ECLESIOLOGÍA DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DEL RÍO DE LA PLATA 2

| 8 diciembre, 2014

La pluralidad y unicidad eclesial en la historia. Unidad y separación de Iglesia y Estado.

Con su teoría de los dos reinos, Lutero contrapone dos ámbitos diferentes del gobierno de Dios, el espiritual, invisible, en el que se supone se practica la obediencia a Dios por fe en forma espontánea a través del amor y el ámbito secular en el que conviven creyentes e impíos y para cuya disciplina es necesario el imperio de la ley administrada por autoridad secular, pero por descontado cristiana. Ambos ámbitos pertenecen al gobierno de Dios. En el primero se encuentra la iglesia invisible, en el segundo la iglesia visible. En esto se acerca a la concepción agustiniana de Calvino. La mayor diferencia entre Lutero y Calvino en su entendimiento de la eclesiología, estriba en la importancia que respectivamente le dieron a las cuestiones organizacionales de la iglesia empírica. Lutero las consideraba secundarias respecto de la salvación y si bien comprendía que era necesario regularlas para orden y tranquilidad de los creyentes, no se apuró en estructurar las mismas. Calvino, al contrario, adjudicó importancia suma a estas cuestiones que hacían a la disciplina, pues consideraba que las mismas eran facilitadoras de la enseñanza salvífica de Cristo. Estas diferentes concepciones llevaron por un lado a Lutero a someter a la iglesia (visible) a la autoridad de los príncipes feudales, mientras que por otro lado a Calvino a superponer el gobierno de la iglesia empírica al gobierno secular (teocracia).

Para Schleiermacher (1768-1834) la iglesia como tal se vuelve un ente espiritual volcado al interior de la persona: es el conjunto de aquellas personas en cuyos corazones se continúa el obrar de Cristo (cambio de mentalidad). Exteriormente la iglesia se puede manifestar de diversas formas y con diversas estructuras. En una época en que comienza a hacerse sentir la secularización (Revolución Francesa) y el avance del ateismo y la idea de la libertad de cultos, también las iglesias evangélicas regionales (feudales) comienzan a perder su poder como entes globalizantes. El rey de Prusia, Federico Guillermo III,finalmente, después de esfuerzos sin resultados de las comisiones teológicas por él convocadas, establece la unión entre luteranos y calvinistas por decreto en 1817, entre otras razones en un intento de evitar la proliferación de administraciones eclesiásticas separadas. Al rey ya le bastaba con tener que admitir en su reino, aparte de la iglesia evangélica, también a la católica, como para admitir también diferentes administraciones evangélicas. Pero el germen de la pluralidad religiosa ya está instalado y su desarrollo no puede ser detenido. El pietismo con su concepción de la ecclesiola in ecclesia (pequeña iglesia dentro de la iglesia) había coadyuvado a este proceso.

En el “nuevo mundo” la constitución de los Estados Unidos, precursora de concepciones de la Revolución Francesa, si bien no prescinde de Dios, separa claramente la administración estatal de la administración religiosa. Como país de inmigración, se establecen en él “sucursales” de todas las iglesias particulares europeas, de las que provenían los inmigrantes. También se establecen en él inmigrantes que por cuestiones religiosas son expulsados del viejo mundo. La pluralidad de corrientes religiosas es enorme y así también la cantidad de organizaciones eclesiales (denominaciones) que en ese país se fueron estableciendo y creando.

En Alemania después de Schleiermacher surgen teólogos evangélicos que con sus concepciones de iglesia por diferentes vías (R. Rothe, A.F.C. Vilmar) dan vuelo a la iglesia estatal. No así Ritschl y otros que desarrollan una concepción más espiritualista a partir de Schleiermacher. Pero ninguna de estas últimas pudieron contener el abuso del poder estatal en la iglesia, que culmina con la creación de la Deutsche Evangelische Kirche (DEK) (Iglesia Evangélica Alemana) en 1933 fuertemente influenciada por la ideología nacionalsocialista. En oposición a esta línea, la Iglesia Confesante despacha la Declaración de Barmen en 1934, que establece en su 3° artículo que: “La iglesia cristiana es la comunidad de hermanos en la que Jesucristo como su Señor actúa actualmente mediante el Espíritu Santo en la Palabra y los Sacramentos. Con su fe y su obediencia, con su mensaje y su disciplina debe dar testimonio en medio del mundo pecador, como iglesia de pecadores justificados, de que ella es solamente su propiedad y vive y desea vivir solamente a partir de su consuelo y enseñanza en la espera de su venida. Rechazamos la falsa doctrina, según la cual a la iglesia le estaría permitido dejar libradas la conformación de su mensaje y su disciplina a su propio arbitrio o a los cambios de las concepciones del mundo o a los posicionamientos políticos vigentes a cada momento”.

