para muchos gobiernos su reputación pasa también por las ligas de su fútbol local.

Cuando en el año 2007, Brasil fue designado sede del Mundial 2014, se llegó al acuerdo que se construirían o reacondicionarían doce estadios en doce ciudades diferentes. El pueblo acompañó la noticia con algarabía. El gobierno de Lula había asegurado una y mil veces que la inversión en los estadios sería privada y que las obras del mundial (medios de transporte, infraestructura, aeropuertos y puertos) se construirían como un legado para el país. Sin embargo, como siempre, la FIFA puso sobre la mesa sus exigencias: tanto McDonald’s como Coca Cola no pagarían impuestos por doce meses. Ustedes se preguntarán conmigo qué arreglos habría entre estas dos multinacionales y la Federación Internacional de Futbol, para que su presidente Joseph Blatter pidiera esas medidas de exención impositiva.

El tiempo avanzó y los gastos para las obras del Mundial debieron salir directamente del BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) el cual terminó financiando el 98% de toda la obra del mundial de futbol.

Las ínfulas de ser una organización supranacional llegaron al grado de arrasar con leyes sancionadas por la nación organizadora. La venta de alcohol estaba prohibida en los recintos deportivos y en los estadios brasileños desde el año 2003, sin embargo la FIFA dejó clara su posición con estas declaraciones públicas de Jerome Valcke: “Las bebidas alcohólicas son parte de la Copa del Mundo de la FIFA, así que la venta de alcohol en los estadios es algo que no vamos a negociar”. Vale aclarar que cerveza Budweiser es uno de los principales sponsors de la FIFA, y quería vender sus productos, cosa que lograron arrasando con las leyes nacionales de Brasil. ¡Ay, Brasil, decime qué se siente!

La ceremonia inaugural que apenas duró veintiséis minutos fue una de las más decepcionantes de la historia. Pero aclaremos que la FIFA no permitió a los brasileños organizar su fiesta de apertura, sino que envió a una coreógrafa sueca para dicho menester. Hasta en eso fueron humillados dado que quedaron como improvisados ante los ojos de las naciones. Sin embargo, la peor de las humillaciones la sufrió el martes 8 de julio cuando Alemania le hizo siete goles y días después, Holanda tres más. Diez goles en menos de una semana… ¿atribuible la derrota a la lesión de Neymar, su jugador estrella, quien salió con fractura de vértebra en el partido de cuartos de final? Tristemente, vuelvo a preguntarle a esta nación latinoamericana: “¿Qué se siente?”.

Ustedes me preguntarán qué tiene que ver la FIFA con la derrota. Créanme que no lo sé, pero desde chica aprendí a leer ciertos códigos y a hacerme ciertas preguntas como, por ejemplo: ¿por qué cuando se produce el traslado del accidentado Neymar, este es llevado con el rostro tapado? ¿Por qué, al comparar las fotos sacadas con el mismo jugador, los fotógrafos comprueban con estupor que faltaban los tatuajes de sus brazos? ¿Por qué los mismos fotógrafos que hicieron guardia en las afueras de la casa lo vieron caminar normalmente? ¿Se puede recuperar una persona con la vértebra quebrada, en menos de cuatro días para poder verle sentado en el banco de suplentes en el partido contra Holanda? Finalmente, para terminar de hacerme preguntas: ¿por qué la serie Los Simpson anticipó la lesión de Neymar en su tira emitida ya en el mes de abril? ¡AY, BRASIL, DECIME QUÉ SE SIENTE!

Veamos las declaraciones que hizo Gerard Piqué: “Si la gente supiera lo que pasó en la Copa del Mundo, se disgustaría”. Todos los españoles quedaron entristecidos de haber sido eliminados de la Copa Mundial de Futbol tan tempranamente. El Wall Street Journal y la Gazzetta dello Sport contrastaron las evidencias para confirmar los hechos. España se vendió en la Copa del Mundo de Brasil 2014. Los jugadores titulares españoles fueron avisados a las 13:00 del día 18 de junio (día del partido contra Chile), en una reunión con la participación de los señores Ángel María Villar, el técnico Vicente del Bosque, y el presidente J. Blatter. Los jugadores se negaron a perder, pero fueron persuadidos para volver a levantar la Copa en 2026. La aceptación llegó a través del pago total de las primas de 700 mil dólares para cada jugador, más un bono de 23 millones de dólares. Además, los jugadores que aceptaron el contrato con la empresa FPAR, durante los próximos cuatro años tendrán la misma base de premios que la empresa otorga a los jugadores de élite como Cristiano Ronaldo y Neymar. Aun así, Xavi Hernández se negó a jugar, lo que obligó al entrenador a alinear a Pedro Rodríguez, diciendo que Xavi estaba teniendo problemas con su rodilla izquierda. Esa primera noticia fue a las 13:30, en la sala de prensa. Poco después, a las 14:15, se cambia el diagnostico por dolor de estómago. La situación se resolvió después de que el representante de FPAR amenazara con retirar el patrocinio por valor de más de 90 noventa millones de dólares. ¡Qué prostitución! ¿Cierto?

Esta es Babilonia global, madre de las mentiras, sistema de engaños, maldad, distracción, ilusión, encantamientos. En el mes de julio la vimos con toda su gloria, pero también con todo su hedor. Su látigo quedó marcado en las naciones, pero principalmente en el rigor de la herida más abierta, la que sufrió nuestro país hermano. No, no me digas qué se siente haber tenido en tu tierra, a una de las hijas predilectas de la Gran Ramera llamada FIFA: pacto, humillación, vergüenza y caída.

Queridos pastores de la grey del Señor, quizá llegó la hora que hablemos de fútbol, pero con toda la crudeza de su parafernalia, para que quede al descubierto su trama de mentiras. Porque mientras el poder del sistema entretiene al grueso de la humanidad con esa capacidad de captación de los sentidos y de las emociones, exaltando los nacionalismos y patriotismos a ultranza, haciendo emerger sentimientos y actitudes que algunas naciones creían sepultadas como el racismo, el segregacionismo, o como llegó a suceder en este mundial el nazismo.

Ellos, aprovechan esta gran distracción general para continuar organizando su Orden Mundial.

Un día el rey David percibió a los malos en todas sus maquinaciones y en la trama de sus ocultamientos y fue entonces que se hizo una gran pregunta en el Salmo 11

“Si fueren destruidos los fundamentos, ¿qué ha de hacer el justo?”

Y al exclamar esa pregunta pudo ver el fin de ellos.

 

 

Mimi Agostino.
Educadora en la Región 5
Distrito de Alte. Brown
Directora y Representante Legal del Instituo Educativo Vida Cristiana del mismo distrito

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: DOSSIER de ACTUALIDAD, Edición 11 | Distracciones Riesgosas, entrega 6

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.