RETORMAR EL PRINCIPIO PROTESTANTE Y LA JUSTIFICACIÓN POR FE

| 7 septiembre, 2015

En el año en curso se cumple medio siglo de la muerte de uno de los más importantes teólogos protestantes: Paul Tillich.

Nacido en Alemania en el seno del luteranismo, estudió formalmente tanto la teología como la filosofía, participando en la famosa “Escuela de Frankfurt”, donde fue reconocido por filósofos de la talla de Max Horkheimer y Theodor Adorno. Al surgir el nazismo, tuvo que huir a los Estados Unidos donde desarrolló una amplia actividad docente produciendo notables obras de reflexión filosófica y teológica, entre otras, su Systematic Theology en tres volúmenes. (1) Es oportuno reflexionar brevemente en lo que él denomina “el principio protestante”, en su libro La era protestante, que recoge conferencias que dictó en Chicago en 1948. Tillich define ese principio en los siguientes términos:

El elemento protestante es la profunda proclama de la situación límite de la humanidad y de la protesta contra cualquier intento de eludirla por medios religiosos, aun cuando la evasión se lleve a cabo con la ayuda de toda la riqueza, toda la grandeza y la profundidad de la piedad mística y sacramental. (2)

Lo que el protestantismo declara es la situación límite en que se encuentran los seres humanos. Esa situación, gráficamente significa estar al borde del abismo y a punto de caer, a menos que alguien nos rescate. Eso es lo que vivió Martín Lutero, el monje agustiniano hasta que descubrió que “el justo por la fe vivirá” (Romanos 1.17). El mensaje protestante es drástico al referirse al ser humano como alguien preso de la desesperación y sin esperanza. A un paso del abismo y en una situación fronteriza, el ser humano siente que la nada es victoriosa y se rinde al agotar sus posibilidades.

Protestantismo viene de “protesta” y, en consecuencia, su razón de ser es la protesta contra toda desviación o atenuación de la situación límite en la que nos encontramos. Por eso es que “situación límite” y “justificación por la fe” se dan en relación dialéctica: la situación límite es la negación de toda posibilidad del ser humano para salir de ella por sus medios. Justificación por la fe es la afirmación de que solo Dios nos puede rescatar de esa situación límite proponiéndonos absolvernos por su gracia y mediante la fe en Jesucristo. O sea: suplantar las posibilidades humanas, que son nulas, por las posibilidades divinas que son totales.

Siendo la justificación por la fe, el núcleo del mensaje paulino y, por ende, del protestantismo, es fácil observar cuántas veces las iglesias han sido infieles a ese legado, utilizando mecanismos que tienen a suavizar la situación del ser humano ante Dios. Hoy tenemos supuestos “evangelios” que son nuevas formas de terapias alternativas. Siendo la justificación por la fe tan cara al protestantismo, el propio Tillich dice que a él mismo le ha sido difícil que la gente lo entienda. Eso ocurre porque siempre la tendencia humana es que podemos hacer algo por alcanzar la salvación. Bien lo expresaba el carcelero de Filipos que le preguntó a los apóstoles: “¿Qué debo hacer para ser salvo?” A lo cual respondieron simple y llanamente: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa.” Hechos 16.30-31 (RV1960).

Al acercarnos a otro aniversario de la Reforma Protestante, -y a solo dos de celebrar los 500 años de esa gesta que conmovió al mundo- es bueno reflexionar en el desafío que nos ha dejado Paul Tillich que, en síntesis, consiste en retomar el principio protestante que declara la situación límite en que nos encontramos como seres humanos. Toda tendencia o mecanismo conducente a atenuar esa situación debe ser cuestionada, aunque se utilicen para ello discursos aparentemente bíblicos pero que en el fondo atenúan esa situación afirmando el yo, el éxito o la prosperidad. Sobre todo, debemos estar atentos cuando la dramática situación humana es suplantada por la piedad mística y sacramental con toda su brillantez y esplendor. Y, una vez admitida esa situación límite, instar a la fe en Jesucristo, el Hijo del Dios “que justifica al impío.” Romanos 4.5 (RV1960). No es otro el legado protestante que hoy debemos retomar con toda su fuerza y radicalidad.

1) Paul Tillich, Systematic Theology, Chicago: The University of Chicago Press, 1963. La primera versión en castellano fue publicada por Ediciones Ariel, de Barcelona, 1972.
2) Paul Tillich, La era protestante, Matilde Horne, Buenos Aires: Paidós, 1965, 286

 

 

Alberto Roldan

Dr. Alberto F. Roldán
Académico
Doctor en Teología (Instituto Universitario Isedet)
Master en Ciencias Sociales y Humanidades (Universidad Nacional de Quilmes)
Maestría en Educación (Universidad del Salvador en Buenos Aires)
Escritor y conferencista internacional
Director de posgrado de FIET
Pastor maestro de la Iglesia Presbiteriana San Andrés

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: BIBLIA, Edición 16 | Nuestro mensaje, entrega 10, Teología

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.