UNA DIETA BALANCEADA

| 25 agosto, 2015

Si el tema de esta edición es “Nuestro Mensaje”, pensada básicamente en lo que tenemos para decir, no vendrá mal la idea de revisar el balanceo de todo lo que venimos predicando.

Para ello quiero recordar el armado de los Propósitos Generales, elemento básico para catalogar nuestros mensajes de manera que los mismos vayan generando un crecimiento coordinado en la vida de los fieles que Dios puso bajo nuestro cuidado pastoral.

Básicamente encuentro que cualquier predicación bíblica se encuadra dentro de uno de estos seis propósitos generales:

  • Evangelístico
  • Doctrinal
  • Devocional
  • Consagracional
  • Etico Moral
  • Dar Aliento

Si nos detenemos brevemente en cada uno encontraremos que:

 

Propósito evangelístico:

Es el sermón que va dirigido a una audiencia que no es cristiana en el concepto escritural. Este tipo de sermón lleva como idea el que crean en el mensaje del evangelio y reciban por la fe la salvación de su alma y la seguridad de la vida eterna en los Cielos.

Se debe aclarar que no siempre el sermón evangelístico deberá ser una gran oferta de beneficios terrenales a recibir, sino que se deberán incluir sermones que hablen de la necesidad de la salvación del alma, de la realidad del Cielo y el Infierno, de la continuidad de la existencia después de la muerte, de la imposibilidad de la salvación por obras, etc.

El fin de un propósito evangelístico será presentar la necesidad de la salvación y al único que puede otorgarla.

 

Propósito doctrinal:

Es el sermón que está pensado con el fin de enseñar verdades bíblicas. El sermón doctrinal es aquel que indagará en La Biblia buscando las enseñanzas que la gente necesita para encauzar su vida, recordando aquello de «la casa fundada sobre la roca».

Los estudios bíblicos (aunque en verdad no son sermones) se pueden preparar dentro del propósito doctrinal. El sermón que tiene como propósito general el doctrinal, alimentará las bases de la fe mediante el conocimiento de la doctrina bíblica. Su fin principal será que la gente aprenda una verdad y la entienda de una forma tal que vea la posibilidad y la responsabilidad de llevarla a la práctica.

Muchas veces, el propósito doctrinal es abarcativo de los demás, porque a pesar de que se predique el tipo de sermón que se quiera, en el fondo siempre se está enseñando a la gente. Pero en realidad el propósito doctrinal es aquel que apunta únicamente en esta dirección, vale decir agregar conocimientos sobre determinado tema bíblico.

 

Propósito devocional:

Es el tipo de sermones que llevan a la adoración a Dios. La Biblia está llena de mandatos sobre este tema, y en los sermones devocionales se impulsa a la alabanza, a la adoración, a brindar reverencia y honra al Rey de la Gloria.

Muchas veces la gente confunde la alabanza con un entretenimiento de música en la Iglesia para que canten aquellos que les gusta hacerlo. Los sermones devocionales hablarán de estas verdades, mostrando que la adoración es algo que trasciende a la canción; la música sólo es parte de la adoración, pero ésta va mucho más allá y la trasciende.

La audiencia, al escuchar un sermón devocional, deberá sentir deseos de postrarse para adorar entendiendo que esa actitud es un reclamo divino.

 

Propósito consagracional:

Este propósito está en los sermones que tienen por finalidad instar a la entrega a Dios, a la consagración de todo lo que la persona pueda o deba darle al Señor. Es necesario aclarar que se deben distinguir de los sermones evangelísticos, pues si bien allí la persona es invitada a consagrar su vida, lo hará para la salvación de su alma. Se debe distinguir también de los devocionales, pues allí se le invita a dar, pero adoración y alabanza. En el consagracional el oyente es invitado a darle a Dios algo tangible y práctico de su vida.

En los sermones consagracionales la persona es desafiada a dar más de su tiempo para la causa del Señor, o a dar su vida a las misiones, o a abrir su casa para actividades relacionadas con la Iglesia, o a dar su dinero a la obra de Dios, o a usar pertenencias suyas para actividades que son de la obra, o a usar las ventajas de su profesión u oficio para beneficio de la obra de Dios. En síntesis, es dar a Dios de lo que se tiene.

 

Propósito ético-moral:

Estos son los sermones que le enseñan a la gente sobre su vida diaria. Son los sermones donde se les habla de su comportamiento afuera de la Iglesia. Son los finales de prácticamente todas las cartas del Nuevo Testamento, que llevan al creyente a una forma de vida superior, que esté de acuerdo a las demandas de Dios.

