ALTERANDO LOS ESQUEMAS

| 27 julio, 2015

Cuando conversamos e intercambiamos ideas con otros, hay ocasiones en las que deviene una calma aliviadora al encontrarnos con ideas coincidentes, máxime cuando ellas, a priori, no serían las más comunes dentro de los ámbitos evangélicos.

Así me sucede con mi profesor Rodolfo Polignano, con quien, por razones de distancia, hemos intercambiado opiniones telefónicamente o por escrito respecto del tema que trataremos.

No se asuste el lector ya que no abordaré temas doctrinarios que pretendan traer alguna alteración en los mismos, de eso ya existe mucho en algunos canales de televisión. Antes bien la presente tiene un sentido de reflexión.

A lo largo de gran parte del siglo XX, desde nuestras iglesias se ha dejado deslizar en algunos casos y en otros se ha manifestado expresamente, lo diabólico que resulta el sistema comunista, mientras que, por el contrario, el capitalismo siempre se mostró como el modelo cristiano, el que garantiza la subsistencia de la fe, el que no persigue a la iglesia.

Parece oportuno realizar la primera aclaración en este punto. No existió, no existe, ni existirá modelo político humano que se ajuste a la sabiduría de Dios mientras el corazón de sus dirigentes esté lejos de Dios. Como el ejercicio del poder hoy no depende de una sola persona, los esquemas de gobierno siempre se verán influenciados por la sabiduría humana, la cual es terrenal, animal y diabólica (Sgo. 3:15). Claro, el pasaje citado se escribe a las iglesias cristianas, no obstante en su contexto destaca actitudes muy propias del ser humano sin Dios como celos, contención, mentiras, las que innegablemente reinaron en la Guerra Fría, la cual probablemente nunca haya concluido definitivamente.

La Biblia deja en claro que los esquemas político-económicos deben tener un sentido de justicia social. Condena la explotación laboral (Sgo. 5:4), nuestro Señor Jesús llama a reflexionar sobre el amor a las riquezas (Mt. 19:21-14), solo por dar un par de los tantos principios que ya desde el Antiguo Testamento Dios enseña en Su Palabra. Ahora bien, el hombre sin Dios, sea del signo e ideología política que sea, siempre desviará y adulterará el sentido de la verdadera igualdad.

En estos tiempos, dos referentes de los modelos políticos que se disputan el dominio del nuevo orden mundial, se manifestaron en relación a cómo se debe concebir la religión dentro del mismo.

El conservadurismo pareciera haberse trasladado al otro lado del Meridiano de Greenwich, para ser acogido por el Presidente de la Federación de Rusia Vladímir Vladímirovich Putin. Más allá de lo que actualmente es Rusia, no debemos perder de vista el origen de su actual Presidente, quien se desempeñó en el servicio de espionaje del KGB (Comité para la Seguridad del Estado, en español), mientras la Unión Soviética aun intentaba resistir al Capitalismo Norteamericano. El ex agente comunista manifestó textualmente: “El Conservadurismo social y religioso, es la única forma de evitar que el mundo caiga en una caótica oscuridad”. Al mismo tiempo criticaba a Estados Unidos por haber abandonado a Dios. Sí, el ex KGB llamándole la atención a la Nación que evangelizó Occidente.

Contrariamente tenemos las palabras de una de las principales aspirantes a la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton quien dijo: “Los códigos culturales profundamente arraigados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales”. Cabe una aclaración para aquel que en este momento esté pensando “bueno, queda el Partido Republicano entonces”. El Partido Republicano es quien más ferozmente ha derramado sangre a lo largo y ancho del planeta, por lo que no es garantía de cristianismo. Volviendo a los dichos de la referente norteamericana, vemos un claro sentido escatológico en el mismo. En otras palabras dijo que las religiones se deberán ajustar al actual orden cultural y social por las buenas o se las adaptará por la fuerza.

¿Dónde está el modelo cristiano entonces?, ¿dónde quedó la propaganda imperialista para penetrar las economías locales bajo el discurso religioso? Bueno, en realidad ya ha penetrado, ya ha cumplido su finalidad, ahora “el nuevo orden” debe acoger a todos. El dominio económico siempre ha sido el fin último del imperialismo, quien, para asegurarse de lograrlo, echará mano a las herramientas que sea.

Resulta destacable que mientras el comunismo puro se mostró directamente ateo, la mayoría de las herejías han surgido del seno de países en el que el modelo capitalista reina. No es de extrañarse que el amor al dinero, corazón del Capitalismo, sea el padre de las herejías. Hoy muchos predicadores buscan generar un sentimiento de excesivo deseo de prosperidad. Asimismo se ve otra característica del Capitalismo en las iglesias y ministerios, el Monopolio.

Existen “redes” que enlazan y vinculan a iglesias locales dispersas por diferentes países, con un predicador que no solo no fundó esas iglesias, sino que a veces nunca siquiera las visitó. Agreguemos algunas “iglesias” Shopping en las que supuestamente se puede comprar salud, prosperidad, paz familiar, restauración matrimonial, etc. Filipenses 3:18-19 los presenta claramente como mercenarios de la fe.

¿Qué modelo político-económico humano es cristiano? Ninguno. Antes bien, el fenómeno al que nos enfrentamos hoy es el de lograr separar los modelos económicos respecto de lo que refiere a derechos civiles. En lo económico el progresismo, en líneas generales, busca con sus aciertos y desaciertos una mejor distribución de la riqueza, persigue garantizar igualdad de oportunidades, mientras que el neoliberalismo pretende que el mercado regule la economía sin otra intervención del Estado que como Gendarme, es decir para reprimir cualquier queja contra el sistema. Ningún hombre o mujer de bien puede estar en contra de un modelo que bregue por la igualdad de oportunidades en lo económico, pero debemos considerar que como no deja de ser un esquema humano, esa igualdad se va a trasladar a otras áreas en las que se va a producir un inevitable choque con la Palabra de Dios.

Nosotros, por lo pronto, no nos dejemos engañar por aquellos que muestran al neoliberalismo como un modelo más cristiano y al progresismo como anti-cristiano. Ambos resultan ser modelos humanos a los que habrá que evaluar pensando en qué tipo de condiciones económicas queremos, pero siempre considerando que, en el ordenamiento jurídico social, resultará inevitable que en algún punto los dos colisionen con la Palabra de Dios.

 

Gravanago

Alejandro E. Gravanago
Graduado del Instituto Bíblico Río de la Plata (IBRP).
Graduado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).
Asesor Letrado del Instituto Provincial de Salud de Salta (IPS).
Actualmente junto a su esposa se encuentra radicado en la Ciudad de Salta, iniciando una nueva Congregación.

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: DOSSIER de ACTUALIDAD, Edición 16 | Nuestro mensaje, entrega 4

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.