UNA COMUNICACIÓN MEJOR ENFOCADA

| 28 septiembre, 2015

Una frase ha sido utilizada para definir “el evangelio” de manera genérica: “Cristo es la es respuesta”. Es una gran frase.

La utilice con frecuencia en mis mensajes durante años. Hace un par de años la encontré escrita en la puerta de un baño público. ¡Casi como una señal legible de que el predicador usó ese recinto! la observe con naturalidad, pero, de inmediato note otra tipografía que decía: ¿y cuál es la pregunta?

Casi podía escuchar las risas y la burla de quien se tomo el trabajo de raspar la pregunta en la puerta de aquel baño público. De alguna manera esa puerta sucia y grafitada, me dejó pensando por varios días.

El Señor nos confió, la gran responsabilidad de compartir el evangelio a nuestra generación, dándonos el poder para hacerlo, y a decir del tío Ben “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Tal vez necesitamos revisar nuestra manera de compartir el evangelio en nuestros días para que no deje de ser trascendente.

En los últimos veinte años nuestro país ha cambiado diametralmente en cuanto a cuestiones éticas y de moralidad. El concepto de familia también es distinto. Nuestro código civil también presenta variantes y evidente mente las preguntas de nuestra generación no son las que tenían generaciones anteriores.

Muchas voces se levantan como alternativas al cristianismo. La post modernidad nos obliga a repensar la evangelización. La relativización de los absolutos nos obliga a que nuestro mensaje deje de ser un discurso y sea vida para vivir. He participado de varios debates acerca de los absolutos del evangelio y de cómo transmitirlos en nuestros días.

Se habla mucho acerca de los métodos y estrategias para mejorar la efectividad en la entrega de nuestro mensaje. Pero poco acerca de cuáles son las preguntas de la sociedad que nos rodea, de cuáles son sus intereses o sus preocupaciones. Lo que en ocasiones hace que la comunicación del evangelio se transforme en un diálogo de sordos.

Necesitamos recordar que el mensaje de Dios para la humanidad llegó en aquel pesebre de Belén. Casi como el modelo para la evangelización. Necesitamos entrar en la vida de las personas que nos rodean, en las áreas de nuestra ciudad donde la gente no conoce a Cristo y vivir como hijos de Dios, de manera que los “absolutos” del evangelio se puedan leer en nosotros.
Lauro Lavandera

Lauro Lavandera
Emprendedor
Licenciado en Teología
Profesor del Instituto Bíblico Rio de la Plata
Fundador de Enjoy Church Argentina

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

 

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 16 | Nuestro mensaje, entrega 12, Evangelismo, MINISTERIOS

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.