Identidad

La unidad es una de las temáticas más abordadas últimamente en el ámbito pastoral.
Más allá de todo lo hablado, escrito, publicado, y de haberse convertido en un tema fuera de discusión, ella parece renuente y esquiva.
Quizás, el problema radique en que de alguna forma la unidad se ha transformado en uniformidad y buscamos convencernos los unos a los otros en una puja por el predominio que se hace constante.

La unidad es tan grande que supera las barreras de toda clase de diferencias.
Si miramos de frente una tribuna de fútbol en donde todos cantan vivando sus banderas y pudiéramos hacer una radiografía espiritual que revelara los sentimientos, pensamientos y tendencias de cada uno de esos fanáticos, descubriríamos que son todos tan diferentes… pero existe un vínculo sagrado, un lazo que los une en forma invisible pero tangible con una pasión intensa, inusitada: el amor por los colores de su equipo.
Las ideologías, los gustos, los niveles educativos, sociales, económicos y culturales quedan de lado. Allí no hay distingos, todos se abrazan cuando llega el deseado gol, todos lloran cuando la fatalidad de la derrota los ataca y sobre todas las cosas, todos, absolutamente todos, opinan, ninguno calla… todos están seguros y expresan con contundente vehemencia cómo debe formar el equipo, quién debe jugar y quién no, qué hacer con el técnico, a quién se lo loa, se lo aguanta, o se lo conmina al más cruel destierro por haber mancillado el honor colectivo más pulcro, ese que jamás se niega, ni se cambia… todos se expresan con claridad, con fervor, y aún cuando las opiniones no concuerden, llegando a ser antagónicas, todos, absolutamente todos, están plenamente seguros de la fidelidad y el sincero amor que motiva a los demás por esos mismos colores. Pueden discutir hasta la ronquera, opinar distinto, pero siempre desde la seguridad que implica estar hablando con un compañero, nunca con un contrario.

La pregunta que surge es simple: como pastoral, ¿podemos estar unidos y disentir? o para ser más amplio en el concepto, ¿seremos capaces de generar una pastoral unida en diversidad?

Una pastoral donde todos tengan lugar, sin exclusiones, sin jerarquías, sin distingos, donde siendo iguales podamos opinar con libertad, sin ser juzgados, porque equivocados o no, nadie duda de nuestra pasión incondicional por el Señor y por la gente.

Así nació PASTORESxlaGENTE en el corazón de varios amigos que soñamos con un ámbito donde los pastores pudieran orar, hablar, compartir sus experiencias y pensamientos, pero fundamentalmente, escuchar a los demás, a todos, a ancianos y jóvenes, a novatos y veteranos, a luchadores, a triunfantes y a batallados.

Descubrirnos, amarnos y entendernos, sin intentar ponernos de acuerdo, es decir, unirnos sin uniformarnos, basados en el respeto fraternal.

Paso a paso, fueron llegando a las reuniones mensuales muchos compañeros de diferentes Iglesias: anglicanos, bautistas, independientes, metodistas, pentecostales, presbiterianos; diferentes ministerios: evangelistas, maestros, músicos, pastores; de distintas tendencias: algunos ortodoxos, otros liberales… Todos nutrieron ese grupo fundacional.

PASTORESxlaGENTE es un foro de diálogo y oración sin otra pretensión.

Por esa causa, no tiene autoridades, no requiere inscripciones ni adhesiones, no cobra cuotas, no apoya ni promociona actividades de ministerio alguno. No busca representar el pensamiento de la pastoral, ni ser rectora teológica de nadie, simplemente anhela ser un árbol donde los pájaros de todas las especies se junten para hacer oír su trino, escuchar el de los demás y enriquecerse, y finalmente juntos elevar las voces al cielo… De tanto en tanto, cuando las circunstancias lo requieren y nos ponemos de acuerdo en unanimidad, expresamos por medio de un comunicado nuestra posición, siempre en defensa de la gente.

Orando, nos sentimos identificados con un texto bíblico que se transformó en plegaria a Dios: “Señor, nosotros queremos ser esos pastores, enséñanos y haznos crecer”. “…Y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.” Jeremías 3.15

Muchos se lamentaron no poder asistir por causa de las distancias geográficas que nos separan, entonces, nació la idea de una publicación que nos permita establecer el diálogo.

Entre los pastores ya unidos se conformó la dirección de la revista pastoral, que siguiendo la filosofía de la unanimidad, debía ser conformada por un equipo y entonces nació la Codirección.

Buscamos un nombre que identificara nuestro propósito y surgió CORDIALMENTE.

Principalmente, por la intención de cordialidad que deseamos que reine entre nosotros, pero a la vez, porque al partir la palabra, tal como lo expresamos en el logotipo, encontramos dos partes: “Cordia”, corazón, y “mente”, inteligencia; es decir, Jeremías 3.15 sintetizado. Ambas están unidas por la letra “L” que en física simboliza el trabajo, por eso, se encuentra remarcada en color rojo y naranja.

En una sola palabra resumimos nuestro sentir y anhelo más profundo, ser pastores que trabajamos intensamente buscando tener el corazón de Dios y su inteligencia.

Por medio de CORDIALMENTE podemos unirnos, leernos, opinar haciendo oír nuestra voz en el espacio destinado para hacer comentarios al pie de cada nota.

Siempre respetando a todos y sin agraviar a personas ni instituciones, tal como figura tras la firma de este editorial.

Creemos que la diversidad nos enriquece, y que por su medio, la “multiforme gracia de Dios” se manifiesta enriqueciéndonos a todos, para que así, la “multiforme sabiduría de Dios” sea dada a conocer en todos los niveles humanos y espirituales.

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.” 1ª de Pedro 4:10

“…Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor…” Efesios 3.10-11

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.

Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.

La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

 

 

 

 

Amar a la gente por sobre las instituciones.
Trabajar por las personas, el rebaño y la comunidad.
“Foro de Pastoras y Pastores reunidos para crecer en conocimiento e inteligencia, amando a la gente por sobre las instituciones.
Reunión de compañeros que trabajan por las personas, el rebaño y la comunidad, procurando dar respuesta a las necesidades del pueblo”
“…y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.”   Jeremías 3.15

EZ341124

 

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.