LA IGLESIA EXTRAMUROS | PARTE 4

| 13 abril, 2015

COMPROMISO ANTE LOS PROBLEMAS SOCIALES.

Cuarto y último paso realizado por la iglesia primitiva que llevaron al proceso de transformación social fundado en el amor.

Finalmente, la iglesia primitiva jugó un papel fundamental en el proceso de transformación social y de hecho tuvo un alto compromiso con la sociedad a la cual ministraron, sentaron las bases de profundos cambios en temas tan complejos como la esclavitud, la discriminación de la mujer y la pobreza marginal. La esclavitud era un verdadero mal en aquellos tiempos, pese a que culturalmente era aceptada mayoritariamente, pero lo más significativo no era el maltrato en sí, sino el preconcepto que adornaba fundamentalmente a las clases adineradas respecto a las bondades del régimen.

A los esclavos no se los consideraban personas, sino por el contrario, para la mayoría de los pueblos antiguos (asirios, babilonios, griegos, espartanos, egipcios, romanos) eran asimilables al concepto de animales y de propiedad. Platón al elaborar sus famosas Leyes, (su segunda utopía), planeó la gestación de una civilización partiendo del trabajo de los esclavos, y exaltando tal concepto.

El concepto de la esclavitud terminó carcomiendo, incluso, los cimientos de los grandes imperios griegos y romanos, al usar esclavos, la gente “común” llegó a despreciar el trabajo manual y el esfuerzo; para este tipo de tareas, precisamente, se mantenía a los esclavos. Frente a tal cosmovisión se terminó desvalorizando el trabajo en todas sus formas y esto sentó las bases de la erosión económica de ambos imperios y su posterior fractura.

Asimismo los esclavos se volvieron poderosos enemigos del imperio (debido al rencor que había en sus corazones, producto del maltrato al que fueron expuestos por siglos). A ellos se los golpeaba, se los menospreciaba e incluso, según la voluntad de sus amos, se los castraba para evitar que tengan familia y se distraigan de sus quehaceres. De hecho uno de los factores que coadyuvaron a la caída del Imperio Romano de occidente, fue el hecho de que gran parte de las tropas romanas desvirtuaron su composición y se constituyeron en un gran porcentaje con bárbaros y esclavos; éstos, en oportunidad de las invasiones bárbaras encabezadas por Atila, en lugar de defender a Roma, se aliaron con los invasores.

La sociedad antigua estaba estructurada en base a profundas y notorias distinciones entre diversas clases y razas. El cristianismo fue el primero en desarticular esta intrincada trama de diferencias y marginalidades.

Es Jesús quien por primera vez en el mundo antiguo no hizo distinción o diferencias de personas con motivo de sexo, posición social, raza o color. Es de hecho, en el seno de la iglesia que se pronuncia, como ya dije:

…pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús, porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, están revestidos. Ya no hay judíos ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos somos uno en Cristo Jesús.

Galatas 3:26-28 RV1960

Son realmente impactantes las palabras que escribe el apóstol de los gentiles a Filemón, amado colaborador suyo, respecto de Onésimo (esclavo otrora de Filemón que había escapado). Pablo señala que le predicó el Evangelio en la cárcel y conoció a Cristo, con lo cual da a entender que ya no es un esclavo; y le pide que por favor lo vuelva a recibir como si fuera él mismo, de hecho señala que prefiere quedárselo con motivo de la obra.

Es también el apóstol Pablo quien, en un contexto en el cual las mujeres eran consideradas prácticamente “cosas”, que reivindica la capacidad de las mujeres a las cuales equipara con los hombres no solo en el servicio a Dios, sino en sus derechos. En la extensión del pasaje ya citado de Gálatas, señala que ya no hay diferencias “entre hombres y mujeres”, en Cristo son iguales, tienen la misma potencialidad e idéntica posibilidades. Escribe el apóstol que los maridos deben amar a sus mujeres, dado que el que ama a su mujer a si mismo se ama (Efesios 5:28 RV1960); es más, deben amarlas como a sí mismos (Efesios 5:33 RV1960), tal como Cristo amó a su iglesia y se entregó por ella. Obviamente eso sin descuidar que en el plan eterno de Dios, el hombre es cabeza del hogar, tal como Cristo es cabeza de la iglesia.

En síntesis, debemos “ganar la calle”, esto es, la iglesia debe volver a vivir extramuros, en las “afuera”, ir. Es la base del Evangelio nadie puede “ir” quedándose dentro. Durante muchos años la iglesia se regodeó puertas adentro de las experiencias espirituales que significaron la “unción” y omitió que precisamente la “unción” era para vivirla e impactar puertas afuera.

Pero no debemos salir de cualquier manera, como si fuera un acto ritual más o una acción a tildar, si queremos impactar a la sociedad debemos salir con las mismas premisas que lo hizo la iglesia primitiva, esto es: con el mismo sentir que hubo en Cristo Jesús, con un amor sacrificial; en segundo lugar, permitiendo que Dios pueda usarnos para hacer milagros y portentos no para el libro de cabecera de alguien en particular sino como manifestación concreta de la gloria y el poder de Dios. En tercer lugar, con una clara opción por los que menos tienen y finalmente con un claro compromiso social y optando por defender con la misma fuerza y pasión la Palabra de Dios. Para nuestra tranquilidad el Dios de la iglesia primitiva sigue siendo Él mismo que nos guía hoy, solo nos resta ser semejantes a ellos en actitud, compromiso y acción.

 

 

 

Pablo Marzilli

Pablo Marzilli
Pastor de la Iglesia Bautista Vida y Restauración de Ramos Mejía, Buenos Aires
Licenciado en Ministerio por el  Seminario Internacional Teológico Bautista
Abogado (Universidad de Buenos Aires)
Máster en Sociología (Universidad Católica Argentina)
Candidato a Doctor en Sociología (Universidad Católica Argentina)

 

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 14 | Ser Iglesia aquí, hoy, entrega 7, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.