PARA EL SEÑOR QUE AMAMOS. Parte IV

| 16 febrero, 2015

El compromiso de Ciudad del Cabo. Movimiento Lausana.

Continuamos con la entrega del material publicado por el Movimiento de Lausana.

AMAMOS A DIOS EL HIJO

Dios ordenó a Israel que amara al SEÑOR Dios con lealtad exclusiva. Asimismo, para nosotros, amar al Señor Jesucristo significa que afirmamos tenazmente que sólo él es Salvador, Señor y Dios. La Biblia enseña que Jesús realiza las mismas acciones soberanas que únicamente Dios realiza. Cristo es Creador del universo, Soberano de la historia, Juez de todas las naciones y Salvador de todos los que se vuelven a Dios.14 Comparte la identidad de Dios en la divina igualdad y unidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Así como Dios llamó a Israel a amarlo con fe, obediencia y testimonio de siervo fundamentados en el pacto, nosotros afirmamos nuestro amor por Jesucristo al confiar en él, obedecerlo y hacerlo conocer.

a. Confiamos en Cristo. Creemos el testimonio de los Evangelios de que Jesús de Nazaret es el Mesías, el designado y enviado por Dios para cumplir la singular misión del Israel del Antiguo Testamento, que es llevar la bendición de la salvación de Dios a todas las naciones, según él prometió a Abraham.

  1. En Jesús, concebido por el Espíritu Santo y nacido de la virgen María, Dios asumió nuestra carne humana y vivió entre nosotros, plenamente Dios y plenamente humano.
  2. En su vida, Jesús caminó en perfecta fidelidad y obediencia a Dios. Anunció y enseñó el reino del Dios, y ejemplificó la forma en que sus discípulos deben vivir bajo el reinado de Dios.
  3. En su ministerio y en sus milagros, Jesús anunció y demostró la victoria del reino de Dios sobre el mal y los poderes malignos.
  4. En su muerte en la cruz, Jesús asumió nuestro pecado por nosotros, llevando todo su costo, castigo y vergüenza; derrotó a la muerte y a los poderes del mal, y logró la reconciliación y redención de toda la creación.
  5. En su resurrección corporal, Jesús fue reivindicado y exaltado por Dios, completó y demostró la plena victoria de la cruz, y se convirtió en el precursor de la humanidad redimida y la creación restaurada.
  6. Desde su ascensión, Jesús está reinando como Señor sobre toda la historia y la creación.
  7. Cuando vuelva, Jesús ejecutará el juicio de Dios, destruirá a Satanás, el mal y la muerte, y establecerá el reinado universal de Dios.

b. Obedecemos a Cristo. Jesús nos llama a ser discípulos, a tomar nuestra cruz y seguirlo en la senda del renunciamiento, el servicio y la obediencia. “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, dijo. “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor y no hacéis lo que yo digo?”. Somos llamados a vivir como Cristo vivió y a amar como Cristo amó. Profesar a Cristo mientras ignoramos sus mandatos es una peligrosa necedad. Jesús nos advierte que muchos que hablan en su nombre con ministerios espectaculares y milagrosos se encontrarán repudiados por él como hacedores de maldad.15 Tomamos en cuenta la advertencia de Cristo, porque ninguno de nosotros es inmune a este tremendo peligro.

c. Proclamamos a Cristo. En Cristo únicamente, Dios se ha revelado de manera plena y final, y a través de Cristo únicamente, Dios ha logrado la salvación para el mundo. Por lo tanto, nos arrodillamos como discípulos a los pies de Jesús de Nazaret y le decimos, con Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” y, con Tomás: “¡Señor mío, y Dios mío!”. Si bien no lo hemos visto, lo amamos. Y nos regocijamos con esperanza mientras anhelamos el día de su retorno, cuando lo veremos tal como es. Hasta tanto, nos unimos a Pedro y a Juan proclamando que “en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”.16

Nos comprometemos nuevamente a dar testimonio de Jesucristo y de toda su enseñanza, en todo el mundo, sabiendo que podemos dar ese testimonio sólo si nosotros mismos estamos viviendo en obediencia a su enseñanza.

14 Juan 1:3; 1 Corintios 8:4-6; Hebreos 1:2; Colosenses 1:15-17; Salmos 110:1; Marcos 14:61-64; Efesios 1:20-23; Apocalipsis 1:5; 3:14; 5:9-10;
Romanos 2:16; 2 Tesalonicenses 1:5-10; 2 Corintios 5:10; Romanos 14:9-12; Mateo 1:21; Lucas 2:30; Hechos. 4:12; 15:11; Romanos 10:9; Tito
2:13; Hebreos 2:10; 5:9; 7:25; Apocalipsis 7:10
15 Lucas 6:46; 1 Juan 2:3-6; Mateo 7:21-23
16 Mateo 16:16; Juan 20:28; 1 Pedro 1:8; 1 Juan 3:1-3; Hechos 4:12

 

lausana cape town

MOVIMIENTO LAUSANA
Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo
1era de Corintios 5.19
www.lausanne.org/es/

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 13 | Eclesiología, entrega 14, Evangelismo, MINISTERIOS

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.