“SIN MI YO” | AMIGOS

| 20 julio, 2015

Estamos en una fecha, la que para muchos será significativa y para otros solo comercial; lo cierto es que no deja de escapar a nuestra realidad cotidiana, los Amigos.

Ellos son muchas veces la toma de nuestras decisiones, consejeros, con los que pasamos largos y buenos momentos de charlas, reímos, lloramos, cerca y a la distancia. La Amistad es una realidad con la que crecemos y nos vamos encariñando con personas que luego son claves en nuestra vida.

Sin darnos cuenta, la Amistad es parte inconsciente en la formación de nuestro carácter, ya que ella lleva concatenada, la confianza, el amor, la lealtad, y muchas otras cualidades que hacen a la transcendencia de un cariño al que llamamos Amistad y lo reflejamos en un Amigo.

Quiero basar esta nota en tres secciones y con ellas puedas valorar más a la Amistad:

Los Amigos de la vida: A lo largo de nuestro caminar por este planeta nos vamos cruzando con personas que hacen de nuestro andar más alegre. Son esas personas que con el transcurrir del tiempo las llamamos Amigos, y con justa razón, ya que son parte importante de nuestra vida.

Cabe destacar que Amigo viene del latín Amicus, este deriva del verbo Amare (amar y amor) y es por eso que me atrevo a decir que son personas a las cuales uno decide Amar, decide hacerlos parte de su vida, transformarlos en esos seres a los cuales uno recurre sin necesidad de pedir permiso.

Valoremos a aquellos que por una u otra razón son parte de nuestra historia; son aquellos a los cuales Dios permitió ponerlos en nuestro andar; si de algo estoy seguro es que nada se escapa a las manos de Dios, y que todo está en su soberanía, por lo cual las personas que pasan a ser parte fundamental de nuestra historia son aquellas que por su sola potestad Dios permitió que estén con nosotros.

Cuidémoslas, amémoslas, valorémoslas; ya que son esos mimos de parte de Dios para ayudarnos en nuestro transitar. Nada ocurre porque si, o como me gusta decir a mí, nada es gratis, así que cuidemos esas personas valiosas que son parte de nosotros, los Amigos de la Vida, los regalos de parte de Dios para nosotros.

Los Amigos del/para el ministerio: Si hay algo que comprendí y valore mucho este tiempo, son esos Amigos del ministerio. Uno decide dedicar su vida 100% al servicio de Dios, y eso lleva un accionar que pocos te entienden; y son ellos, los Amigos del/por del ministerio que saben tu lenguaje, tu forma de reaccionar, hasta tus gestos.

Por lo cual, son ellos los que saben entenderte y aconsejarte a la hora de accionar en y por el llamado que Dios puso en tu vida.

Son los que por circunstancias de la vida te los encontrás esporádicamente, o por mensajito del celular, pero siempre están, te entienden y comprenden, te ayudan, pero sobre todo, son los que siempre, cada día estás en sus oraciones, ayudándote, caminando con vos, tal vez no físicamente, pero si en lo más importante, espiritualmente.

Sabiendo que necesitas de ellos, pero no siempre en lo presente, pero si en sus oraciones; como dice la carta de Filemon “hago memoria de ti en mis oraciones”.

Son los que posiblemente te los encuentres en la calle, en una terminal o aeropuerto, pero sabes que siempre están; el tiempo no hace la diferencia, pero si la realidad de saber que por más que pase lo cronológico ellos nunca pasaran, siempre estarán y serán baluarte en tu vida.

Te impulsan a seguir, y sobre todo, son con los que hablas de igual a igual, sin tapujos, porque ellos pasan por lo mismo.

Me gusta decir, que son con los que vamos edificando el plan de Dios para esta generación, juntos podemos más.

Amigos de Dios: Nada, pero absolutamente nada en esta vida tendría sentido si no somos Amigos del creador de esta vida, “Dios”, fue quien formó todo lo que conocemos, aun quien caminó entre nosotros, nos enseñó, y quien nos dejó un amigo mientras preparaba nuestra morada.

Su palabra, en Juan 14, dice “No os dejare huérfanos, vendré a vosotros”.

Imagínense si alguien deja todo por nosotros, se muda cerca, y no le damos ni cinco de nuestra atención, no estaríamos valorando el esfuerzo que ha hecho.

Lo mismo hizo Dios con nosotros, no nos dejó solos, y espera que seamos Amigos de Él, que lo incluyamos en nuestra vida.

Puedo decir por experiencia personal que decidirme a ser Amigo de Dios fue la mejor y más grande decisión en mi vida.

Él ya hizo todo, se acercó, nos queda a nosotros el aceptarlo, hacerlo parte de nuestro andar, compartir nuestra vida con el Supremo.

Jesús mismo dijo que nos llamaría “Amigos” (Jn 15:15), dando por sentado que era mayor a cualquier título que pidiéramos obtener; eso nos da la pauta de la importancia de la Amistad y cual importante es para Dios ser nuestro Amigo.

No perdamos tiempo, en Él está todo, fue quien quiso ser nuestro Amigo, no desperdiciemos esa oportunidad.

Una etimología poética dice que Amigo viene de “animi” que quiere decir “alma” y “custos” que quiere decir “custodia”, es decir “guarda del alma”; y Dios en nosotros es verdaderamente eso, la custodia de nuestra alma, es quien nos da la certeza de la vida eterna, quien custodia nuestra vida como fiel y gran Amigo, y quien nos garantiza que en Él somos más que vencedores.

Te animo que en este momento traigas a memoria cada una de las personas a las cuales llamas Amigos, que te tomes un tiempo para agradecer a Dios por sus vidas; ya que sus vidas bendicen la tuya; y en ese accionar de gratitud te acerques más al Amigo por excelencia, Jesús, des tu accionar de gracias, y juntos sigan caminando en la senda de esta vida, hasta que lo veas cara a cara.

Una palabra que me gusta mucho, la cual pertenece a la filosofía sudafricana, es “Ubuntu”, que significa “yo soy porque somos”.

Comprender que soy lo que soy gracias al Maestro, a que Él me moldea, y utiliza personas (amigos) para hacerme crecer, madurar, y llegar a las metas establecidas.

Un anécdota graciosa dice que “Amigo” proviene del griego “a” que significa “sin” (mi) y “ego” (yo); entonces quiere decir “Sin mi Yo”.

Esto se debe a que un Amigo es alguien con quien te identificas, hasta puede decirse que un Amigo es el otro yo, pero “sin mi yo”, para pensarlo y meditarlo.

Pero no podría cerrar está nota sin citar una palabras de Desmond Tutu, del cual todos deberíamos aprender mucho; él dijo “Una persona con Ubuntu (yo soy porque somos) es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos”.

Recordemos lo que dijo el Amigo por excelencia “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado Amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer”. Conozcamos cada día más al mejor Amigo que la soberanía divina nos pudo dar. Jesús.

 

Matias Suarez

Matías Alarcón Suárez
Graduado del Instituto Bíblico Rio de la Plata.
Se está preparando para ir de misionero a un país de Asia, cerrado al evangelio. Lugar en el que ya ha estado predicando.
Actualmente se encuentra estudiando el idioma de ese país.

 

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: Edición 16 | Nuestro mensaje, entrega 3, SOCIEDAD, Sociología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.