LOS MONTES DE DIOS I. UNA CONVOCATORIA DESAFIANTE

| 10 noviembre, 2014

En nuestra vida podemos encontrarnos con muchos tipos de desafíos, pero todos ellos no hacen más que probar nuestro carácter, nuestra fe, y ver donde está enfocada.

Podemos encontrarnos rodeados de circunstancias difíciles de atravesar, pero el tema aquí no sólo es la circunstancia, sino ver donde nosotros estamos enfocados.

Como pastores  deberemos atravesar distintas dificultades que podrán hacer de nosotros un mejor ministro, o no. Perdone si soy tan sincero pero a veces podemos llegar a creer que porque pasamos una prueba ya hemos sido formados, déjeme decirle algo, sólo es el comienzo.

Por eso hoy lo quiero meter en una historia que se aplica para esas situaciones en donde Dios nos lleva a un desafío importante.

Si tuviéramos que llamar la atención de mucha gente, ¿nos pondríamos acaso en un lugar que no nos vean? Creo que no. Ahora imagínese si la situación es confrontar a muchas personas y llevarlas a un desafío. La escena que se describe en la Biblia es sobre el monte Carmelo un lugar reconocido por las personas del lugar, porque era una especie de cordillera y la forma que tenía le daba la posibilidad a Elías que la gente que se amontonase pudiese ver lo que estaba por ocurrir desde muy lejos.

La historia contada 1 de Reyes 18:19-21, nos muestra por un lado al Profeta Elías, y del otro lado un pueblo totalmente desenfocado de Dios. El gran desafío aquí, no es sólo poder observar lo que cuestiona Elías al pueblo, sino si estamos nosotros preparados para ponernos delante del pueblo de Dios y llevarlos a tal desafío!

Ahora, convoca a todo Israel para que se reúna conmigo en el monte Carmelo, junto con los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal y los cuatrocientos profetas de Asera, a quienes Jezabel mantiene. Entonces Acab convocó a todos los israelitas y a los profetas al monte Carmelo. Elías se paró frente a ellos y dijo: « ¿Hasta cuándo seguirán indecisos, titubeando entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, ¡síganlo! Pero si Baal es el verdadero Dios, ¡entonces síganlo a él!». Sin embargo, la gente se mantenía en absoluto silencio.

Es impresionante el desafío que hace al pueblo, en otras palabras les dice hasta cuándo estarán jugando, esto no es un juego, si creen en el Señor tienen que decidirse por Él.

Elías les demostró no sólo con palabras sino en un pleno acto de fe, una vez consumado el acto de los profetas de Baal en el intento de provocar a su Dios fallidamente, comienza a reconstruir un altar con doce piedras una por cada tribu de Israel, era muy importante lo que estaba haciendo.

Elías realmente les estaba diciendo: este altar representa la unión de Dios con su pueblo.

La historia termina cuando el fuego deciende del cielo, y al ver tal acción del poder de Dios, el pueblo junto a Elías acabaron con los profetas de Baal.

El asunto aquí es ¿Estamos llevando al pueblo al desafío constante de consagrarse, mostrando que ese el camino de la victoria, o sólo tratamos de contentarlos con tal de que siga viniendo a la iglesia? Decimos: para que voy  a desafiarlo, si aún no está preparado.

Hermanos tenemos que tener cuidado con la doctrina que aplicamos en la iglesia, nuestro énfasis debe estar solo en que debemos hacer discípulos, de Cristo, no tan solo seguidores, tenemos que llevar al pueblo en cada momento a reconstruir ese altar de búsqueda de la presencia de Dios.

El monte simboliza ese lugar de desafío de consagración de intimidad con nuestro Dios.

¡Qué admirable ver a este hombre común y corriente pero con tanta confianza puesta en Dios!

Nuestro anhelo como ministros debería ser poder ver a cada cristiano saliendo de la mediocridad,  del conformismo, de la ambición, de la idolatría, de la avaricia, del pecado.

Digamos basta al conformismo y creámosle a Dios de una vez, fuimos llamados, convocados no sólo por vocación sino por un llamado divino.

Eso debería ser suficiente motivación, para que podamos llevar a cabo nuestra tarea.

No obstante no me opongo a los que dicen: pero usted no sabe a lo que me estoy enfrentando.

Sólo le puedo decir que tenemos que vencer nuestras emociones. Un tema nada fácil.

Podemos estar seguros que si seguimos hacia adelante confiando en Dios, el mostrará su gloria sobre su vida.

La cuestión aquí, es preguntarnos hasta cuándo vamos a seguir como estamos, si le creemos a Dios que lo demás puedan verlo en nuestra vida.

Me impacta lo que dice este versículo: Cuando la gente vio esto, todos cayeron rostro en tierra y exclamaron: « ¡El SEÑOR, él es Dios! ¡Sí, el SEÑOR es Dios!». (1Re 18:39)

La gente necesita dirección, la gente necesita la presencia de Dios.

Mi desafío es mantenerme en ese monte en la búsqueda, en altar cada día de nuestra vida aceptando los desafíos a los que Dios me quiera llevar!

Prepárese por que los desafíos que vendrán serán grandes pero alcanzables, posibles, para aquellos que están conectados a la presencia de Dios.

 

Juan Diego Fabry
Pastor Iglesia Tierra de Bendición
Florencio Varela

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 13 | Eclesiología, entrega 1, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.