EFECTO BILLAR

| 27 abril, 2018

 

El impulso divino para cumplir la misión.

Todo está dispuesto en perfecta alineación: el triángulo, siempre buen contenedor de las quince bolas, ocupa el centro de la mesa de paño verde. Desde la altura, el haz de luz extiende el manto blanco amarillento sobre el equilátero de redondeada forma. Ya libre de la apretujada pared plástica, el colorido cuerpo geométrico descansa, impertérrito, sobre el campo llano. Va a comenzar el juego.

Un bólido pega de súbito, impulsado por una leyfísica que, a ciencia cierta, en ese momento, ninguno de los allí presentes analiza. Lo cierto es que, acompañado por un ruido seco,  pega, conmueve, dispersa…

Se abre el juego. Por doquier corren enloquecidas las bolas de billar. Recorren las cuatro bandas; chocan entre ellas; ocupan toda la mesa; no se distinguen rayadas de lisas; algunas se pierden en las troneras. Las que aún permanecen son usadas con el único objetivo para las que han sido creadas: ganar el juego.

En un barrio de la ciudad, en uno de tantos, en cuarenta y dos cuadras a la redonda, o cuarenta y dos “manzanas”, hay quince iglesias para seis mil habitantes. Promedio de una iglesia cada dos cuadras y media o tres. El 93% de la población del barrio no es convertida: aproximadamente cinco mil quinientas ochenta personas. El 7% de creyentes que se congrega: alrededor de cuatrocientas veinte personas. Aún así, el menor porcentaje corresponde a gente del barrio, el resto, el mayor porcentaje, pertenece a zonas que están por fuera del perímetro delimitado. Ni siquiera son mayoría los que juegan de local.

En una sociedad cada vez más violenta e intolerante, cuyos paradigmas sociales pertenecen, literalmente, al reino del revés, y donde la inseguridad gobierna; trabaja otro grupo, concomitante a la realidad, con otras “salidas” para el diario vivir. Este no habla, hace. El pragmatismo lo caracteriza. Y es aceptado.

La iglesia cristiana actual es semejante a la bola de billar: redonda y pesada; lustrosa por fuera y dura por dentro (1ª Corintios 4:8).
Cada una exhibe un número y ocupa el lugar que le corresponde.

La perfecta escuadra está alineada, sujeta, afirmada por el triángulo que podría mal interpretarse por el de la trilogía (2ª Corintios 11:14).
Permanece inmóvil, a menos que una fuerza externa impulse la rodada.
Descansa sobre el liso, afelpado, suave y libre camino. Bañada desde lo alto por la luz se siente escogida, única, especial, fuerte, poderosa, ganadora…

Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía. (Salmos 133:1) parece ser tomado en forma literal. Tan juntos y en armonía que se enseña y predica puertas adentro. Esta postura entre cuatro paredes, conlleva al adormecimiento y quietud en relación al mundo exterior. “No lloréis; no está muerta, sino que duerme” (Lucas 8:52). Mientras tanto, las Palabras del Maestro: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15),

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en elnombre del Padre, ydel Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19), son recitadas de memoria entre los fieles, como si con ese gesto estuviese todo hecho.

¿Se precisará del efecto billar? ¿Hasta qué punto es necesario?
La iglesia más activa se encuentra en los países de mayor represión, donde el efecto billar es moneda corriente.

“Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis” (Juan 5:43).
La sociedad recibe a ese “otro” que va en su propio nombre, y es aceptado bajo las mil y una formas de “hacer el bien”; la iglesia tiene una sola forma, Jesucristo y su Palabra, y no lo hace.

 

 

 

Heriberto Mauro
Pastor a cargo del Ministerio de enseñanza de la Iglesia Cristiana “Dios hoy” en Rosario, Santa Fe
Fundador de la Sociedad Argentina de Escritores Cristianos Evangélicos (SADECE)
Profesional de la salud con especialidad en medicina laboral

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno”sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Categoria: Edición 19 | CONVERSANDO LA REFORMA, Editorial, entrega 9, Reflexiones

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.