El Movimiento Ecuménico adoptó como su plataforma un artículo fundamental tomado de la Base de Paris formulada en 1855 por la Asociación Cristianan de Jóvenes. Son, pues, iglesias ecuménicas todas aquellas que confiesan al Señor Jesucristo como su Dios y Salvador. El Consejo Mundial de Iglesias más adelante adoptó la siguiente definición: “El Consejo Mundial de Iglesias es una comunión de iglesias que confiesan al Señor Jesucristo según las Sagradas Escrituras como Dios y Salvador y por ello tratan de cumplir aquello para lo cual han sido llamadas, para gloria de Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

La Iglesia Católico Romana, a pesar de lo que mencionamos más arriba, en el sentido de que no tiene inconvenientes en cuanto a datar y categorizar el origen de la iglesia cristiana, no continuó elaborando su eclesiología mucho más allá de lo definido por Agustín. Su énfasis consistió en consolidar las señas de la iglesia visible. En el Concilio Vaticano I se presentó un anteproyecto de “Constitutio dogmatica de ecclesia catholica” consistente de 10 artículos, a saber: 1) La iglesia es el cuerpo místico de Cristo; 2) La religión cristiana solo puede ser ejercida en y a través de la iglesia fundada por Cristo; 3) La Iglesia (ICR) es verdadera, sobrenatural, espiritual y perfecta; 4) como así también una sociedad visible; 5) su unidad es visible; 6) La iglesia es absolutamente necesaria para obtener la salvación; 7) Fuera de la iglesia nadie puede llegar a ser rescatado; 8) La iglesia es imperecedera; 9) La iglesia es infalible y 10) La autoridad de la iglesia. De este anteproyecto la 4° sesión en 1870 solo aprobó el art. 9. Sin embargo los demás artículos, aunque derivados para su mayor profundización, fueron constituyéndose en el fundamento del estudio dogmático de la eclesiología en la teología clásica de la Iglesia Católico Romana. En la encíclica “Humani Generis” (1950) se confirma nuevamente que el cuerpo místico de Cristo y la Iglesia Católico Romana son coincidentes.

Las comunidades de base y la teología de la liberación que surge en éstas, pone todo esta concepción en tela de juicio. Aparte de sostener una apertura ecuménica, definirían a la iglesia nuevamente como aquella comunión de hermanos llamados por el Espíritu Santo que siguen a su Señor Jesucristo tal como es testimoniado en las Sagradas Escrituras. El sacerdocio de todos los creyentes es ejercido en ellas y las estructuras eclesiales son considerados asunto de segundo rango. La mayor tensión entre las comunidades de base y la Iglesia Católico Romana institucional se da en lo referente a la administración de los sacramentos (Eucaristía), que solo pueden ser administrados por sacerdotes debidamente ordenados.

 

Federico Schäfer

Federico H. Schäfer
Pastor emérito de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP)
Nacido el 28 de junio de1943 en la ciudad de Buenos Aires
Cursó estudios de teología en: Buenos Aires; Sao Leopoldo, Brasil y Berlín, Alemania
Ordenado al ministerio pastoral el 5 de abril de 1970 en Rosario
Ejerció su ministerio pastoral en: Entre Ríos, Misiones, Mendoza y Buenos Aires
Secretario Ejecutivo y finalmente Presidente de la IERP hasta fines de 2010
Actualmente miembro de la Junta Directiva de la FAIE

 

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 13 | Eclesiología, entrega 4, Notas de fondo

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.