EL GÉNERO APOCALÍPTICO (parte 2)

| 29 mayo, 2018

Por otra parte, el término “apocalipsis” se refiere específicamente al género literario así designado, o sea, el conjunto de escritos que comparten ciertas características en común. En primer lugar (y en contraste con los escritos proféticos), la literatura apocalíptica en su nivel más básico pertenece a la categoría de la narración, igual que la historia, la novela, el cuento, la fábula y la saga. Dentro de ese macro-género, la literatura apocalíptica reviste características especiales. Como significa su nombre “apocalipsis” (griego, “revelación”), esta literatura pretende ser una revelación por un ser sobrenatural a un ser humano, a menudo por visiones y sueños. Suele moverse sobre un eje vertical (cielo/tierra) y/o un eje horizontal (este siglo/siglo venidero, historia/ésjaton). Utiliza extensamente el simbolismo y alude mucho a ángeles y demonios. Los escritos más antiguos de este género, algunos pasajes de I Enoc, datan a lo menos del siglo II antes de Cristo, mientras la producción comenzó a disminuirse a mediados del segundo siglo d.C.. En algunos casos los expertos discrepan sobre si determinado escrito pertenece estrictamente al género apocalíptico, pero la colección es vasta, quizá dos o tres veces la extensión de la Biblia entera . La colección más completa, la de James H Charlesworth en inglés, alcanza unas dos mil páginas grandes. Por lo tanto es una fuente rica y valiosa para entender este movimiento histórico como también el mismo Apocalipsis de Juan.

La literatura apocalíptica se escribió característicamente en tiempos de crisis, comenzando con la tiranía de Antíoco Epífanes (175-164 a.C), pasando por la primera revuelta judía (66-70 d.C) y culminando con la segunda revuelta bajo Bar Kocheba (132-135 d.C.). En su mensaje los apocalípticos seguían a los profetas israelitas, pero con diferencias importantes. Ambos pretendían decir una palabra de Dios para los tiempos que vivían, y ambos creían en el triunfo de la justicia. Pero los profetas todavía esperaban cambios dentro de la historia y llamaban al pueblo al arrepentimiento para hacerlos posibles. En cambio, los apocalípticos desesperaban de las posibilidades históricas y buscaban más bien alguna futura intervención divina para resolver las situaciones humanamente imposibles.

Recientemente especialistas como John C. Collins y Paul D. Hanson han aclarado el tema por introducir varias distinciones importantes. (1) Por “apocalipsis” se debe entender el género literario de los escritos cuyas características hemos descrito en el párrafo trasanterior. (2) En cambio, llaman “escatología apocalíptica” a la perspectiva teológica, el conjunto de ideas que caracterizan los escritos apocalípticos pero sin necesariamente expresarse en el estilo de los escritos apocalípticos como género literario. En tercer lugar (3) definen a “apocalipticismo” como un movimiento o una ideología en un sentido más amplio. Es un universo simbólico generado en oposición a la cultura dominante, que establece la identidad, la razón de ser y la esperanza de la comunidad (Hanson 1962:27). La comunidad de Qumran es un ejemplo del apocalipticismo, aunque sus escritos no solían ser típicamente apocalípticos en cuanto a su género literario.

En su famoso artículo para el Suplemento del Intepreter’s Bible Dictionary, Hanson sugiere otra categoría más: el “seudoapocalipticismo” (1962:33), Esto consiste en la pasión puramente especulativa por lo apocalíptico como sistema de ideas, sin la menor relación a la situación de crisis que originó al apocalipticismo ni tampoco una conciencia clara y profética de las crisis coyunturales de su propio momento histórico. No toma en cuenta las luchas históricas de los antiguos autores apocalípticos sino interpretan los escritos (especialmente Daniel y Apocalipsis) desde la comodidad de su propia prosperidad y seguridad existencial. Un síntoma del seudoapocalipticismo es que busca fomentar miedo en vez de inspirar esperanza. Cualquier interpretación que hoy inculca apatía evasiva, irresponsabilidad histórica o indiferencia ante la injusticia, o se presta para legitimar la opresión, tiene todas las marcas del seudoapocalipticismo.

El género apocalíptico no fue algo rígidamente formal; los autores no se daban cuenta necesariamente de estar empleando detérminado tipo de escrito. Muchas veces un escrito apocalíptico viene acompañado por otros géneros. El Apocalipsis de Juan, por ejemplo, tiene la estructura clásica de una epístola; comienza con un saludo (1:4, 9-11) y termina con una despedida (22:7-21). Incluye también oráculos, ayes y makarios (bienaventuranzas), parábolas (probablemente 11:3-13), y otros. Algunos sub-géneros en la literatura apocaíptica son el testamento (discurso de despedida), el mito, oráculos, dichos sapienciales, etc.

 

 

Juan Stam
Misionero en Costa Rica por más de 45 años.
Doctor en Teología por la Universidad de Basilea, Suiza.
Profesor, por muchos años, del Seminario Bíblico Latinoamericano.
Escritor, autor de varios libros y artículos.

 

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno”sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 


Comentarios

comentarios

Tags: ,

Categoria: ACTUALIDAD, Biblia, BIBLIA, entrega 3

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.