DE LA BANALIDAD EN LA ORIENTACIÓN DEL VOTO: FENÓMENO A DISCUTIR EN LA COMUNIDAD EVANGÉLICA DEL PAÍS

| 13 septiembre, 2018

Otra vez la multitud evangélica en las calles de Buenos Aires.

El último round de la confrontación parlamentaria en torno a un proyecto de despenalización del aborto tuvo lugar el 8 de agosto de este año 2018 en el Senado de la Nación. Por mayoría el cuerpo de senadores desaprobó el proyecto, antes aprobado en la Cámara de Diputados. En el voto de los senadores fue notorio el predominio relativo de opositores a la ley entre varones, mayores de 50 años, representantes de provincias del vasto Norte argentino, cuna de muchas tradiciones del país.

De este modo quedó cerrado un ciclo de acción política y de la sociedad civil muy intenso en la Argentina, en cuyos episodios ocuparon el espacio público personas mayoritariamente  jóvenes, en contra del proyecto (pañuelos azules), a favor del proyecto (pañuelos verdes) y en menor medida pañuelos naranja (por la separación de la religión y el Estado, que en la práctica significa la separación de la Iglesia Católica y el Estado, toda vez que éste la sostiene por mandato constitucional indicado en el artículo 2 de la Carta Magna).

En las vísperas de ese evento parlamentario, tuvo lugar una multitudinaria concentración pública el sábado 4 de agosto, convocada por las iglesias evangélicas (mayoritariamente las que técnicamente podríamos denominar “evangelicales” asociadas en la Federación ACIERA, Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, y “pentecostales”, asociadas en FECEP, Federación Confraternidad Evangélica Pentecostal). No se hicieron presentes las iglesias de tradición protestante más antigua y que en general han adherido a posturas políticas de tipo liberal y socialdemócrata, el Movimiento Ecuménico y en parte a la Teología de la Liberación, así como la defensa de los Derechos Humanos, iglesias demográficamente muy minoritarias al tiempo que poseedoras de un significativo capital  intelectual en sus filas (como las de los Metodistas, Luteranos, la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, de tradición alemana luterana y calvinista, además de otras) por su vez asociadas en la FAIE, Federación Argentina de Iglesias Evangélicas.

El evento reunió varios cientos de miles de evangélicos, a los que se unieron espontáneamente católicos. De cualquier manera la cantidad de evangélicos en esta movilización colectiva solamente ha sido tan significativa en términos numéricos casi dos décadas atrás, durante el lapso de 1999-2001, cuando las iglesias evangélicas (esta vez sí con la participación de las iglesias de la FAIE) protestaban haciendo lobby y finalmente en torno al Obelisco de la Plaza de la República, reclamando por los que consideraban derechos de igualdad religiosa no reconocidos por la Ley de Culto de la Nación.

En aquellas oportunidades los evangélicos solicitaban que la norma del Estado fuese eliminada y sustituida. Se trataba de un dispositivo jurídico establecido en 1978, durante el gobierno de facto presidido por el general Jorge Rafael Videla, figura clave del golpe de Estado que terminó sus días estando preso por lesa humanidad. De cualquier manera esa ley subsiste[1].

En ese contexto, los dirigentes evangélicos en un comunicado, “tras recordar allí que en los períodos electorales muchos visitan sus templos para obtener votos, señalaron que instruirían a sus fieles para que no voten a aquellos que votaron a favor de la despenalización del aborto”[2].

Un consejo discutible

Cabe interpretar que, de resultar eficaz este consejo, en el sentido de orientar o condicionar las decisiones electorales de los evangélicos que le prestasen atención, el mismo estaría impulsando la polarización entre los votos a aquellos  políticos que se habían situado respectivamente en las veredas opuestas “a favor de las dos vidas” y “a favor de la muerte”. Pañuelos celestes. Pañuelos verdes. Semejante fenómeno podría generar así, tanto adhesiones “obedientes” de base religiosa como rechazos “críticos” dentro de las mismas comunidades de fe. Pero lo que es aún más importante, tal vez, se encuentra en la capacidad de inducir a NO votar por candidatos que, habiendo sido favorables al proyecto de ley discutido por los diputados y senadores de la Nación, podrían sin embargo resultar, en temas políticos, económicos, sociales, hombres y mujeres instruidos, éticos, eficaces. E inducir en cambio, a votar por candidatos que, si bien habían rechazado el proyecto de ley, podrían resultar políticos o funcionarios ignorantes, corruptos, ineficaces y hasta, quizás, hipócritas.

Dentro de esta perspectiva, parecería que quienes manifestaron el consejo electoral a los fieles cometieron un error que no cometieron los principales obispos católicos, pese a su radical manifestación pública adversa al proyecto de ley, haciendo lobby y celebrando una misa en la Catedral de Buenos Aires en paralelo a la reunión del Senado, el miércoles 8 de agosto a las 20 horas.

Esta clase de error tiende a convertir el liderazgo espiritual en liderazgo temporal, tiende a fortalecer la sacralización de la política y a contribuir en favor de políticos que en ciertos casos podrían ser malos para la democracia y la república, aunque antes hubiesen levantado la mano contra el proyecto de ley.

No suena inteligente (o inversamente, suena banal) elegir candidatos solamente en base a las actitudes manifestadas públicamente frente al proyecto de ley foco de los debates recientes en la Argentina, que alcanzaron un cierre parlamentario aquel agitado miércoles 8 de agosto del 2018.

——————————-

[1] Este fenómeno de acción colectiva es objeto de intensivo análisis en un tratado de sociología empírica escrito por el mismo autor de esta nota, con el título “Ciudadanos de dos mundos, el movimiento evangélico en la vida pública argentina, 1980-2001”. El libro, de 391 páginas, fue publicado en el 2009 por UNSAM Edita,  sello de la Universidad Nacional de San Martín.

[2] RUBÍN Sergio. 2018, 5 de agosto. “Una convocatoria sin precedentes”. Diario Clarín, p. 49.Véase también Misionescuatro, periódico digital de la Provincia de Misiones, 2018, 7 de agosto.  “Iglesias evangélicas instan a no votar candidatos pro-aborto”. https://misionescuatro.com/politica/iglesias-evangelicas-instan-a-no-votar-candidatos-pro-aborto/

Dr. Hilario Winarczyk

Doctor en Sociología (UCA), Máster en Ciencia Política con Orientación en Teoría y Método (UFMG, Brasil), Lic. en Sociología (UBA). Profesor Titular de Metodología y Taller de Tesis (UNSAM) y docente de la misma especialidad de la Dirección Académica y del Conocimiento del CPCE de Buenos Aires. 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

 

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: ACTUALIDAD, DOSSIER de ACTUALIDAD

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.