EL CARÁCTER DEL REINO DE DIOS

| 22 junio, 2015

El carácter del Reino consiste de tres características importantes cuales solo pueden ser manifestadas por medio de la sumisión al Reino de Dios. Los tiempos que estamos viviendo requieren que estemos bien con Dios.

Aprende cómo a estar a cuentas con Dios…

El Reino de Dios es Sobrenatural; no consiste sólo en palabras, sino en poder (1 Corintios 4:20), y se puede experimentar aquí y ahora. “Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”. Romanos 14:17

El Reino de Dios tiene carácter. ¿Qué significa tener carácter? El carácter en una persona revela quién es cuando se encuentra bajo presión; deja ver lo que está en su corazón. Si nunca ha visto a una persona bajo presión, entonces realmente no la conoce. De la misma forma, el carácter del reino es lo que “realmente es”, o de lo que está hecho.

El Reino de Dios es un Reino inconmovible.

 

El carácter del reino

  1. La justicia

Una persona justa es alguien que camina en rectitud y obediencia delante de Dios. Eso no quiere decir que es perfecto, o que no comete errores. Pero sí es una persona que vive a cuentas con Dios. Llegamos a ser justos delante de Dios cuando recibimos a Jesús en nuestros corazones y nos alineamos con Su gobierno.

Estar alineado significa que usted está sometido a la autoridad de Dios. La autoridad se ejerce desde un lugar llamado “posición”, que es un punto donde nos colocamos bajo el gobierno de Dios.

Por ejemplo, en las liberaciones, si la persona que está ministrando no está en sumisión al gobierno de Dios, no tiene autoridad, y le toma más tiempo liberar a alguien.

Usted no puede creer en un área donde no está a cuentas con Dios, porque no está ejerciendo fe desde una posición de justicia. Todos sus derechos son ejercidos desde una posición de justicia; desde ese lugar usted puede decretar cosas y desatar su mandato de fe.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. (Mateo 6:33).

Cuando la Palabra dice que busquemos primeramente el Reino de Dios y Su justicia, eso quiere decir que debemos estar alineados con Él. La justicia es lo que hace operativa la fe. En el instante en que se alinea con Dios en un área, en ese momento usted puede acceder a la fe en esa área.

  1. Paz

Paz significa plenitud o llenura total en cada área de su vida. El mejor significado de la palabra “Shalom” es que nada falta, nada está roto.

La paz no se puede disfrutar alejada de la justicia. El área en la cual usted no está en rectitud con Dios, es el área en la cual usted nunca tendrá paz. Cuando usted está orando por algo y no tiene paz, quiere decir que eso no es correcto ni está de acuerdo con el gobierno de Dios.

  1. Gozo

El Reino de Dios es un reino de gozo. Si usted está en el Reino de Dios, usted debe estar gozoso. Usted no debería andar abatido. Este mundo es demasiado triste, solitario y deprimido, pero como ciudadano del Reino, usted debe estar gozoso.

Hay una diferencia entre felicidad y gozo. La felicidad es algo temporal, que se basa en las circunstancias a su alrededor. Por ejemplo, si todo está yendo bien y tiene una buena casa, entonces usted es feliz. El gozo es algo que viene de Dios y es eterno. Es lo que le permite a usted decir que, aun cuando las cosas no estén bien en ese instante, Dios tiene todo bajo control.

“Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”. (Romanos 14:17)

Sin el Espíritu Santo no hay Reino de Dios. Si el Espíritu Santo es removido, sólo nos quedamos con un reino teórico sin poder alguno. Pero, ¿cómo podemos hablar acerca de un Cristo resucitado si no hablamos acerca del Espíritu Santo? Sin el Espíritu Santo no hay justicia, ni gozo, porque Él es quien los ejecuta.

 

Todas las cosas del Reino son reveladas por el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es quien toma las palabras del Señor y las convierte en revelaciones. Es el Espíritu Santo quien confronta nuestros pecados y eso trae la manifestación del Reino de Dios.

Lo que hace que el Reino de Dios sea un Reino de Poder, es el Espíritu Santo.

 

Sumisión vs. Rebelión

En el Reino la rebelión no está permitida. El Reino de Dios trata acerca de justicia y de estar alineados con Dios. Las áreas en las cuales usted no está alineado con Dios son aquellas donde el reino de las tinieblas lo atacará.

Fuera del Reino de Dios no hay justicia, sólo rebelión.

 

Bajo sumisión

Dios mismo está bajo autoridad, porque Él se somete a Su palabra. Para que usted pueda estar bien con Dios en cada área, usted debe estar bajo la ley de sumisión.

Los tiempos que estamos viviendo requieren que estemos bien con Dios.

¿Por qué Dios quiere que estemos bajo autoridad? Desde el momento que usted está bajo la ley de sumisión, está en el Reino y bajo Su pacto. La ley de sumisión existe para poner todo bajo control divino. Cuando una persona decide no rebelarse, y hacer la voluntad de Dios, esa persona entra bajo control divino.

El control divino no es control humano. Es estar bajo el control de Dios. Cuando usted no está bajo sumisión, no está bajo control divino, ni está bajo el Reino de Dios.

Cuando usted entra en obediencia, camina bajo control divino, bajo protección divina.

Cuando usted vive sometido a Dios y a la autoridad delegada por Él, no importa por lo que esté atravesando, usted está bajo protección y control divino.

La sumisión no es para controlarlo, sino para protegerlo. La marca de esta generación es la rebelión; es vivir fuera de cobertura.

Cuando usted está fuera de cobertura, la sangre de Cristo no lo protege.

La autoridad debe ser reconocida y recibida. Usted siempre debe reconocer, recibir, y someterse a la autoridad bajo la cual está.

 

¿Qué es rebelión?

La palabra “rebelión” alude a un acto criminal que socava la autoridad establecida y trata de derrocarla. La rebelión es la marca del espíritu del anticristo. En el Reino, ése es un acto criminal.

Hay algunos cristianos que nunca prosperan y que algo malo siempre les está ocurriendo en su vida, y eso se debe a que ellos están en rebelión. Satanás quiso rebelarse contra Dios y fue expulsado del Reino. De allí que, usted puede estar en una iglesia, pero no en el Reino. En las iglesias de hoy la rebelión está permitida, pero no en el Reino.

Si usted quiere caminar en justicia, remueva la rebelión de cada área de su vida.

 

Miguel Calviño

Miguel Calviño
Pastor en Villa Carlos Paz
Presbítero de la UAD
Fue profesor por algunos años en el Centro de prefación teológico de Visión de Futuro y en el Instituto Mediterráneo
Ha predicado en distintos países.

 

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

 

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 15 | ¿Me asocio o me aíslo?, entrega 8, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.