UN MENSAJE PARA HOY: “TIENEN QUE NACER DE NUEVO”

| 13 julio, 2015

(Juan 3: 1-13, 7:45-53, 19:38-42).

En este pasaje bíblico nos encontramos con Jesús y Nicodemo. Este último era una persona importante en Jerusalén y seguramente pertenecía al concilio político-religioso del pueblo judío. Jesús le dijo: “De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios” (Juan 3:3)

¿Por qué el Señor lo recibió de esta manera? Nicodemo basaba su afirmación sobre las señales que hacía. La escritura dice que “Jesús no se fiaba de los que creían en él por las señales, porque conocía el interior del ser humano” (Juan 2:23-25)[1]. Nicodemo no podía avanzar con solo el hecho de reconocer señales o bien basarse en lo bueno que hacen otros, ya sean instituciones o personas. Este no era el punto. El tema central es que tenía que comenzar de nuevo y volver al inicio.

Nicodemo tenía que eliminar su manera de ver las cosas. Implicaba ir al Señor con una actitud de humildad y reconocer que nuestros marcos referenciales (trasfondo, experiencia, tradición y vivencia) no son suficientes. Nuestro trasfondo cualquiera que sea no garantiza que vivimos en una correcta relación con Dios y con nuestro prójimo. Jesús nos vuelve a decir: “Tienen que nacer de nuevo” (Juan 3:7). El evangelio de Juan nos presenta a un Jesucristo que nos desafía. Si alguien no cree lo confronta a ver la presencia de Dios en lo que hace y dice. (Juan 1:50)

¿Por qué Jesús procede así? Porque somos pecadores y es por eso que el Reino de Dios no puede venir como algo más para agregar. No es adicionar algo a la vida. Surge como confrontación y desafío. Si queremos entrar en el Reino no podemos dar un paso más en la vida como la hemos llevado. Jesús busca una transformación que va más allá de ser religioso o de asistir a los cultos. Es una invitación a ir al principio, comenzar de nuevo, un proceso de crecimiento y transformación. Es nacer de nuevo, “desde arriba” o “de lo alto”. Es nacer del Espíritu.

Nacer del Espíritu representa el poder divino. “El ser humano tiene que pasar por una transformación que uno mismo es incapaz de lograr y que debe venir como don de Dios. Esta fuera de nuestro poder y control”[2]. Jesús habló del Espíritu como el viento (Juan 3:8) y ambos están fuera del poder humano: van donde quieren sin poder entender desde donde se mueven o a donde van.

El Reino de Dios nos confronta y a su vez nos invita a todos. Nos invita a nacer de nuevo y a participar en la misión de Dios. Es un llamado a reconocer nuestra limitación, renunciar a nuestras pretensiones y dejar que Jesús nos salve.

La venida de Jesucristo sigue generando una crisis en el mundo de hoy. La crisis es esta: hay que definirse. El nuevo nacimiento viene de lo alto o desde arriba pero sucede aquí en la tierra. Si Nicodemo quería entrar a la vida celestial tenía que arreglar sus cuentas aquí y ahora. La necesidad de nacer de nuevo o volver a cero en la vida es la necesidad de responder hoy. (Juan 3:16-21)

Nicodemo, en los tiempos que escribe Juan, también podría representar “a los cristianos de trasfondo judío quienes en el tiempo de Juan querían mantener secreta su fe en Jesús, para no entrar en problemas con los demás judíos de la sinagoga. Según esta perspectiva, la referencia al agua en Jn 3:5 “quien no nazca de agua’” tiene que ver con el bautismo cristiano: es un llamado a los contemporáneos de Juan a declararse públicamente por la causa de Jesús, arriesgando su expulsión de la sinagoga”[3].

Nicodemo empezó a salir de la oscuridad para encontrarse con la luz y aparece más adelante arriesgándose a favor de Jesús (Juan 7:50-51). Los dirigentes querían arrestar a Jesús y menospreciaban al pueblo (Juan 7:32, 48-49). Las autoridades pretendían realizar un proceso legal sin escuchar al acusado. Nicodemo aparece en defensa de Jesús y abre una grieta en la estructura del poder.

Nicodemo se transformó en discípulo. Lo encontramos finalmente junto a José de Arimatea. Ellos tomaron el cuerpo de Jesús para darle sepultura (Juan 19:38-42). Esto requería valor y fue parte de un proceso que lo transformó en seguidor de Jesús. En el momento de la crucifixión vio la gloria de Dios encarnada en la persona de Jesucristo (Juan 12:32). Juan, seguramente narra estos acontecimientos con la esperanza y propósito de provocar una trasformación en los cristianos secretos de su tiempo. El poder del Espíritu Santo nos debe llevar de todas partes a todos lados.

Jesús pretende dirigir el Reino Universal por lo tanto Jesús nos confronta. Su Reino es una invitación abierta para aceptar sus prioridades. El Reino de Dios es un proyecto universal para todas las etnias, culturas y lenguas.

[1]Ibíd., Evangelio de Juan, Comentario Bíblico Iberoamericano, P. 80, Ediciones Kairos 2006
[2]Ibíd., P. 88, Ediciones Kairos 2006
[3]Ibíd., P. 89, Ediciones Kairos 2006

 

 

 

carlos Scott 

Carlos Scott
Junto a Alicia Scott son los facilitadores de la iniciativa Misión GloCal.
Forma parte de la Comisión de Misiones de la Alianza Evangélica Mundial (WEA).
Fue Director de COMIBAM Cono Sur (2000-2006)
Presidente de la Red Misiones Mundiales Argentina (2004-2005) Presidente de COMIBAM Internacional (2006-2009).
Licenciado en Administración de Empresas (UADE)
Licenciado en Seguros (UADE)
Licenciado en Ministerio con Orientación Misionológica (IBBA).

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: BIBLIA, Edición 16 | Nuestro mensaje, entrega 2, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.