PRISIONEROS DE NUESTROS CRITERIOS

| 10 agosto, 2015

DEL BIEN Y DEL MAL

Y fue así que, creyéndonos dioses y adueñándonos del conocimiento del bien y del mal, hemos creado muchas religiones del bien y del mal, que más que acercar el hombre a Dios lo han separado. 

“Y Dios el Señor dijo: «Ahora el hombre es como uno de nosotros, pues conoce el bien y el mal. No vaya a ser que extienda la mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.» Entonces el Señor lo sacó del huerto de Edén, para que cultivara la tierra, de la cual fue tomado. Echó fuera al hombre, y al oriente del huerto de Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba hacia todos lados, para resguardar el camino del árbol de la vida”. Génesis 3:22-24 RVC

Desde el día de mi conversión hasta hoy, hay un comentario reiterado que me ha llamado la atención: Cada vez que había un evento especial o un predicador especial o sucedía algo importante en la iglesia se decía: ¡no sabes qué buena estuvo la reunión! ¡O tal evento o tal mensaje! Y al preguntar cuál fue el mensaje o que fue lo impresionante, siempre la respuesta era: “fue muy fuerte la Presencia de Dios”, “predicó sobre tener una relación profunda con Dios”, “nos habló de conocer íntimamente a Dios a través del Espíritu Santo”

En definitiva todo se resumía en recuperar: EL ARTE PERDIDO DE PRACTICAR SU PRESENCIA.

Cada vez que leo en Génesis, que el Señor andaba al aire del día y se escuchaba su voz en el huerto del Edén, no puedo dejar de imaginar lo maravilloso que debió haber sido aquello y con añoranza del paraíso perdido, me fortalezco con las palabras del apóstol Pedro…

“Ustedes aman a Jesucristo sin haberlo visto, y creen en él aunque ahora no lo ven, y se alegran con gozo inefable y glorioso, porque están alcanzando la meta de su fe, que es la salvación”. 1Pedro 1:8-9 RVC

Gracias a Dios por Jesucristo, quien por su sangre, nos limpió de esa condición que nos alejaba de Dios, y quien por medio de su resurrección, nos ha dado una vida maravillosa en el espíritu y ahora podemos acercarnos confiadamente al Trono de la Gracia.

Debe haber sido muy difícil para Dios, el Padre, echarnos del paraíso y de su presencia. Cuando rastreamos en la historia el motivo que nos llevó a separarnos de Dios, lo encontramos más allá de la tierra y las estrellas; en el huerto del Edén celestial, donde el querubín protector dejó de mirar y adorar a su Creador y comenzó a mirarse y adorarse a sí mismo, haciéndose igual a Dios.

“Tú, que en tu corazón decías: Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios, y allí pondré mi trono. En el monte del concilio me sentaré, en lo más remoto del norte; subiré hasta las altas nubes, y seré semejante al Altísimo”. Isaías 14:13-14 RVC

Esta fue la misma mentira que alojó en el corazón del hombre a través de la serpiente…

“Entonces la serpiente le dijo a la mujer: No morirán. Dios bien sabe que el día que ustedes coman de él, se les abrirán los ojos, y serán como Dios, conocedores del bien y del mal.» Génesis 3:4-5 RVC

A partir de acá todo cambió y se trastornó, y a diferencia de aquel día que…

Dios dijo: “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, ahora el hombre mismo (dios falso) puede decir: hagámonos dioses a nuestra imagen y semejanza.

La historia del hombre se convirtió en la historia de la idolatría, y hemos fabricado tantos dioses como quisimos o necesitamos. Aun hoy en día, después de más de dos mil años de haber sido libres por Jesucristo, nos queda aquella tendencia con la cual luchamos permanentemente: La de dejar de mirar al Señor, comenzar a mirarnos a nosotros mismos y creernos lo que no somos (dioses).

Por eso la palabra nos advierte… “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello. Si haces esto, te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen”. 1ºTimoteo 4:16 RVC

Y fue así que, creyéndonos dioses y adueñándonos del conocimiento del bien y del mal, hemos creado muchas religiones del bien y del mal, que más que acercar el hombre a Dios lo han separado; y somos nosotros (sentados en la cátedra de Moisés), quienes les decimos como tienen que comportarse para que Dios los acepte.

Esta tendencia nos ha llevado a recurrir a leyes, preceptos y estatutos del antiguo pacto, anulando y menospreciando así la gracia de Dios manifestada en Jesucristo.

Que desafío maravillo, en esta época tan carente de valores y en medio de una generación tan cargada de pecados, responder al mandamiento de la gran comisión y salir a amar a las personas y llevarles el poderoso mensaje del evangelio de la gracia, sin caer en la tentación de juzgar y condenar o creernos que somos nosotros quienes podemos convencer y cambiar a la gente, atribuyéndonos así el mérito de la salvación, para volver a sentir en el fondo de nuestro corazón, aquel gustito mesiánico que nos dejó el padre de mentira… “Seréis como dioses”.

Querido hermano, levantá tus ojos y ponélos en Jesús y descubrí lo maravillosa que es la vida de los redimidos, de los hijos de Dios y cuanto el Padre te ha dado en Jesús para que disfrutes de la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Gracias Padre, por haberme recibido nuevamente y poder disfrutarte cada momento al aire del día de mi historia, libre de la esclavitud de mis criterios del bien y del mal, para escuchar claramente la voz de Tu Espíritu hablando a mi corazón. Siempre me va a costar entender como vos, siendo Dios, Creador y Señor de todo y yo tu hijo que te necesita tanto, aun así seas vos quien me disfrute más a mí de lo que yo te disfruto a vos. Sueño con el día de mi completa redención en que, pueda conocerte como fui conocido y adorarte mirándote cara a cara.

Por ahora, disfruto de Tu presencia y servicio, sabiendo que aunque vengan tiempos difíciles ninguna de las tribulaciones del tiempo presente serán comparables con la gloria de la vida venidera.

Jesús vuelve pronto
¡Aleluya!
Trabajemos, amemos, anunciemos y preparemos Su venida.

 

Ricardo-Dening

Ricardo Dening
Licenciado en Psicología Clínica
Pastor principal del Centro Cristiano Rey de Gloria
Iglesia Internacional del Evangelio Cuadrangular

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 16 | Nuestro mensaje, entrega 6, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.