LA VIDA ETERNA                                                                                                                

| 22 junio, 2015

El credo comienza con “creo en Dios…”y finaliza con “creo en la vida eterna -o perdurable-“

¿Qué es esta “vida eterna o perdurable”?                                                                                                                     ¡Es la misma vida de Dios! No es un tiempo, un pasar, una temporada… es poseer la misma vida de Dios en todo nuestro ser, ¡ahora y para toda la eternidad!

Recibimos esta vida eterna por la fe, cuando somos salvos y disfrutamos un adelanto de la misma.
Aunque estemos viviendo en el presente siglo malo, estamos disfrutando de lo que está por venir, que es  inmensamente superior.

Disfrutamos de libertad de toda culpa, juicio, sufrimiento o tormento interno, de dolor y de toda insatisfacción. Esta vida no proviene de la realización de sueños o deseos personales o terrenales sino de la negación de los mismos. Jesús no ofreció la auto-realización de sueños, deseos, esperanzas, sino la negación, la muerte de la vida adánica y recibir una “vida diferente” hasta que Cristo sea formado en nosotros. No es la mejora de la vida que traemos de nacimiento, que es irremediable, sino recibir por la fe, una vida, totalmente nueva, 2da de Corintios 5:17.

Muerte eterna es separación eterna de Dios; vida eterna, es comunión eterna con Dios, con todos los beneficios espirituales presentes y eternos.

No significa que Dios desea que seamos pobres, miserables, sino que pongamos la mirada en las cosas de arriba, en lo eterno.

Negarse a sí mismo, en griego, significa “asociarse con”, no podemos asociarnos más con nosotros mismos, sino con Cristo.
De lo contrario se puede tener vida eterna y vivir una vida miserable. Como los dos pródigos, tenían todo, pero uno vivía en un chiquero y el otro en un tormento de mezquindad.
Esta vida es un hecho, pero también un proceso que debe ser desarrollado por fe en todo nuestro peregrinaje.

Los detalles de terminación  se acabarán en el Tribunal de Cristo, en las bodas del Cordero, en el Milenio y en la Nueva Jerusalén, donde se nos revela que los que allí vivan no necesitaran luz de lámpara, ni luz de sol, porque Dios, el Señor, les dará su luz y ellos reinaran por todos los siglos…
Sí, creo en la vida eterna!!!

Amén

 

mauricio lestani

Mauricio Lestani
Pastor de la Iglesia en Tigre
Unión de las Asambleas de Dios

 

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 15 | ¿Me asocio o me aíslo?, Editorial, entrega 8, Reflexiones

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.