PARA EL SEÑOR QUE AMAMOS. Parte II

| 2 febrero, 2015

El compromiso de Ciudad del Cabo. Movimiento Lausana.
Continuamos con la entrega del material publicado por el Movimiento de Lausana.

  1. AMAMOS AL DIOS VIVO

Nuestro Dios a quien amamos se revela en la Biblia como el Dios que es uno, eterno y vivo, que rige todas las cosas según su voluntad soberana y para su propósito de salvación. En la unidad del Padre, Hijo y Espíritu Santo, Dios solo es el Creador, Soberano, Juez y Salvador del mundo.6 Así que amamos a Dios, agradeciéndole por nuestro lugar en la creación, sometiéndonos a su soberana providencia, confiando en su justicia y alabándolo por la salvación que ha logrado por nosotros.

a. Amamos a Dios por sobre todos los rivales. Se nos ordena amar y adorar al Dios vivo únicamente. Pero, como el Israel del Antiguo Testamento, permitimos que nuestro amor por Dios sea adulterado al seguir a los dioses de este mundo, los dioses de las personas que nos rodean.7 Caemos en el sincretismo, seducidos por muchos ídolos como la avaricia, el poder y el éxito, sirviendo a las riquezas en vez de Dios. Aceptamos las ideologías políticas y económicas dominantes sin una crítica bíblica. Somos tentados a transigir en nuestra creencia en la singularidad de Cristo bajo la presión del pluralismo religioso. Como Israel, necesitamos escuchar el llamado de los profetas y de Jesús mismo a arrepentirnos, a abandonar a todos estos rivales, y a volver obedientemente al amor a Dios y la adoración sólo de él.

b. Amamos a Dios con pasión por su gloria. La mayor motivación para nuestra misión es la misma que impulsa la misión del propio Dios: que el único Dios vivo sea conocido y glorificado en toda su creación. Esa es la meta última de Dios y debería ser nuestro mayor gozo.

“Si Dios desea que toda rodilla se doble ante Jesús y toda lengua lo confiese, deberíamos desear lo mismo nosotros. Debemos ser ‘celosos’ (como lo expresa la Biblia a veces) de la honra de su nombre: preocupados cuando permanece desconocido, dolidos cuando es ignorado, indignados cuando es blasfemado y en todo momento ansiosos y decididos a que reciba la honra y la gloria que le corresponden. El motivo misionero supremo no es ni la obediencia a la Gran Comisión (por importante que sea), ni el amor por los pecadores que están alienados y están pereciendo (por fuerte que sea ese incentivo, especialmente cuando reflexionamos sobre la ira de Dios), sino más bien el celo –un celo ardiente y apasionado– por la gloria de Jesucristo. […]. Ante esta meta suprema de la misión cristiana, todos los motivos indignos se marchitan y mueren”.8 John Stott

Debería ser nuestro mayor dolor que en nuestro mundo el Dios vivo no sea glorificado. El Dios vivo es negado en el ateísmo agresivo. El único Dios verdadero es reemplazado o distorsionado en la práctica de las religiones mundiales. Nuestro Señor Jesucristo es abusado y tergiversado en algunas culturas populares. Y el rostro del Dios de la revelación bíblica es oscurecido por el nominalismo cristiano, el sincretismo y la hipocresía.

Amar a Dios en medio de un mundo que lo rechaza y lo distorsiona requiere el testimonio osado pero humilde de nuestro Dios, la defensa robusta pero amable de la verdad del evangelio de Cristo, el Hijo de Dios, y la confianza en oración en la obra de convicción y convencimiento de su Espíritu Santo. Nos comprometemos con este testimonio, porque si decimos que amamos a Dios, debemos compartir su mayor prioridad, que es que su nombre y su Palabra sean exaltados por sobre todas las cosas.9

6 Deuteronomio 4:35,39; Salmos 33:6-9; Jeremías 10:10-12; Deuteronomio 10:14; Isaías 40:22-24; Salmos 33:10-11,13-15; Salmos 96:10-13;
Salmos 36:6; Isaías 45:22
7 Deuteronomio 4 y 6
8 John Stott, The Message of Romans, The Bible Speaks Today (Leicester and Downers Grove: Intervarsity Press, 1994) p. 53
9 Salmos 138:2

 

lausana cape town

MOVIMIENTO LAUSANA
Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo
1era de Corintios 5.19
www.lausanne.org/es/

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 13 | Eclesiología, entrega 12, Evangelismo, MINISTERIOS

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.