LA IGLESIA ESTRAMUROS | PARTE 2

| 30 marzo, 2015

MILAGROS Y SEÑALES.

Segundo de los cuatro pasos realizados por la iglesia primitiva que llevaron al proceso de transformación social fundado en el amor.

Sobre el particular es muy gráfico y explícito el libro de los Hechos, señalando al respecto:

Y hacia Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo, de tal manera que aún se llevaban a los enfermos los paños o delantales de su cuerpo y las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malos salían…
Hechos 19: 11-12 RV1960

Y agrega con más detalle:

Y por mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón. De los demás ninguno se atrevía a juntarse con ellos, más el pueblo los alababa grandemente. Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres, tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aún de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos y todos eran sanados“.
Hechos 5:12-16 RV1960

Una de las manifestaciones de amor más conmovedoras de los primeros cristianos, fue la predicación del Evangelio y al mismo tiempo la realización de milagros y prodigios en el nombre de Jesús. Debemos resaltar que más allá de las consideraciones que en el presente podamos realizar, cada una de las manifestaciones del poder de Dios ocurridas ante la predicación de la iglesia primitiva, eran resultados del clamor y las lágrimas que seguramente vertieron los primeros discípulos. Difícilmente Dios obre en medio de una sociedad pecadora, a menos que nosotros, como reales sacerdotes, intercedamos por ellos y pidamos su favor y poderosa intervención. Tener empatía por los que sufren significa ponernos en sus zapatos, hacer de cuenta que nosotros somos los necesitados, los enfermos, los afligidos, los carenciados y orar en consecuencia.

Los prodigios y milagros si bien facilitaron la aceptación por fe del Evangelio, de manera acabada manifestaron el amor de Dios hacia todos los que acudían con fe. Es realmente transformador el poder del amor y la compasión, es revolucionario el sufrir con los que sufren y llorar con los que lloran. A lo largo de la historia mucho se ha hablado respecto de los milagros ocurridos en el seno de la incipiente iglesia, cierto es que más allá de lo portentoso que ello pudiera resultar, o de la discusión que puede generarse acerca de si los milagros son para hoy o no, lo que debemos saber y tomar para nosotros, es que Dios actuó poderosamente en medio y a través de una iglesia absolutamente consagrada a Él, aún pese a sus problemas y debilidades.

Esto no ha cambiado, Dios sigue buscando personas que en amor y por amor sean capaces de interceder ante su presencia a fin de que la mayor cantidad de personas sean salvas, no para alimentar el egocentrismo de algún ministerio, sino porque ello significará que hemos arrebatado del mismo infierno a muchos, incluso siendo usados en la realización de milagros y portentos en el nombre de Aquel que es por toda la eternidad, el Señor de Señores y el Rey de Reyes.

 

Pablo Marzilli

Pablo Marzilli
Pastor de la Iglesia Bautista Vida y Restauración de Ramos Mejía, Buenos Aires
Licenciado en Ministerio por el  Seminario Internacional Teológico Bautista
Abogado (Universidad de Buenos Aires)
Máster en Sociología (Universidad Católica Argentina)
Candidato a Doctor en Sociología (Universidad Católica Argentina)

 

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 14 | Ser Iglesia aquí, hoy, entrega 5, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.