El ético moral será presentado de acuerdo a la visión de la Iglesia en particular, o la denominación en general. No es idea de esta nota decir cuáles deben ser los sermones ético-morales en cuanto a la forma de ver la doctrina cristiana, especialmente en ese sector en que hay discrepancias entre lo que es lícito hacer y lo que no es. No obstante lo antedicho, hay verdades ético-morales en La Biblia en la que la totalidad de la Iglesia asumo que está de acuerdo. Cito esas como ejemplo, diciendo entonces que sermones de este tipo son los que hablan en contra de la mentira, la deshonestidad, los pecados sexuales, los vicios, la violencia, el aborto, el ocultismo, las raíces de amargura guardadas en el corazón, la despreocupación con los sufrientes, la rebeldía, las cuestiones familiares, etc.

 

Propósito de dar aliento:

Es el tipo de sermones que tienen como finalidad traer ánimo al oyente. Son los sermones que hablarán de las promesas de Dios, de los milagros, de la compañía diaria de Cristo, de la vida eterna.

La idea de este tipo de sermones es traer aliento al desanimado, aliento que deberá estar basado en las razones bíblicas para conseguirlo. Deberemos descartar todo tipo de aliento basado en filosofías humanas, positivismo, o en ideas personales; el sermón está basado en La Biblia, y deberá ser presentado desde la óptica de la Palabra.

 

Datos importantes

Todo sermón deberá tener sólo un propósito general. A veces mientras se predica con un determinado propósito aparece otro soslayadamente, pero el sermón tendrá básicamente uno solo. Un sermón consagracional quizás tenga partes doctrinales, un sermón evangelístico probablemente incluya algo de dar aliento, pero el propósito general debe ser uno sólo. Más que esto se prestará a confusión, sencillamente porque cada cosa que se hace debe tener un propósito para lograr alcanzar metas.

 

Balanceo

Dependiendo del tipo de ministerio que se tenga será como se utilicen los propósitos generales. Deberemos para esto dividir las distintas formas de trabajo para Dios. Los que tienen un ministerio específico harán énfasis casi excluyentemente en un solo propósito general. Así el evangelista predicará sermones evangelísticos únicamente (al menos en sus campañas), los maestros tendrán casi exclusivamente sermones doctrinales, y los que están en el ministerio de la alabanza predicarán sermones devocionales.

Por el contrario, el pastor de Iglesia, más allá del énfasis que personalmente tenga su ministerio, deberá cuidar que los seis propósitos estén presentes en forma balanceada en sus sermones, de manera que la Iglesia crezca bien coordinada.

De la misma manera que en una familia se come de todo tipo de comidas para responder a una dieta balanceada que permita el correcto crecimiento de los cuerpos y su mantenimiento, así la Iglesia debe tener una dieta balanceada. Que un ama de casa sepa hacer un manjar que guste mucho a todos, no significa que no haga todas las variedades de comida que el cuerpo necesita, de la misma manera ocurre en la Iglesia.

Cuando un pastor, porque tiene una tendencia ministerial determinada, se centra en uno solo de los propósitos generales, la Iglesia crece en ese aspecto, pero no en los otros, de esa manera se transforma en defectuosa. Por ejemplo: en una Iglesia donde sólo se predica evangelismo, tendrán una gran seguridad de la vida eterna, pero probablemente su comportamiento diario sea malo. En una donde sólo se prediquen sermones doctrinales, tendrán unos conocimientos extraordinarios, pero les faltará desafío para ganar almas. En donde sólo se hablen sermones ético-morales se caerá en el legalismo. Y si sólo son devocionales, serán adoradores pero no personas con buen ánimo para enfrentar las luchas.

El secreto, por tanto, es tener una dieta balanceada, donde todos los propósitos estén presentes, de manera de poder formar íntegramente al cristiano, cumpliendo lo encomendado en La Biblia de hacerlo crecer hasta la estatura de la plenitud de Cristo.

 

 

Rodolfo Polignano PxG

Rodolfo Polignano
Pastor en el barrio de Colegiales de la Ciudad de Buenos Aires
Unión de las Asambleas de Dios
Actualmente desarrolla una tarea pastoral de colaboración con varias Iglesias en Presidente Derqui.
Profesor del Instituto Bíblico Río de la Plata durante 30 años
Escritor y maestro se especializa en Homilética
Bajo su ministerio pastoral se levantaron 12 nuevas congregaciones
Sirvió muchos años como presidente de Evangelismo de la Unión de las Asambleas de Dios

 

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 16 | Nuestro mensaje, entrega 8, Reflexiones

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.